En este momento estás viendo Qué es la alexitimia

Hay personas muy sensibles, que casi con cualquier cosa se emocionan, tanto de alegría como de tristeza, y que lo viven todo con la mayor intensidad. Pero hay otro extremo, el de aquellas personas que parecen no sentir nada, ni alegría, ni tristeza, ni amor, que, al menos su apariencia, es la de ser muy fríos y distantes.

Estas personas tienen lo que se llama, alexitimia, es decir, la incapacidad para identificar y expresar sus propias emociones. Pero, la pregunta sería, un alexitímico ¿realmente no siente nada, o es que simplemente no sabe identificar lo que siente?

Te cuento en esta ocasión, lo que es exactamente la alexitimia.

Qué es la alexitimia

Es posible que nunca te hayas encontrado con alguien así, que no expresa nunca ni alegría ni tristeza. Sin embargo, no es tan inusual. Aproximadamente el diez por ciento de la población, sobre todo hombres, tienen alexitimia.

La palabra alexitimia significa literalmente, ausencia de palabras para expresar las emociones.

La alexitimia es un problema, a veces neurológico y otras veces psicológico, que incapacita a una persona para identificar y controlar sus propias emociones, con lo que, le incapacita también para expresarlas, ni con palabras ni con gestos, por lo que pasan por ser personas frías y sin sentimientos. Pero no sólo no reconocen sus propias emociones, sino que tampoco las reconocen en las demás personas.

Una persona con alexitimia, al no ser capaz de expresar lo que siente, suele tener problemas en sus relaciones personales. No es capaz de alegrarse por alguna cosa buena que le ocurra a un amigo, pero tampoco se entristece por una mala. Desde fuera, se le ve como una persona fría, calculadora y sin sentimientos. Y esto, no provoca precisamente que los demás se le acerquen.

La realidad es que, un alexitímico, no tiene ausencia de emociones. Lo que ocurre es que no sabe reconocerlas, con lo que se ven desbordados por sensaciones que no comprenden y no controlan. Esto les provoca un gran sufrimiento.

Cuáles son los síntomas de la alexitimia

Al no poder reconocer y expresar sus emociones, un alexitímico tendrá una serie de características en su forma de comunicarse y de comportarse con los demás.

  • Su aspecto desde fuera, es el de alguien distante y frío.No sienten empatía, porque tampoco reconocen las emociones en los demás.
    Son muy indecisos, ya que al no reconocer sus emociones, tienen problemas para identificar cuáles son sus motivaciones.
  • Las personas con alexitimia suelen hablar muy poco, y, su comunicación es muy simple y concreta. No utilizan expresiones abstractas , ni son capaces de fantasear. Su comunicación no verbal es también muy poca, con lo que tienen un aspecto muy rígido.
  • Confunden las emociones con sensaciones corporales que no saben definir.
  • Les cuesta mucho mantener relaciones interpersonales, y por supuesto, relaciones sentimentales.

Es posible que te cueste entender bien cómo es un alexitímico, porque es verdad que no es nada fácil entenderlo. Por ponerte un ejemplo que tal vez te sirva, una persona con alexitimia que ve a un amigo suyo llorar por la muerte de un ser querido, es capaz de mantenerse como si no pasara absolutamente nada, y además ponerse a hablar de cualquier cosa que no tenga que ver con la situación.

Cuáles son las causas de la alexitimia

Puede haber varias causas que expliquen la alexitimia, y según cuál sea su causa, los síntomas y la gravedad son diferentes. Dependiendo de su causa, hay dos tipos de alexitimia.

La alexitimia primaria

Son las más graves y se deben a una deficiencia neurológica. Por ejemplo, una mala comunicación entre el hemisferio izquierdo, que se encarga del lenguaje, y el derecho, que es el que gestiona las emociones. Pero hay más causas neurológicas que la provocan.

La alexitimia secundaria

En este caso, la causa es psicológica. La vivencia de una situación traumática, el aprendizaje y la educación que haya tenido, o una depresión, entre otras.

¿Se puede curar la alexitimia?

La gran mayoría de las personas con alexitimia que buscan ayuda, lo hacen después de la insistencia de personas cercanas a ellas, y no por su propia iniciativa. Puesto que no entienden qué es lo que les pasa, no asocian que, eso que les ocurra, se pueda deber a un problema psicológico.

Y cómo esa búsqueda de ayuda no es voluntaria, tampoco el tratamiento resulta fácil, si la persona no está motivada para solucionar lo que le pasa.

El tratamiento pasaría por entrenar a la persona en el reconocimiento de emociones, es decir, por el trabajo de la inteligencia emocional, siempre que se trate de una alexitimia secundaria. En el caso de las primariass, llevaría además tratamiento farmacológico.

Rosa Armas
Colegiada T-1670.