Qué es la resiliencia

//Qué es la resiliencia

Es posible que hayas oído hablar o leído algo acerca de la resiliencia.

Aunque la palabra suene algo extraña; la resiliencia no es más que la capacidad que puede tener una persona para afrontar de manera sana y adecuada, las situaciones adversas con las que se encuentre en su vida. Situaciones como una enfermedad grave, la pérdida de un trabajo, una ruptura de pareja, por ejemplo.

que es la resiliencia

Afrontar las situaciones adversas

Hablamos entonces de afrontar situaciones adversas…lo cual no quiere decir que una persona que sea resiliente, no lo pase mal, no sufra, no sienta miedo o tristeza.

Tampoco quiere decir que no vea esa situación como complicada de superar; porque sí que puede sentir todo esto. La diferencia es que, alguien resiliente, busca la manera, y además la encuentra, de afrontar la situación, de sobreponerse a la misma y de sacar un aprendizaje de ella.

Por el contrario, una persona poco resiliente, se quedará anclada en el victimismo. Gastará todas sus energías en lamentarse, quejarse y preguntarse por qué le ha ocurrido a ella o bien. “qué he hecho yo para merecer esto”.

Debemos aceptar que a veces la vida no es justa; que todo lo que nos pasa, no es porque lo merezcamos, simplemente ocurre. Lo importante no es saber por qué me he encontrado con este obstáculo, lo importante es buscar cómo superarlo.

La buena noticia es que, no hay personas que nacen con resiliencia y otras que nacen sin ella; sino que, es algo que se puede aprender y entrenar.

¿Qué características tiene una persona con resiliencia?

Hay una serie de actitudes y comportamientos que suelen caracterizar a las personas resilientes, y que no tienen las personas con poca resiliencia.

Alcanzan sus objetivos

Suelen ser personas que se marcan unos objetivos a conseguir, y van a por ellos. Este “ir a por ellos”, hace que sea más probable que los consigan, por supuesto, mucho más probable que si no hicieran nada.

Alcanzar los objetivos que se proponen, hace que tengan una percepción más positiva de ellos mismos y también de sus capacidades. Por lo tanto, se pueden ver a sí mismos como más capaces de afrontar una situación adversa.

Entienden sus capacidades

Además, son personas que conocen muy bien cuáles son sus capacidades y cuáles sus limitaciones. Por tanto, no se plantearán objetivos fantasiosos sino bastante realistas, ya que saben hasta dónde pueden llegar. Esto les hace personas con una buena autoestima y con seguridad en ellas mismas.

Aceptan la realidad

En cuanto a la frase que decíamos antes, “qué he hecho yo para merecer esto”; una persona resiliente sabe que hay circunstancias que dependen de ellos y están bajo su control. Pero que hay otras situaciones que en absoluto dependen de ellas.

Aceptan la realidad, tanto si ésta es buena como si no lo es tanto, con bastante rapidez.

Son positivas y tienen buen humor

No se quedan centradas en la pena, el dolor o el fracaso actual, sino que mantienen una actitud positiva de cara al futuro, porque, confían en ellas mismas y saben que de las adversidades se puede aprender.

Son personas capaces de sacarle la parte buena a cualquier adversidad que se les presente, son capaces de darle un significado a lo que les ha ocurrido. Y no solo sacan la parte más positiva, sino también la parte más cómica. El sentido del humor , sin lugar a dudas, ayuda a sobrellevar los inconvenientes de una mejor manera.

Controlan sus pensamientos

Las personas resilientes son capaces de controlar sus pensamientos para que sean lo más positivos posible, y de esta forma, no verse invadidos por emociones negativas. Ya sabemos que un pensamiento nos genera una emoción, si pensamos de manera negativa, la emoción que tendremos será negativa, pero al revés también.

Son personas muy prácticas, es decir, afrontan los problemas centrándose en las posibles soluciones que éstos pueden tener, en cómo pueden superar la situación y no se instalan en el drama y el victimismo.

Cuando cometen errores no se castigan por ellos, sino que son capaces de perdonarse y de aprender del error para la próxima vez.

¿Cómo desarrollar la resiliencia?

Como decíamos, esa capacidad para afrontar y superar las situaciones adversas se puede entrenar. Estos son algunos consejos para hacerlo.

Trabaja tu autoconfianza y el conocimiento sobre ti mismo

De esta forma, sabrás qué cualidades tienes y cuáles son tus limitaciones. Tener claro cuáles son tus cualidades, tus puntos fuertes, hace que aumente tu confianza frente a situaciones que son poco favorables.

Practica el control de los pensamientos y de tus emociones

En situaciones complicadas, intenta mantener la calma para que las emociones no te desborden y puedas pensar con más claridad. Si no te dejas llevar por pensamientos catastrofistas, será más fácil mantener la calma

Practica también el optimismo pero de una forma realista

Por supuesto que, no todo es de color de rosa, pero tampoco tiene por qué ser un drama.

Acepta los cambios cuanto antes

De nada sirve lamentarse, ya que los cambios son inevitables. Es mejor fijarnos en qué recursos tenemos para afrontar la situación. Cuando te surja un problema, procura que no te invada la angustia, en su lugar, piensa en las posibles soluciones que tendría.

Ponte metas

Ponte metas, que sean lo más realistas posible y ve a por ellas. Plantéatelas como retos a conseguir, que además es la mejor manera de interpretar los obstáculos que se nos presentan, como retos a conseguir.

Y por supuesto, refuerza tu autoestima

Cuanto más positiva sea la valoración que haces de ti mismo, más capaz te verás de enfrentarte a las diferentes situaciones.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Qué es la resiliencia
4.8 (96.67%) 6 votes

2018-07-02T21:07:34+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario