Caerle bien a los demás es algo que todos queremos conseguir. No nos va la vida en ello, claro que no, pero sí que es lo que preferimos, sin lugar a dudas. Preferimos estar dentro de ese grupo de personas, de los que todos, o al menos casi todos, hablan bien y dicen eso de “que agradable es esta chica, o que bien me cae este chico”.

Hemos hablado hace poco de esas personas que hacen todo lo posible por quedar bien con los demás. Quiero hablarte ahora, no de los que quieren quedar bien, sino de los que caen bien; sin tener que hacer el esfuerzo, sin hacer nada especial. De esas personas que simplemente caen bien a todos, o casi todos.

Qué características tienen las personas que suelen caer bien

Porque, ¿nunca te has preguntado qué es lo que hace que una persona tenga más éxito socialmente? ¿Por qué hay personas que te caen bien de entrada, sin apenas conocerlas? ¿Qué es lo que tienen de diferente a las demás personas?

¿Qué características tienen las personas que suelen caer bien?

Es fácil deducir que existen ciertas cualidades que hacen que una persona te caiga bien, a ti y a la mayoría de la gente. De esas cualidades es de las que te hablaré ahora; por si quisieras ponerlas en práctica y ser, si no lo eres ya, de las personas que en general caen bien a todos.

Saben escuchar

Una de las cualidades que es común a las personas que suelen caer bien es esta, su capacidad para escuchar a los demás. Es decir, te prestan atención cuando les hablas, muestran interés por lo que tienes que contar.

Esto se traduce en que caerás mejor a otra persona si muestras tu interés en lo que te está contando, y evitas, por ejemplo, mirar el móvil mientras te habla.

Mantienen una postura cercana

Me refiero a una postura corporal, claro. Se suele aconsejar, para subir el estado de ánimo, o para demostrar cierta autoconfianza, que se mantenga una postura erguida y con la cabeza alta.

Sin embargo, si lo que quieres es caer bien, la postura debe ser más cercana. Inclinarte un poco hacia tu interlocutor y sonreír, es una buena forma de ser más cercano y caer bien. Además de que, esa postura, indica también tu intención de escuchar y mostrar interés.

No se quejan

Ya hemos hablado en otra ocasión de las consecuencias que tiene mantenerse en una queja constante. Cuando encuentras a alguien que se queja por todo, es posible que la soportes un día, tal vez dos, pero sin duda, a la larga, terminarás huyendo de ella.

Porque, una persona que se queja por todo, es una persona tóxica que nos produce rechazo. Así que, si pretendes caer bien, ahórrate la queja, caerás mejor y tu salud mental te lo agradecerá.

No critican a los demás

Es verdad que llevar chismes de un lado a otro puede crear cierta complicidad con algunas personas. Pero, ocurre lo mismo aquí que con la queja; si esa crítica es constante, vas a provocar rechazo.

Por otra parte, la mayoría de la gente sabe que, si alguien les trae muchos chismes, es muy probable que también los lleve, y eso suele ser un punto en contra. La gente que suele caer bien, ni critica ni hace juicios de valor.

Son auténticas y sinceras

Las personas que tú percibes como sinceras y auténticas, siempre te caerán mejor que aquellas que percibes como falsas, esas de las que sueles decir, “tiene algo que no me gusta”.

Y puede que estés pensando, ¿cómo sé yo que es auténtica? Pues, te diré que eso lo percibes, se nota cuando una persona es transparente y natural y cuando no lo es.

No aprovechan la ocasión para pedir

Te pongo un ejemplo para que me entiendas mejor. Si se te acerca alguien por la calle, muy amable y con una sonrisa, es posible que de entrada te caiga bien. Pero, si seguidamente intenta venderte una revista, por ejemplo, o te pide dinero para cualquier causa, es probable que deje de caerte bien inmediatamente.

Las personas que suelen caer bien, no utilizan a los demás para conseguir lo que quieren; no aprovechan para obtener un favor, sólo las respetan y las tratan bien.

Tienen un lenguaje no verbal positivo

Con esto quiero decir que su postura corporal es relajada, así como la expresión de su cara. Suelen mantener una sonrisa y te miran cuando les estás hablando.

No cae tan bien alguien que está excesivamente serio, tiene el ceño fruncido, o su postura y su cara expresan tensión.

No presumen de sí mismos

Esto es algo que nos suele caer mal de una persona, que hablen todo el tiempo de ellos mismos y no paren de alardear de sus logros y sus cualidades. Una persona que por lo general cae bien, no sólo no hace eso, porque simplemente no necesita llamar la atención de nadie, sino que además hace cumplidos a la persona con la que habla, eso sí, sin exagerar que es peor.

Por otra parte, estoy segura de que a ti te agrada que la gente con la que te encuentras, te llame por tu nombre. Pues bien, se sabe que caen mejor, las personas que se dirigen a los demás, llamándoles por su nombre.

Saben gestionar el contacto físico

Y te pongo un ejemplo, seguro que conoces a la típica persona que, cuando te habla, te toca el brazo cada segundo y medio. Me atrevería a decir que eso te pone de los nervios. No es que sea adivina; es que ese gesto suele molestar a casi todo el mundo. Las personas que suelen caer bien no lo hacen, claro está. Lo que sí que hacen es darte un abrazo cuando lo creen oportuno, un toque de comprensión o de apoyo, o un apretón de manos, sincero y con cariño.

Por último, una persona que cae bien, no hace bromas de mal gusto, nunca. Podrás saber si una broma es de mal gusto, si antes de hacerla, piensas en cómo te sentaría a ti si te la hicieran.

Ya sabemos que es casi imposible caerle bien a todo el mundo, pero, con estos comportamientos, sin duda, podrás caer bien a la mayoría de la gente con la que te relacionas.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.