Es necesario tener pareja para ser feliz

tener pareja para ser feliz

Compartir en tus redes:

Si atendemos a algunos cuentos clásicos que todos conocemos, y que todos leímos y releímos en nuestra infancia, la respuesta a esta pregunta sería un rotundo sí. 

Como ya sabes, Cenicienta o la Bella durmiente (por nombrar sólo algún ejemplo) no pudieron comer perdices hasta que encontraron al príncipe, que las hizo felices… por fin.

Este mensaje no sólo se nos ha enviado a través de cuentos infantiles, sino que a través de otras historias menos infantiles, como películas e incluso canciones.

Además de esto, la idea tan generalizada de que somos la mitad de un cítrico a la busca y captura de la otra mitad, para poder ser personas, o naranjas  completas y felices, lo ha terminado de rematar.

Pero dejando a un lado todos estos… “cuentos” si tú crees firmemente que la respuesta a esa pregunta es sí, puede que tengas un problema, y es que idealizar a la pareja y considerar que es la única fuente de tu felicidad, puede ser precisamente la posible causa de que no llegues a ser feliz. 

Con esa creencia no serás feliz, ni con pareja ni sin ella. Si tienes pareja, te darás cuenta de que no hay nadie que venga desde fuera a traerte la felicidad, eso no es posible. Pero además comprobarás que esa bella durmiente que esperabas no es como la del cuento, y ese príncipe azul no es del tono de azul que te gusta y no viene a rescatarte ni a salvarte de nada.

Si no tienes pareja no serás feliz, porque estarás esperando tener una para serlo. Es verdad que tener el deseo de tener una pareja no es malo. Lo malo es pensar que si la tienes, entonces serás feliz. Eso no es cierto. De hecho: hay muchas, pero muchas personas que tienen pareja y son infelices y están pensando en divorciarse.  Y otras que no la tienen y son felices así.

La necesidad de tener pareja

Como te digo, hay muchas personas a las que les apetece tener pareja y eso es perfectamente normal. Somos seres sociales, buscamos compañía y cariño.

El problema no es ese, el problema lo tienen esas personas que no es que les apetezca, sino que tienen la auténtica necesidad de estar en pareja. Cuando les preguntas por qué quieren tener pareja, la respuesta suele ser algo así como “para que me cuide” o  “para no estar solo o sola”… En estos casos es en los que puede haber un problema, y es que esperan que llegue una persona de fuera para darles algo que ellas mismas no son capaces de darse (pero que podrían hacerlo) para que les traiga la felicidad, y eso, repito, no es posible. 

Hay incluso quien opina que ha fracasado en la vida porque no tiene pareja. Y aquí se puede ver claramente la influencia de los mensajes que nos han estado enviando desde siempre, esos de los que te hablaba al principio. Se llega a pensar que tener éxito en la vida pasa exclusivamente por tener pareja. Parece ser que todo lo demás no tiene ninguna importancia. 

Por lo tanto, querer tener pareja no es malo, al contrario. Lo malo es necesitarla y creer que es eso lo único que te puede hacer feliz.

¿Qué dicen los estudios? 

Pero vamos a datos un poco más objetivos. Las investigaciones y las encuestas que se han hecho al respecto, relacionando el matrimonio con la felicidad, indican que en general las personas casadas son un poco más felices que las solteras.

Y es que en esta circunstancia de tener pareja, los casados perciben como ventajas que tienes a alguien cerca en los momentos complicados, que tienes cerca quien te motive en los momentos bajos, que es más fácil recibir muestras de cariño, e incluso que es más fácil tener sexo, o eso es lo que se supone.

Todo esto sí que puede hacer que te sientas más feliz. Es verdad que la falta de una pareja puede aumentar la sensación de soledad, y ésta a la larga podría generar ansiedad o depresión, por ejemplo. 

Por otra parte y con otras investigaciones, un buen porcentaje de los solteros que fueron preguntados afirmaron ser muy felices, eso sí; todos ellos tenían muy buenas relaciones sociales y familiares. 

La ausencia de algunas responsabilidades que sí tienen las personas casadas, la independencia o la libertad para hacer lo que quieres cuando quieres, sin tener que negociarlo con nadie más que contigo mismo, son ventajas que perciben los solteros y que quizás no tienen las personas con pareja.

Entre los solteros encuestados se resalta el tener más control en su economía, en su tiempo y su espacio, en la libertad a la hora de tomar decisiones como la de cambiar de casa o de trabajo, el control sobre aquellas actividades que quiere hacer y las que no, por ejemplo.

Por lo tanto, parece ser que alguien sin pareja no está condenado irremediablemente a ser infeliz, en absoluto. Así que no: parece que no es estrictamente necesario tener pareja para ser feliz. 

Qué puedes hacer si tienes la necesidad de tener pareja. 

Si estás sin pareja y aún así estás bien, estás a gusto en tu compañía y te sientes feliz, aunque no descartas la posibilidad de tener una, si surgiera ¡estupendo! 

Si por el contrario sientes la necesidad de tenerla, pero no lo consigues y eso te hace infeliz, quizás podrías poner en práctica alguna de las siguientes cosas: 

  • Para empezar, piensa para qué quieres tener pareja. Quiero decir, qué es lo que crees que te va a aportar otra persona. Tal vez cuidados, mimos, atención… bien pues, todas esas cosas te las puedes dar tú mismo, o tú misma. Prueba para que veas que sí que puedes, y tal vez cuando te lo des tú y estés a gusto contigo, entonces puede que llegue alguien que merezca la pena. Recuerda que todo lo que necesitas te lo puedes dar tú mismo/a. 
  • Por otra parte, haz un listado de las personas que tienes a tu alrededor, esas que te aportan cosas como poder hablar, quedar para tomar algo, contarles un problema que tienes, pedir ayuda si la necesitas, etc… Quizás te des cuenta de que estás menos solo de lo que pensabas, y además que algunas cosas que puede darte una pareja, ya las tienes con todas esas personas cercanas a ti.
  • Si crees que no tienes las suficientes relaciones sociales, también puedes cultivarlas, haciendo actividades que te gusten y donde puedas conocer gente. Recuerda que tener una buena red social, de las reales y no de las virtuales, te puede dar muchas satisfacciones.
  • No olvides dedicarte tiempo. Además de relacionarte con otras personas, también es importante que dediques tiempo a estar contigo y a hacer las cosas que te gustan. Disfrutar de ellas y de tu compañía, sin duda te hará feliz. 

Pero todo lo anterior sólo te servirá si estás a gusto contigo mismo, si te llevas bien contigo.  Si por el contrario, tienes carencia de afecto, y crees que sólo puede dárte ese afecto una pareja, todo lo que te digo no te servirá de mucho.

Rosa Armas

Psicóloga Colegiada T-1670

psicólogo 24 horas

¿Necesitas hablar con un psicólogo? Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores