En los últimos años, la infidelidad se ha convertido en algo tan frecuente, que empezamos a verlo como algo muy normal.

Se estima que alrededor del veinte por ciento de los adultos ha sido infiel a su pareja alguna vez. Sin embargo y a pesar de los datos objetivos, algunos sociólogos consideran que esa cifra es la de las personas que lo admiten. Pero que sin duda, el porcentaje es aún más alto, y sigue en aumento.

En este aumento, es posible que tenga algo que ver la existencia de las nuevas tecnologías, ya que, facilita la comunicación con otras personas en cualquier momento. No quiero decir con esto que esos medios aumenten la tendencia a la infidelidad, no es la causa, pero sí es cierto que la pueden facilitar.

razones para la infidelidad

¿Qué se puede entender como infidelidad?

No hay una definición exacta de lo que es ser infiel, porque, tener una conversación subida de tono a través de un chat con una persona que no es tu pareja, por ejemplo, ¿se puede considerar infidelidad?

Pues esto va a depender mucho de cada pareja y de los acuerdos a los que hayan llegado en este sentido. Aunque, lo cierto es que sobre estos temas no se suele hablar de manera explícita, hay cosas que damos por sobreentendidas…  esto, puede llevar a confusiones y algún que otro problema.

Sin embargo, quizás estés de acuerdo conmigo en que ser infiel, sería mantener con otra persona una relación que vaya más allá de la amistad: y, claro está, mantenerlo en secreto. Sabiendo que a la pareja, si se enterara, no le gustaría nada.

Cuáles son las razones por las que se puede ser infiel

Independientemente de que las nuevas tecnologías nos lo faciliten más o menos, hay algunos motivos que aumentan la probabilidad de que se produzca una infidelidad. Esos motivos son los siguientes.

Necesidad de atención

La percepción de que nuestra pareja no nos da lo que necesitamos. Y, puede que no sea sólo una percepción, sino que sea una realidad. Cuando se siente que la pareja no nos presta la suficiente atención, el suficiente cariño o el suficiente tiempo, podría ser que pensáramos en buscar a otra persona, que sí que nos aporte todo eso que, probablemente necesitamos. Claro que, muchas veces, no se habla con la pareja sobre estas necesidades antes de ser infiel.

Insatisfacción sexual

Otra de las razones, es que se perciba que la relación ha perdido la intensidad que tenía, que el sexo y la pasión han perdido la intensidad del principio, e incluso, que hayan casi desaparecido. Esta circunstancia hace que al menos una de las partes se sienta insatisfecha y quiera buscar esa satisfacción en otra parte.

Es verdad que esa pérdida de intensidad, es lo más frecuente y normal en las relaciones de varios años. Pero, también es verdad que es una de las razones más frecuentes por las que una persona es infiel a su pareja.

Pérdida del amor

Que el amor se haya terminado. Ya lo hemos hablado en otras ocasiones. En un principio queremos y esperamos que ese amor sea para siempre, pero, a veces, se termina. Cuando esto ocurre, la persona que ya no lo siente, tiene la tendencia a buscarlo en otra parte, y por lo tanto, a ser infiel.

Crisis de autoestima

Sentir inseguridad es otra de las razones por las que se puede ser infiel. Es muy habitual en personas que están en los cuarenta años o algo más. Sobre esa edad, se puede producir una crisis en la que la persona se percibe como mayor y poco deseable. Una conquista fuera de su relación de pareja, le servirá para subir su autoestima, además de para confirmarse a si mismo, que sigue, como se suele decir, en el mercado del amor.

El deseo y la atracción sexual por otra persona

Puede haber algunos casos en los que, la persona que es infiel, esté bien con su pareja y no tenga ninguna de las carencias anteriores, y que aún así, conozca a otra persona por la que sienta una gran atracción sexual.

Habrá quien le dé más importancia al compromiso que tiene y no caiga en la tentación. Pero hay quien sí que cae en ella. Esta razón la dan algunas personas como una explicación a la infidelidad, yo opino en cambio que, cuando esto ocurre, es que no se estaba tan bien con la pareja como se pensaba.

Por venganza

Como una forma de venganza también se puede ser infiel. Algunas personas lo son, para vengarse de algún comportamiento de su pareja que les ha molestado mucho, en concreto, ante la sospecha, o la casi seguridad, de una infidelidad por la otra parte. Muchas veces, antes de hablar sobre ello y aclarar lo que ha ocurrido o lo que no, hay quien prefiere adelantarse y ser infiel también.

Para correr riesgos

Hay muchas personas que, por su forma de ser y de funcionar, necesitan tener cierto riesgo en su vida, si no lo tienen, se aburren. Por tanto, e independientemente de que existan o no alguna de las razones anteriores, estas personas necesitan vivir situaciones intensas que les saquen de la rutina. Necesitan hacer lo que se les prohibe o lo que les supone un riesgo. Y, para hacer algo prohibido y que tenga riesgo, ¿qué hay mejor que ser infiel?

Las diferencias entre los hombres y las mujeres

Es bien sabido que la infidelidad no es exclusiva de uno de los géneros. Se da, tanto en hombres como en mujeres. Numerosos estudios se han centrado en intentar encontrar si, las razones por las que son infieles ellos y ellas, son las mismas.

Parece ser que, en el fondo de una infidelidad, siempre hay una carencia que se intenta cubrir fuera de la relación, pero no es exactamente la misma en ellos que en ellas.

Se ha encontrado que, las razones que predominan en los hombres son, una carencia de tipo sexual,por sentirse aburridos o confundidos en la relación de pareja y por una falta de variedad.

En el caso de las mujeres, la razón más frecuente parece ser el sentimiento de soledad o la incomprensión que perciben en sus parejas.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.