En este momento estás viendo Qué es la psicología positiva y cómo aplicarla

Seguro que en muchas ocasiones, has tenido que soportar que alguna persona cercana te dijera eso de, “tienes que ser positivo”. Sobre todo, cuando estás pasando por una mala racha, o simplemente, cuando tienes un mal día. Ese consejo, que es muy frecuente y que te dan con la mejor intención, no suele servir para gran cosa. Es más, yo diría que no sirve para nada.

Sin embargo, conocer un poco en qué consiste la psicología positiva y cómo podemos utilizarla, tal vez nos ayudará a sacarle más provecho a ese consejo que a pesar de ser muy frecuente, también es algo ambiguo.

Conocer la manera de usar la psicología positiva no significa obviar los problemas que tenemos en realidad; sino que puede servirnos en esos momentos malos que todos tenemos, para encontrar la mejor parte de cada situación.

Qué es la psicología positiva

Según la Organización Mundial de la Salud, se define la salud como, “un estado de bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedades o dolencias”.

En este sentido, la psicología positiva es la rama de la psicología, que se encarga de buscar qué cosas nos hacen felices a los seres humanos.

Según los expertos, nuestra felicidad depende principalmente de tres factores. Uno de ellos es nuestro carácter, que influye en nuestra felicidad en un cincuenta por ciento. Por otra parte, estarían los acontecimientos que nos ocurren a lo largo de la vida, que influyen en un diez por ciento. Por último, están las cosas que nosotros hacemos para ser felices, que influyen en el cuarenta por ciento. Y, es en este último factor, en el que trabaja la psicología positiva.

Como sabes, la psicología tradicional se ha encargado siempre de los problemas y los trastornos. La psicología positiva en cambio, se centra en buscar aquellas cosas que nos hacen sentir bien. Podríamos decir que, no busca la forma de dejar de estar mal, sino que busca la manera de que estemos bien. Eso sí, sin obviar los problemas, porque éstos existen.

La psicología positiva, busca resaltar nuestra parte más favorable pero, en su justa medida. Y es que, utilizar la positividad en exceso, nos puede llevar a perder de vista la realidad. Nos puede llevar a creer que lo podemos conseguir todo, a que asumamos riesgos que no son necesarios, o a pensar que no nos puede ocurrir nada malo. En definitiva, nos lleva a tener un optimismo tóxico, del que ya te hablé hace un tiempo, y eso, es sin duda peligroso.

Si por el contrario, usamos el positivismo demasiado poco, estaremos siendo pesimistas, y eso, nos impide disfrutar de las buenas cosas que nos rodean.

Qué NO es la psicología positiva

Es importante no interpretar mal lo que es la psicología positiva, o mejor dicho, es importante saber lo que no es. Por supuesto, esta disciplina no se encarga de dar reglas generales de cómo ser felices, entre otras cosas porque no todos somos felices de la misma manera y con las mismas cosas.

Pero tampoco tiene la intención de negar los problemas reales que pueda tener una persona, eso sería, negar la evidencia. Por tanto, se centra tanto en los problemas como en las soluciones, en las debilidades como en las fortalezas, y por supuesto, en tratar las patologías.

El objetivo de la psicología positiva, no es que estemos felices absolutamente todo el tiempo, entre otras razones, porque eso no es posible. Debemos aceptar, que hay momentos malos. Su objetivo es ayudarnos a no centrar nuestra atención en lo peor, y buscar aquello que nos produce bienestar.

¿Por qué nos centramos más en lo negativo?

Estarás de acuerdo conmigo en que, le damos siempre más importancia a lo malo que nos ocurre, que a lo bueno. Parece que lo bueno que nos sucede, nos pasa desapercibido y lo olvidamos con facilidad, cosa que no ocurre con lo más negativo que nos pueda pasar. Le solemos dar más importancia a los contratiempos del día, que a los pequeños placeres de ese mismo día.

Esto se llama filtraje selectivo y tiene su función. La función de esto, es, que nos pongamos en movimiento y solucionemos ese problema. Con los sucesos buenos, como no tenemos que hacer nada con ellos, nos pasan desapercibidos. Pero claro, hacer siempre esto, termina por afectar a nuestro estado de ánimo.

Cómo puedes aplicar en tu vida la psicología positiva

Hay algunos ejercicios bastante sencillos, que puedes hacer para usar la psicología positiva. Son, como te digo, muy fáciles de hacer y te pueden proporcionar beneficios como el de potenciar tu felicidad, que no es poco. No quiere decir esto que sean mágicos y te hagan feliz de repente, pero sí que ayudan a sentirte mejor.

Conoce y atiende a tus cualidades y virtudes

Ser conscientes de cuáles son nuestras cualidades y virtudes, nos hará sentir mejor. Por lo tanto, haz un recuento de cuáles son las que tienes. A veces, es buena idea preguntarle por ellas a alguien cercano, puesto que, desde fuera, se pueden ver con mayor facilidad.

Cultiva tus relaciones sociales y personales

Tener personas con las que poder relacionarnos, con las que poder hablar de cualquier cosa, con las que sabemos que podremos contar en los malos momentos, en las que podemos apoyarnos, es otra de las cosas que nos proporcionan felicidad.

Haz uso del humor

Entrenar el sentido del humor aumentará tu bienestar, además de que, consigue alargar la vida. Así que, utiliza tu sentido del humor, ríete de los contratiempos y rodéate de gente que también tengan un buen sentido del humor.

Da las gracias

Sí, fíjate en las cosas buenas que tienes en tu vida y da las gracias por ellas. Hacer este ejercicio, te hará más consciente de esas cosas buenas que, muchas veces, tenemos pero nos pasan desapercibidas.

Estos pequeños ejercicios, no son las reglas de oro para ser feliz, porque eso no existe. Pero sí que te servirán para sentirte mejor, centrando tu atención en la parte más positiva de tu vida.

Rosa Armas
Colegiada T-1670