Tengo muchas pesadillas

//Tengo muchas pesadillas

Las pesadillas son esos sueños que tenemos de vez en cuando y que nos producen bastante miedo. Por lo general, son sueños largos que muchas veces no sabemos ni cómo contarlos; porque llegan a ser complicados, con algunos elementos que no tienen ningún sentido.

Tanto miedo y malestar producen, que hemos llegado a utilizar la expresión “fue una auténtica pesadilla”; para referirnos a un episodio de la vida real en el que lo hemos pasado muy mal.

causas de las pesadillas

Características de las pesadillas

En una pesadilla, la persona suele soñar con una situación que puede amenazar su vida; de ahí el miedo que produce. Lo más frecuente, es que la persona se despierte cuando esa amenaza está a punto de alcanzarla.

Como decía, todos hemos tenido alguna pesadilla alguna vez; y eso no supone mayor problema para nuestra vida cotidiana. Sin embargo, hay personas que las sufren con mucha frecuencia. Estas personas llegan incluso a tener miedo de irse a dormir, para evitar volver a tenerla. Como consecuencia de esto, pueden terminar teniendo problemas serios de insomnio.

Cuando una persona está teniendo una pesadilla, puede llegar a quejarse; a moverse más de lo que sería normal durante el sueño, e incluso podría hablar. En el momento en que se despierta siente un miedo intenso, acompañado de un aumento en la frecuencia respiratoria y en el ritmo cardíaco.

Lo normal en ese momento de despertar de una pesadilla, es que lo que se ha soñado se recuerde con toda claridad. Esas imágenes del sueño, unido al miedo que ha sentido, hará que le cueste volver a conciliar el sueño.

Las personas que tienen pesadillas con frecuencia, desarrollan, como decía, miedo a irse a dormir. Por este motivo, terminan durmiendo menos horas de las que necesitan; con lo que, durante el día pueden tener somnolencia, problemas para concentrarse y también irritabilidad.

No se conocen con exactitud las causas que provocan las pesadillas de manera reiterada. Aunque lo más probable es que no haya una única causa de las mismas. Pero, si se les atribuye algunas causas como son: el estrés crónico, la adicción al alcohol, o bien, la vivencia de un acontecimiento vital que resultó traumático.

El porqué de las pesadillas frecuentes

Alguna de las teorías que intentan explicar el porqué de las pesadillas afirma que, durante las horas que estamos dormidos, pasamos por diferentes fases; que son las que se conocen como las fases del sueño. Estas diferentes fases nos sirven para descansar, física y psicológicamente.

Pero estas fases del sueño también sirven para que le demos el valor emocional adecuado a cada acontecimiento que nos ha ocurrido durante el día. Por eso, cuando nos pasa algo que nos produce disgusto, solemos decir (y de hecho es así) que después de haber dormido, vemos las cosas de otra manera.

Parece ser que cuando estamos despiertos, si recordamos con mucha frecuencia un acontecimiento vivido que fue traumático, o bien si la intensidad emocional de la experiencia vivida es muy alta, es más probable tener pesadillas con frecuencia. Esto se debe a que se tendrá una peor gestión de las emociones frente a lo que nos ha ocurrido; y una peor calidad del sueño. Por tanto, el significado de los sueños, tendría mucho que ver con la capacidad de afrontar las experiencias que hemos vivido.

Las pesadillas podrían confundirse con los terrores nocturnos; muy frecuentes en los niños. Pero, hay algunas diferencias entre ellos.

Cuando una persona se despierta de una pesadilla, es plenamente consciente de cuál es su entorno, es decir, se despierta del todo. En los terrores nocturnos no es así: la persona no está totalmente despierta, y en un primer momento no responde a estímulos.

En las pesadillas se recuerda lo que se ha soñado con toda claridad: sin embargo en los terrores nocturnos no se recuerda el sueño. Por último, en las pesadillas, la persona puede moverse o quejarse mientras duerme, pero en los terrores nocturnos puede levantarse de la cama, llorar e incluso, gritar.

¿Existe tratamiento para las pesadillas recurrentes?

Existen algunas técnicas que pueden ser eficaces para el trastorno por pesadillas. Lo que ocurre es que en pocas ocasiones se pide ayuda para este problema.

Por una parte, y teniendo en cuenta que el estrés es una de las principales causas de las pesadillas; las técnicas para reducir el estrés, pueden ser útiles para reducir también esos sueños tan incómodos.

Trabajar y tratar el tema que se repite en las pesadillas, analizando el valor emocional que le da la persona; así como la interpretación que hace de ese hecho, puede ser también muy útil para que se reduzcan las pesadillas.

En el caso de las pesadillas en los niños, no es necesario un tratamiento: ya que suelen ir desapareciendo a medida que el niño se hace mayor.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Tengo muchas pesadillas
4 (80%) 3 votes

2018-11-23T14:09:13+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario