Como si de una auténtica droga se tratara, la fase del enamoramiento, tiene en nosotros una serie de síntomas o efectos secundarios, que son capaces de dar a nuestra vida un giro de ciento ochenta grados.

Claro que, no todos sus efectos se darán en todas las personas de la misma manera, ni con la misma intensidad. Dependerá de la personalidad de cada uno, así como de las experiencias amorosas que tenga del pasado. Funciona igual que cualquier otra novedad que llegue a nuestra vida y que nos haga ilusión, pero con bastante más intensidad emocional.

que efectos tiene en nosotros el enamoramiento

Y es que, el enamoramiento, funciona igual que una droga. Es decir, activa los centros neuronales que se encuentran en el sistema límbico, que está relacionado con la recompensa, y que son, los mismos que se activan con el consumo de cualquier droga.

Además, durante la fase de enamoramiento, aumentan los niveles de oxitocina, que es la hormona relacionada con el apego, y de dopamina, relacionada con el placer y la recompensa; y que aumenta el ritmo cardíaco y la presión arterial.

¿Cuáles son los efectos del enamoramiento?

Todos esos cambios que se producen en nuestro cerebro durante el enamoramiento, tendrán unos efectos sobre nosotros. Aunque, viendo alguno de ellos, quizás tendríamos que llamarlos “daños colaterales”. Alguno de sus efectos los conoces ya sin duda, pero otros pueden sorprenderte.

Consigue que perdamos la concentración

Este efecto se ha podido comprobar en varias investigaciones. En la fase de enamoramiento, nos cuesta mucho más trabajo hacer cualquier tarea que requiera mucha atención y concentración. Y es que, nos pasamos tanto tiempo al día pensando en esa persona especial, casi como una obsesión, que ese efecto es bastante normal, no crees?

Provoca entusiasmo y euforia

A nivel biológico, el enamoramiento actúa como una adicción, como ya te dije antes, con lo que nos provoca euforia y la pérdida de la noción del tiempo y hasta de la realidad.

A nivel psicológico, esa persona hace que nos creemos todo tipo de ilusiones, nos hace soñar con un futuro fantástico. Esa euforia se dará con diferentes intensidades en las diferentes personas, pero, en algunos casos, puede llegar a ser hasta perjudicial.

Alivia el dolor

Sí, como lo oyes. Esto se explica en primer lugar por la liberación de dopamina. Pero, además de eso, se sabe que nuestra salud, ya sea la emocional o la física, está relacionada con los vínculos que establecemos con otras personas.

Una fuente importante de nuestro bienestar, está en la posibilidad de amar y de relacionarnos con otros de manera íntima. Por lo tanto, el dolor físico, o el alivio del mismo, tiene mucho que ver con cómo nos sentimos al relacionarnos con otras personas.

Sincroniza el ritmo de los latidos del corazón

Esto se ha demostrado en algunas investigaciones, no te creas que es una metáfora romántica. Parece ser que los latidos del corazón se llegan a sincronizar con los de la persona que se ama, sobre todo cuando se está en una situación muy íntima. Igual que los de un bebé con los de su madre. Se llegan incluso a sincronizar hasta el estado emocional de las dos personas.

Tu voz cambia y se hace más aguda

En una investigación se vio que las mujeres hablan con un tono de voz más agudo, cuando hablan con el hombre del que están enamoradas. Parece ser que esto tiene que ver con el nivel de ternura que se siente en esos momentos. Hay algún indicio de que una persona, en algunas ocasiones, puede llegar a imitar la voz de la persona que ama.

Caminas más lentamente

Según parece, las personas enamoradas,terminan por adaptar su velocidad a la hora de caminar, para adaptarse a la de su pareja. Se hace como una manera de empatizar con ella.

En el enamoramiento se comparte un tiempo íntimo, un tiempo de ternura, un tiempo más lento que cuando vas por la calle a hacer cualquier gestión. Ese caminar más lento, ayuda a mantener la conexión con la otra persona.

Se dilatan las pupilas

Algunas investigaciones, relacionan la dilatación de las pupilas, con estados emocionales muy intensos, y qué más intenso que estar enamorado.

Nos hace más valientes y atrevidos

Parece que el enamoramiento también tiene ese poder, el de hacernos más valientes, pero, sobre todo a los hombres. Esto tiene que ver con la intención de impresionar a su pareja.

En diferentes investigaciones, se ha demostrado que en la etapa del enamoramiento, los hombres pueden correr mayores riesgos, para llamar la atención de su pareja, y además para transmitirle la sensación de protección, y demostrarle su destreza física.

Nos sube la autoestima

Por supuesto, la relación con alguien que queremos y que sentimos que nos quiere, nos hace sentir mejor con nosotros mismos, nos hace sentir más seguros y más atractivos, con lo que nuestra autoestima se ve reforzada.

Como ves, alguno de los efectos que tiene estar enamorado es bastante curioso. Otro, como puede ser el de la falta de concentración, podría ser hasta alarmante en según qué intensidad se dé. Pero, no te preocupes demasiado, es bien sabido por todos que este estado, es transitorio y, se cura con el tiempo.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.