Hay muchas personas que nunca han hablado con un psicólogo. Bueno, tal vez sí que han hablado, porque conocen a alguien que lo es, pero nunca han pedido ayuda a uno.

Hay algunas personas que ni siquiera se lo han planteado nunca. A otras, puede ser que alguien cercano se lo haya sugerido, pero, o bien no creen que lo necesiten, o bien, consideran que ellos mismos podrán solucionar lo que les pasa. Por último, hay quien se niega rotundamente a acudir al psicólogo.

¿Qué hace un psicólogo?

De hecho, a mí hay quien me ha dicho, “yo no creo en los psicólogos”. Esta frase, a mi en particular, me alegra escucharla, porque, para creer o no creer, ya está Dios. Y yo, podría ayudarle, pero desde luego, no hago milagros, ya quisiera yo…

Por si eres de esas personas que no saben muy bien qué es lo que hace un psicólogo, o si crees que lo necesitas pero te da cierto miedo acudir a uno; o bien eres de las personas que se niegan en redondo a pedir ayuda a un psicólogo, porque crees que no servirá de nada…me gustaría contarte aquí, qué es y qué hace un psicólogo.

Pero sobre todo, me gustaría contarte qué no es y qué no hace, para poder resolver tus dudas si las tuvieras.

Qué es y qué hace un psicólogo

Un psicólogo, es un profesional de la salud mental, pero no es un médico. Es decir, no te va a recetar ninguna medicación; para eso están los psiquiatras, que sí son médicos.

Los psicólogos trabajamos con diferentes técnicas y herramientas, que pueden ayudarte a resolver tu problema, sin la necesidad de utilizar fármacos.

Un psicólogo analiza y te explica cuál es tu problema

Los psicólogos hemos estudiado y conocemos de qué manera se aprenden ciertas conductas, conocemos cuál es el proceso por el que esas conductas se mantienen en el tiempo, o por qué ese comportamiento te hace sentir mal. Analizamos qué factores te han llevado a esa situación y por qué se mantiene.

Conocer todo esto, saber cómo has llegado ahí y por qué, no sólo te servirá para entenderlo y tranquilizarte, sino también para poder empezar con el proceso de cambio.

Un psicólogo aporta herramientas

El psicólogo te aporta técnicas, herramientas y estrategias que te servirán para resolver tu problema. Pero fíjate que digo, “te servirán para resolver tu problema”, porque, siento decirte que ningún psicólogo te va a resolver el problema. Sólo te dará estrategias para que utilices las herramienta, y lo puedas resolver tú.

Y esto, no es porque seamos malas personas y querramos hacerte sufrir, es porque, la única manera de resolver un problema de conducta o un problema emocional que has aprendido y que te genera malestar, es que lo resuelvas tú mismo. Digamos que tendrías que desaprender unas cosas, para aprender otras que te sean más beneficiosas.

Un psicólogo aporta explicaciones

Además de aportar técnicas que te ayuden, por supuesto, el psicólogo te explicará cómo utilizar esa técnica, y de qué manera y por qué te será de ayuda. Por otra parte, en muchas ocasiones puedes saber qué es lo que tendrías que hacer para resolver lo que te ocurre, pero o bien no tienes la suficiente motivación, o bien, te da miedo realizar ese cambio que sabes que sería bueno.

Es función del psicólogo, ayudarte a descubrir y superar esos miedos que no te dejan continuar; además de mantenerte motivado para que puedas llegar a alcanzar tu objetivo.

Los psicólogos mandamos tarea para casa

Sí sí, como lo oyes, y es que es lógico. El tiempo de la sesión, sirve para analizar, explicar, dar argumentos, aportar las técnicas y explicar cómo se utilizan, pero para que funcionen tendrás que aplicarlas. Y, las aplicarás en tu vida diaria, en la calle, en tu casa, en el trabajo, con los amigos, o con la pareja, dependiendo de cuál sea la herramienta y cuál sea su función.

Por lo tanto, el psicólogo te mandará tarea, para analizar en la siguiente sesión cómo te ha ido y qué resultados se han podido obtener.

Qué no es y qué no hace un psicólogo

Quiero explicarte también qué es lo que no hace un psicólogo, porque hay algunas ideas a nivel popular, que pueden generar cierto miedo a hablar con un psicólogo.

Ya te adelantaba más arriba que un psicólogo no es un médico, pero, hay otra cosa que no es un psicólogo, y es mago. Lo siento, no lo somos, muy a mi pesar.

En general y como te decía, hay muchas creencias en la calle de lo que somos capaces de hacer los psicólogos, creencias que considero que es mi deber desmentir.

No damos recetas mágicas

No, no es posible. Las herramientas que yo puedo darte, tendrás que ponerlas en práctica. Unas te irán bien, otras quizás no, y en ese caso, habrá que cambiarla por otra. Casi ninguna funciona a la primera, es cuestión de constancia. Por lo tanto, no, no hacemos magia.

No leemos la mente

No tengas ese miedo, aunque tengas a un psicólogo delante, te aseguro que no podrá saber lo que estás pensando; a no ser que tú se lo digas. No somos capaces de leer el pensamiento, por más que lo intentemos.

No detectamos las mentiras

Pues no, tampoco hacemos eso, no somos máquinas de la verdad. Es posible que tengamos mayor facilidad para darnos cuenta de cuándo hay ciertas contradicciones en el discurso, porque estamos muy acostumbrados a escuchar con atención.

Pero no detectaremos una mentira que esté muy bien pensada y elaborada. Alguna vez me han preguntado, ¿cómo sabes si un paciente te está mintiendo? Yo siempre contesto, no puedo saberlo, pero, de todas formas, ir a un psicólogo y pagarle para contarle mentiras, tampoco tiene mucho sentido, ¿no crees?

No sabemos cómo es una persona nada más verla

Es muy frecuente que alguien, al enterarse de que eres psicólogo, te pregunte, “¿y cómo soy yo?”Pues mira, ni idea, soy psicóloga, no adivina. Si ya es difícil conocer bien a una persona, aún viviendo con ella, imagina lo que puedo hacer yo con sólo verla.

No hipnotizamos a la gente sólo con mirarla

Quizás esto te parezca un poco exagerado, pero a mi me ha ocurrido. Personas que me han dicho, “ah, eres psicóloga, pues no me mires que me hipnotizas”.

Pues no, nada de eso, pero fíjate que no estaría mal, poder entrar de vez en cuando, en cualquier banco y decirle al cajero, “dame tres mil y a continuación olvídate de mi cara”. Eso sí, después de haberle mirado e hipnotizado, claro.

Un psicólogo no te da consejos

Mira, dar un consejo a alguien, significa decirle lo que tú harías en su lugar y en su situación. Un consejo te lo puede dar un amigo o un familiar, pero no un psicólogo. Un psicólogo, repito, te dará estrategias para resolver un problema, pero no puede darte un consejo, no es su función.

No toma decisiones por ti

Una decisión puede ser más o menos importante para la vida de una persona, para la vida privada de una persona, por lo tanto, es la propia persona la que debe tomar sus decisiones.

Un psicólogo puede darte alguna técnica que te ayude o te facilite la tarea de tomar una decisión, pero nunca podrá decidir por ti. Es tu vida, eres tú quien decide sobre ella.

Un psicólogo no se dedica únicamente a escuchar

Esa imagen que puede que tengas de lo que es una sesión con un psicólogo, porque se ha visto en películas, por ejemplo, en la que el paciente habla y habla, y el psicólogo como mucho dice, ajá… huuummm… no es en absoluto real.

Hacer una sesión de terapia de esa manera, tendría el mismo efecto que contarle lo que te pasa a un gato. En realidad, una sesión con un psicólogo es una conversación entre dos personas, ni más ni menos: en la que se analiza, se explica y se establecen objetivos, como ya te dije antes.

Un psicólogo no hace juicios de valor

O al menos, no debería hacerlos. A veces noto que un paciente quisiera contarme algo, pero no se atreve. Siempre les digo que soy psicóloga, no soy juez. No voy a hacer un juicio, no voy a decirle si lo que hace está bien o mal, desde el punto de vista moral claro está.

Puedes contarle a un psicólogo lo que te preocupa, crees, piensas, etc. Porque un buen psicólogo nunca hará un juicio de valor de tu comportamiento, tus ideas o tu opinión.

 

Soy consciente de que he sido muy irónica, pero, por una parte, es mi manera de expresarme, y por la otra, quería que esto te resultará ameno de leer, y no un tostón infumable. Con este artículo y si tenías dudas, puedes hacerte una idea más clara de qué hace y qué no hace un psicólogo, y quizás, si has estado pensando en hablar con uno, puedas tomar la decisión con mayor tranquilidad.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.