Soltero y sin apuros

//Soltero y sin apuros

Desde siempre, parece que hemos tenido la obligación de encontrar una pareja: casarnos y, como no, tener descendencia. Ha existido una especie de presión social, para que todos terminemos con una pareja.

Eso de quedarse soltero no estaba para nada bien visto; sobre todo para las mujeres. Al fin y al cabo, el hombre soltero siempre sería el “soltero de oro”. Para la mujer en cambio ha sido un poco más despectivo, de allí eso de ser “solterona”, o de “quedarse para vestir santos”.

soltero y sin apuros

Solteros por decisión

En este sentido, se ha producido un cambio social en los últimos años, por lo menos en nuestra cultura. Cada vez tenemos más gente que toma la decisión de quedarse soltera; y no tiene ninguna intención de cambiar esa condición.

Cada vez más personas consideran que su bienestar y su felicidad no dependen de a quién tengan a su lado; depende de otras muchas circunstancias. De hecho, según las estadísticas en España, el veinticinco por ciento de los hogares son de una sola persona.

Además, el hecho de que la mayor parte de las mujeres en la actualidad dispongan de una independencia económica, por su incorporación al mundo laboral, hace que ya no se tenga esa especie de necesidad que podía existir hace unas décadas.

¿Hace falta una media naranja?

Por tanto, en la actualidad, quedarse soltero es una opción más entre otras muchas. Y esto no quita que la persona que así lo decide, pueda tener relaciones sociales, así como relaciones sexuales y una vida plena y llena de proyectos; sin la necesidad de tener al lado una “media naranja”.

En principio esto puede parecer solo la opinión de una parte de la población; e incluso puede ser una simple tendencia de los últimos años. Lo cierto es que una doctora en psicología de la Universidad de California, la doctora Bella DePaulo, que ha hecho públicas sus conclusiones tras una investigación sobre el tema, asegura que tiene más beneficios quedarse soltero que casarse.

Según esta doctora, las personas solteras tienen más sentido de la autodeterminación; y más posibilidades de desarrollarse continuamente como personas.

Uno de los estudios que hizo sobre personas que llevaban solteras toda la vida, demostró que son más autosuficientes y, cuanto más autosuficiencia tiene una persona, menos probabilidades tendrá de experimentar emociones negativas.

Con las personas casadas, pasaba todo lo contrario. Por otra parte, las investigaciones no corroboran esa creencia tan generalizada, de que el matrimonio conlleva de manera directa una vida más feliz, más larga y más sana.

Las presiones sociales

Lo que parece muy claro es que, actualmente, la soltería es una opción más a elegir. Y que, ni hombres ni mujeres necesitan tener una pareja para sentirse realizados. Pero habría que ver, si todos los que así lo han decidido, son capaces de inmunizarse contra la presión social.

Porque, la presión social sigue, y probablemente seguirá existiendo. Y si no, cuántas personas solteras habrán tenido que escuchar el tan temido “se te va a pasar el arroz”.

Existe, sin duda, una creencia muy arraigada en nuestra cultura, la de que todos ansiamos tener una pareja; y también, la de que ese es el estado ideal. Y tal vez esto sea verdad, o quizás no, quizás no sea más que un prejuicio.

Por el contrario, hay otras muchas personas que son solteras, por diferentes circunstancias, pero desde luego, no por decisión propia. Este deseo no cumplido, les provoca un gran malestar emocional que, unido al estigma social que tiene la soltería, y a la presión de la que hablaba antes, provoca en algunas personas una gran ansiedad.

La ansiedad que causa en algunos la soltería puede llegar hasta tal punto, que algunas personas prefieren tener una mala relación, que no tener ninguna. Por tanto: no parece nada fácil vivir sin pareja, en una sociedad diseñada para que así sea.

Las ventajas de la soltería

Sin embargo, los estudios al respecto, vienen a demostrar que estar soltero tiene una gran cantidad de ventajas, incusive más de las que tiene estar casado.

A continuación, te resumo algunas de las ventajas que ha descrito la doctora Depaulo en su investigación.

Las personas solteras, tienen una mejor salud

A partir del seguimiento a ocho mil personas durante nueve años, se concluyó que los solteros y divorciados, estadísticamente, tienen menos enfermedades cardiovasculares.

Son menos sedentarios y más deportistas

Las personas que están solteras, tienden a hacer mucho más ejercicio físico que las que están casadas. Muchos estudios al respecto, aportan los mismos resultados.

La razón que se supone para esta diferencia podría ser que los solteros tienen menos obligaciones familiares; y por tanto más tiempo para dedicarse a ellos mismos, o también que son éstos quienes más se preocupan por su apariencia física.

Los solteros tienen una mayor red social

Parece ser que la vida de casados y la presencia de hijos, deja menos tiempo para dedicar a las relaciones sociales. Y, no solo disminuye la cantidad de personas con las que se relacionan los casados, sino también disminuye la frecuencia con la que se establece contacto con los amigos.

Otros estudios concluyen que las personas que están casadas, mantienen incluso menos contacto con sus hermanos, que cuando estaban solteros.

Son menos conformistas

Según este estudio, las personas que prefieren quedarse solteras son más exigentes y hedonistas. Su principal prioridad es su bienestar y su felicidad, por lo que, para tener una relación de pareja, ésta tiene que aportarles algo muy bueno, si no, no les interesa.

Piensan que, tal vez esa no sea la mejor opción; pero desde luego, sí que les evita pasar por matrimonios infelices o divorcios.

Solteros sí, pero no aislados

Estar solos no tiene por que ser algo negativo, siempre que no se confunda con el aislamiento social, que sí que puede serlo. Los solteros tienen más posibilidades de desarrollar algunas capacidades que son beneficiosas, la libertad, la intimidad o la autosuficiencia, son algunas de ellas.

Después de todo esto, parece ser que sí, que se puede ser feliz siendo soltero, y si no, ya lo decía Oscar Wilde, “los solteros ricos deberían pagar más impuestos. No es justo que unos sean más felices que otros”.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Soltero y sin apuros
4.5 (90%) 6 votes

2018-02-16T20:32:40+00:00 Artículos de Psicología|

Deje su comentario