Habíamos hablado hace ya unas semanas del acoso escolar. De qué actitudes o comportamientos de un niño te pueden indicar que está siendo acosado y cómo actuar en ese caso. Pero en el tema del acoso en el ámbito escolar, no sólo está el niño que sufre el acoso, también está el niño que lo hace, o que participa de él.

Es verdad que, en muy pocas ocasiones, los padres se plantean que su hijo puede estar sufriendo acoso escolar. Pero, en menos ocasiones aún, unos padres se podrían plantear que es su propio hijo el que está acosando a otros. Y esto, aunque los padres no lo crean, puede ocurrir.

qué hacer si tu hijo es el acosadorqué hacer si tu hijo es el acosadorqué hacer si tu hijo es el acosador

Está muy claro que un niño que ha sufrido acoso, necesitará recibir ayuda psicológica. Pero, un niño que es el acosador, también va a necesitar esa ayuda. De lo contrario, será la agresividad la manera en que se relacione con el resto del mundo, a lo largo de toda su vida.

Claro que, para poder darle la ayuda que necesitan estos niños, primero hay que saber que está realizando conductas de acoso con alguno de sus compañeros. Pero después, hay que llegar a aceptarlo. La mayoría de los padres que son informados de que sus hijos son acosadores, no lo admiten de ninguna manera. Si bien al contrario, terminan por echar la culpa a la víctima.

Es cierto que se tarda bastante tiempo en detectar que existe acoso escolar. La víctima no lo dice por miedo. Los testigos, que suele haberlos, tampoco dicen nada y por supuesto; el acosador tampoco lo cuenta.

Cómo saber si tu hijo podría ser el acosador

Leemos en casi cualquier sitio cuáles son los comportamientos que puede tener un niño que está siendo acosado; pero se habla un poco menos del comportamiento de un niño que está acosando a otro. Y esto también es importante saberlo.

No existe un perfil concreto para describir a un niño que está acosando a otro. Podría tratarse de un niño con un comportamiento conflictivo en general; pero también podría ser que fuera un niño modelo, con unas notas brillantes.

Características comunes en los niños acosadores:

  • Suelen burlarse de sus compañeros.
  • Por lo general, participan de peleas y de cualquier conflicto con el que se encuentren; y, su actitud es agresiva y hasta violenta.
  • Entienden la relación con los demás, con sus compañeros sobre todo, no como de igualdad; sino como relaciones en las que unos son los que mandan, y los otros los que obedecen.
  • Son niños que no han desarrollado la capacidad de la empatía; no son capaces de ponerse en el lugar de los otros. Por lo que no les cuesta nada burlarse o agredir a sus semejantes.
  • Son intolerantes a la frustración, lo que quieren lo quieren y no admiten que se les niegue. En el caso de no conseguirlo, utilizarán la fuerza para lograrlo.
  • No suelen presentar sentimientos de culpa; y buscan argumentos que justifiquen sus agresiones.
  • No les gusta respetar las normas o los límites que se les puedan poner, de hecho no las respetan. Ni en el ámbito escolar, ni en ninguna otra parte.
  • No disponen de estrategias para resolver los conflictos, como sería la negociación, por ejemplo. Por lo que, para resolver un conflicto, utilizan la agresividad.

Todas estas características, hay que tomarlas con mucha precaución. Porque el hecho de que un niño tenga alguno o varios de estos comportamientos, no quiere decir necesariamente que esté utilizando el acoso con sus compañeros.

Sin embargo, los niños que sí lo hacen, suelen presentar estas actitudes y comportamientos. Por lo tanto; si hay sospechas o alguna información por parte de profesores de que algo así está ocurriendo, y coincide con muchas de estas características, habría que investigarlo con detenimiento.

Qué puedes hacer si te encuentras con este caso en tu hijo

Más que tener que actuar en casos de acoso escolar, lo ideal sería darles a los niños, una educación adecuada para que no lleguen a utilizar la agresividad, ni con sus iguales ni con nadie. Pero, si llega a ocurrir , puedes hacer lo siguiente.

Evitar la negación

Si te llaman del colegio de tu hijo para informarte de su comportamiento agresivo con sus compañeros, no niegues los hechos antes de que te hayan informado y de que te hayas enterado bien de lo que pasa. El primer impulso de los padres que reciben esa noticia, es negarlo, “mi niño no es así”, y es normal. Pero, escucha primero lo que tengan que decirte, para después decidir.

Hablar con todos los involucrados

Para ello, habla con el centro escolar, con quien tengas que hablar, para conocer con detalle lo que está ocurriendo. Ofréceles tu colaboración, ya que, no se trata de un conflicto entre tú y ellos, se trata de colaborar para solucionar una situación.

Hablar con tu hijo

Deberás hacer entender a tu hijo la responsabilidad que tiene ante sus propias conductas. Porque, el responsable de lo que él hace es él mismo. Algunos padres, pueden echar la culpa a los profesores de su hijo, e incluso a la víctima de su agresividad, y eso no ayuda a el niño agresivo en absoluto.

Crea con el niño un ambiente de confianza y comunicación, en el que se sienta libre de hablar contigo de cualquier cosa que necesite. Además, puedes enseñarle a sacar su agresividad de otra forma más constructiva, haciendo deporte por ejemplo.

Fomentar la empatía

Habrá que trabajar con él la empatía, debe desarrollar la capacidad de ponerse en el lugar de los demás. No tener empatía, hace que para nada sea consciente del daño que puede estar haciendo.

Dar el ejemplo

Actúa como modelo de tu hijo. Es decir, evita en casa las actitudes agresivas, los comentarios despectivos y las burlas hacia otras personas.

Buscar ayuda profesional

Es aconsejable también, que el niño reciba la ayuda de un psicólogo. Cosa que a ti, podría servirte para conocer las causas de su agresividad, además de saber cómo actuar en esta situación tan delicada.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.