Qué es la esquizofrenia

//Qué es la esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave; que se caracteriza porque la persona que la sufre pierde el contacto con la realidad.

Podríamos decir que la persona esquizofrénica  vive en su mundo, en una realidad paralela a la del resto de personas. De hecho, el término esquizofrenia significa literalmente mente partida.

qué es la esquizofrenia

Características de la esquizofrenia

Las personas esquizofrénicas presentan distorsiones en su pensamiento y en su percepción, así como alucinaciones. Tienen ideas delirantes; que en ocasiones pueden ser totalmente disparatadas. Y tienen con frecuencia la sensación de ser controladas por fuerzas externas y extrañas.

El deterioro mental de las personas que tienen esquizofrenia llega a ser tal, que interfiere en la realización de actividades cotidianas. Y como decía antes, tienen problemas para relacionarse de manera adecuada con la realidad. En la gran mayoría de los casos, no son conscientes de la enfermedad que sufren.

La persona que tiene esquizofrenia no piensa ni razona como el resto de las personas. Su lenguaje tampoco es normal, ya que presenta muchas incoherencias.

Un esquizofrénico tiene graves deterioros cognitivos y del comportamiento. Sus pensamientos y sentimientos son muy distorsionados; con lo que, se comporta, piensa y habla de una manera en que no lo hacía antes.

Se empieza a notar en estas personas un comportamiento extraño. Dejan de hacer cosas que hacían antes, y pueden por ejemplo, aislarse de su entorno; hablar o reírse solas, y tener alteraciones en el sueño.

Pero, éstos son síntomas que solo perciben las personas que le rodean…porque ellos no cuentan lo que les ocurre, y por lo general, se niegan a acudir a un profesional.

La edad de inicio de esta enfermedad está entre los quince y los cuarenta y cinco años; aunque la mayoría de los casos, se diagnostica hacia el final de la adolescencia. Son poco frecuentes los casos que se inician en la infancia.

Las causas de la esquizofrenia

Se han llevado a cabo muchas investigaciones con el objetivo de conocer cuál es la causa de esta enfermedad. Y, lo que se sabe con exactitud, es que no existe una única causa que la provoque, sino que es un conjunto de motivos.

Por una parte, parece ser que hay un componente hereditario en la esquizofrenia. Por lo que una persona puede tener más probabilidades de tener la enfermedad, si tiene antecedentes familiares.

Pero ésta no es la única condición. Además, se uniría a ello algún suceso vital muy estresante: como una muerte o la enfermedad grave de alguien muy querido para ella, por ejemplo.

Los síntomas de la esquizofrenia

Existen dos grupos de síntomas en la esquizofrenia. Uno de ellos son los llamados síntomas positivos; que se refieren a manifestaciones que presenta la persona con esquizofrenia, y que no suelen tener las personas sanas. El grupo de los síntomas negativos, se refiere a cosas que una persona con esquizofrenia deja de hacer, y que las personas sanas hacen con normalidad.

Los síntomas positivos son:

  • Alucinaciones: son percepciones de los sentidos que se producen sin que haya ningún estímulo externo. No son cosas que la persona se imagine, sino que las percibe de forma externa. La persona es incapaz de diferenciar entre esas percepciones suyas y lo que es la realidad. Las alucinaciones pueden ser visuales, auditivas, olfativas, táctiles o gustativas, aunque las más frecuentes son las visuales y auditivas.
  • Delirios: son unas creencias equivocadas de tipo patológico que no se corresponden con la realidad ni con la sensatez, aunque la persona está convencida de que sí que son reales. A pesar de que dichas creencias son totalmente ilógicas, la persona no las percibe de esa manera. Algunos ejemplos son, el delirio de grandeza, el de persecución, de culpa, etc.
  • Trastornos del pensamiento: este síntoma se deja ver a través de su lenguaje, que indica una forma de pensar muy poco lógica. Con frecuencia, la persona indica que sus pensamientos le han sido impuestos, o que son controlados, o bien que son dirigidos por unas fuerzas extrañas, o por otras personas.
  • Conducta desorganizada: pueden estar muy inquietos, sentirse angustiados, o bien, realizar movimientos repetitivos. Pero también podrían presentar una inmovilidad total, hasta llegar a la rigidez física.

Los síntomas negativos son:

  • Embotamiento afectivo: esto quiere decir que la persona no reacciona a estímulos emocionales y por tanto, no demuestra emociones ni sentimientos.
  • Baja fluidez verbal.
  • Apatía: que es la poca energía que tienen para iniciar cualquier actividad.
  • Insociabilidad o aislamiento de toda relación social.
  • Anedonia: o la incapacidad para disfrutar de las cosas que antes le gustaban.

Todos estos síntomas, afectan seriamente a todos los ámbitos de la vida de la persona, social, laboral, familiar,… Aunque, no todas las personas que tienen esquizofrenia, presentan todos estos síntomas.

Los síntomas negativos, se pueden hacer notar antes de que aparezcan los positivos. Pero en general, se ven más claramente una vez que los delirios y las alucinaciones van remitiendo.

La enfermedad puede tener etapas en las que se agudizan los síntomas, y otras en las que éstos remiten; aunque hay algunas personas en las que los síntomas están muy estables.

Tipos de esquizofrenia

  • Esquizofrenia paranoide: en ésta predominan los síntomas de alucinaciones y delirios; que en muchas ocasiones, se corresponden con una única idea. Es el tipo de esquizofrenia más frecuente.
  • Esquizofrenia catatónica. En este caso, y a pesar de que la persona está totalmente consciente, se produce una alteración en el movimiento corporal. La persona puede pasar mucho tiempo sin moverse e incluso sin realizar ni un solo gesto facial. En casos muy graves, pueden pasar mucho tiempo sin hablar, sin comer o beber; con lo que su vida puede correr peligro. Pueden tener movimientos o muecas repetitivos.
  • Esquizofrenia desorganizada. En este tipo de esquizofrenia se da un lenguaje y comportamiento desorganizado y una afectividad plana o que no es coherente con las situaciones. Suele iniciarse a edades tempranas.
  • Esquizofrenia indiferenciada. Es un tipo de esquizofrenia en el que no predomina ningún síntoma concreto, sino que se pueden dar una mezcla de síntomas de los tres tipos anteriores.

El tratamiento de la esquizofrenia

El tratamiento principal en la esquizofrenia, es la administración de fármacos antipsicóticos. Estos fármacos, actúan sobre los síntomas positivos.

Pero, sería adecuado también un tratamiento psicológico para que la persona, además de dejar de tener alucinaciones, pueda seguir llevando una vida lo más normalizada posible. Por ejemplo, teniendo vida social y otras actividades, como el resto de las personas.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Qué es la esquizofrenia
4.8 (96%) 5 votes

2018-08-28T15:24:02+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario