Qué es la talasofobia o miedo a el mar

talosofobia miedo a el mar

Compartir en tus redes:

Para la mayoría de las personas (sobre todo en las vacaciones de verano) pasar unos días a la orilla de una playa, tomando el sol y acompañadas de su familia, pareja o amigos, es un auténtico placer. Unos días que sin duda, ayudan a desconectar de los problemas cotidianos, a olvidarse del trabajo  y a recargar pilas.

Sin embargo, no para todo el mundo esto es un placer. Para algunas personas puede llegar a ser una auténtica pesadilla, una situación que les genera una gran ansiedad y malestar. Me refiero a esas personas que sufren talasofobia, es decir, la fobia al mar.

La talasofobia es un trastorno de ansiedad, en el que la persona que lo sufre siente un miedo intenso, irracional y persistente al mar y a sus profundidades.

Pero no es exactamente el miedo al agua, que sería hidrofobia. En este caso, el miedo es hacia el agua en general, ya sea en ríos, lagos o hasta en una bañera. La talasofobia es el miedo al mar en concreto, y a todo lo desconocido que pueda esconder el mar en su profundidad.

Una persona con talasofobia no podrá pasar un día en la playa, y claro, tampoco podrá planear unas vacaciones o vivir cerca del mar. Pero es que también sentirá mucho malestar y ansiedad sólo con ver imágenes del mar, e incluso con imaginárselo.

Es bastante normal sentir algún respeto al mar, son masas de agua muy grandes que pueden generar cierto temor. La fobia al mar en cambio, no es “cierto temor”…es auténtico pánico.

¿Cuáles son las causas de la talasofobia?

Las causas de la fobia al mar no están demasiado claras. Pueden ser muy variadas y dependerán de cada persona.

Una de sus causas es, como en casi todas las fobias, haber tenido una experiencia en el mar que resultó angustiante, y por tanto traumática. Esa mala experiencia podrá desarrollar el miedo intenso a volver a acercarse al mar.

Pero no sólo influyen las experiencias propias, también las malas experiencias que puedan haber vivido otras personas y que las han contado, podrán favorecer la talasofobia en algunas de las personas que las han escuchado.

El conocer historias acerca del mar y sus peligros, ya sea a través de historias reales o ficticias, a través incluso de mitos y leyendas, puede provocar el miedo al mar.

El tener una hidrofobia previamente, un miedo al agua, podría ser también el disparador para la talasofobia.  Muchas veces el miedo al agua se ha iniciado en la infancia y puede durar hasta la vida adulta. Conocer la causa que ha podido ser el desencadenante de una talasofobia, es de mucha ayuda para poder superar esa fobia.

¿Cuáles son los síntomas de la talasofobia?

Como te decía, es muy normal y frecuente tenerle respeto al mar, sin duda tiene más fuerza que nosotros. Así que, tenerle respeto es muy saludable. Pero será  realmente una fobia al mar, cuando se tienen los siguientes síntomas.

Ansiedad y pánico ante la visión del mar 

Se dan los síntomas físicos más típicos en los trastornos de ansiedad, y por tanto en las fobias. Temblor, sudoración, aceleración del ritmo cardíaco, mareos o náuseas, agitación en la respiración y tensión muscular. En los casos más graves, se pueden dar ataques de ansiedad o de pánico si la persona está cerca del mar. 

Evitación de algunas situaciones 

Por supuesto, la persona evitará estar cerca del mar. Pero incluso, evitará ver imágenes del mismo, ya sean fotos, vídeos o lo que sea. 

Además, también evitará dar paseos marítimos o viajes en avión y por supuesto en barco. Si se encuentra cerca, sentirá la necesidad de huir. 

Pensamientos irracionales 

Por lo general, las fobias tienen también este síntoma. Son ideas y pensamientos irracionales acerca del mar y sus peligros, además de ideas anticipatorias y catastrofistas, como la posibilidad de ahogarse aunque se sepa nadar.

Pero también, querer superarlo y tener la creencia de que nunca podrás con ella, pueden crear mucho malestar.

La talasofobia puede ser más o menos limitante en función de las circunstancias de cada persona. Si no necesitas estar cerca del mar para nada, si no vas de vacaciones a la playa y no tienes que viajar nunca, probablemente no te limite tanto.

Si por el contrario sí que lo necesitas, por tu trabajo o por el lugar donde vives, e incluso porque tengas que viajar con cierta frecuencia, sí que puede condicionar tu vida.

¿Cómo superar la talasofobia?

Como te decía, si sólo eres una persona que es prudente con el mar, que no asumes riesgos excesivos, estás dentro de lo normal y hasta de lo saludable. 

Si te da cierto temor, pero eres capaz de sobrellevarlo, tampoco tendrás grandes problemas. Pero si te reconoces en una auténtica fobia que te limita hacer muchas cosas en tu vida diaria, lo ideal sería que buscaras ayuda psicológica

Por lo general, la terapia consistirá en enseñarte técnicas de relajación para afrontar esos momentos de ansiedad. Hacer una reestructuración cognitiva para modificar creencias irracionales que puedas tener acerca del mar y sus peligros. Además, la exposición gradual a las situaciones a las que temes, podrán servirte para superar esta fobia.

Rosa Armas

Psicóloga colegiada T-1670

psicólogo 24 horas

¿Necesitas hablar con un psicólogo? Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores