Sin duda lo has sentido alguna vez. Y estoy tan segura, porque es algo que hemos sentido todos alguna vez. Me refiero al vacío emocional.

vacío emocional

Es una de las sensaciones más desagradables que podemos tener, pero también de las más difíciles de explicar. Miramos a nuestro alrededor, y vemos que lo tenemos todo, o al menos todo lo que podemos necesitar: salud, trabajo, familia, amigos…pero nos sentimos vacíos.

Llegamos a la conclusión de que ese vacío, no se refiere a algo externo, sino que está dentro de nosotros. Hay algo que nos falta, pero no sabemos exactamente el qué. No hay nada que nos motive o nos interese y, parece que todo ha perdido el sentido que alguna vez tuvo.

Como te digo, todos hemos tenido esa sensación alguna vez, y cuando llega, suele venir acompañada de sentimientos de soledad, de apatía y de falta de interés por todo lo que en otro momento nos interesó.

Cuáles son las causas del vacío emocional

Son muchos los factores que pueden hacer que nos sintamos vacíos, pero en general, está asociado con pérdidas importantes para nosotros, que provocan cambios en la vida que teníamos.

Una de las causas es la pérdida de un ser querido, ya sea por fallecimiento o por separación. Pero puede tratarse tanto de una pareja, como de alguno de los padres, o la de un hijo. En estos casos, la sensación de vacío está fuertemente unida a la sensación de soledad.

Puede ocurrir también que sí que se tenga una pareja, pero que no se esté satisfecho con esa relación. Y por el motivo que sea, no nos decidamos a dejarla. Esta situación es otro de los motivos de llegar a sentir ese vacío emocional.

Pero perder a un ser querido no es la única causa de sentir ese vacío. Tener que cambiar de país, haber perdido el trabajo después de muchos años, en definitiva, cualquier cambio importante en nuestra vida, que requiera un periodo de adaptación, puede ser la causa de que tengamos esa sensación de vacío.

Aunque he hablado de todas las situaciones anteriores como posibles causas del vacío emocional, en realidad éstas no son las causas; digamos que son los motivos que disparan esa sensación.

La causa que está en el fondo de todo esto, es una frustración personal. Por Deseos y metas que no hemos podido alcanzar; o bien, por una incapacidad para encontrar metas e ilusiones nuevas.

Qué consecuencias puede tener esa sensación de vacío

Para empezar, ya sólo tener esa sensación es bastante desagradable. Se siente un gran desánimo, tristeza y soledad.

Se pierde el interés por hacer cualquier cosa que antes sí que nos interesaba, es decir, sentimos apatía.

También nos hace sentir anhedonia, que es la ausencia de sensaciones agradables o de placer, al realizar actividades que en otro momento sí que nos lo producía.

Produce mucho malestar, no saber ni qué hacer para sentirnos mejor, porque es que, si nos preguntan qué nos pasa, no sabemos ni cómo explicarlo.

Pero puede ser aún peor. Algunas personas, en un intento de llenar ese vacío que sienten, pueden optar por comer de manera compulsiva; o bien utilizar sustancias tóxicas como es el alcohol, o algún tipo de drogas.

Otras, pueden ocupar su tiempo con miles de actividades, o trabajando muchas más horas de lo normal.

Claro que, todas estas conductas, pueden dar cierta satisfacción en un momento puntual, pero a la larga no soluciona la sensación de vacío.

Además, el vacío emocional que no se intenta solucionar de alguna manera y que se mantiene a lo largo del tiempo, puede desembocar en una depresión.

Qué puedes hacer si sientes vacío emocional

Como te decía más arriba, no es fácil explicar cómo te sientes cuando sientes un vacío emocional. Lo cierto es que lo sientes y es muy desagradable.

Hay algunas cosas que te pueden ayudar en esa situación, pero, tengo que decirte, y tal vez no sea una buena noticia, que es más un trabajo interno que otra cosa.

Precisamente por eso, porque es un trabajo interno, no vas a poder llenarlo con horas de trabajo, ni con sustancias químicas, ni tampoco con cosas materiales. Se trata de un vacío emocional, lo que quiere decir que habrá que llenarlo de emociones y no de cosas.

Emociones como son el cariño, la atención, la aprobación, el respeto, etc… son emociones que pueden llenarte. Pero permíteme que te dé otra mala noticia. Si buscas que esas emociones te las aporte otra persona, podrás llenarte en el momento, pero puede que no para el futuro. Además, depender de las emociones de otros para sentirte bien, puede provocar precisamente eso, una dependencia emocional. Por lo tanto, lo mejor será que esas emociones te las des tú mismo.

Es cierto que todas esas emociones, si te vienen desde fuera, también pueden servirte y ayudarte, siempre y cuando las recibas, pero no dependas de ellas.

Por último, busca en tu interior, qué es lo que puede hacerte ilusión, busca nuevas metas y sentidos a tu vida. Esto es también un trabajo personal, porque no tiene por qué hacerte ilusión lo mismo que a otras personas, sino que has de buscar tus propias ilusiones. Qué es lo que te haría feliz? Qué capricho te gustaría darte? Qué crees que podría llenar ese vacío?

Si no lo encontraras, nunca está de más pedir ayuda psicológica.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.