Prevención del suicidio en adolescentes

//Prevención del suicidio en adolescentes

Conocer la noticia de que se ha suicidado una persona que conocemos, es algo que nos sobrecoge a todos. Pero, si esa persona es alguien muy joven como es el caso de un adolescente, aún el impacto es mayor.

Su entorno más cercano se preguntará cómo no se dieron cuenta de que algo ocurría; cómo es posible que no estuvieran más atentos para haberlo evitado. Algunos otros incluso, pueden pensar que habían notado un comportamiento extraño, pero nunca pensaron en la posibilidad de ese desenlace.

Por lo tanto, y aunque no siempre se puede evitar; tener más información de cuáles son las causas más frecuentes por las que un adolescente toma la decisión de suicidarse, podría ser de gran ayuda a la hora de prevenir una desgracia como esta.

Nunca estará de más, tener la posibilidad de ayudar a un adolescente que tiene problemas, que no sabe cómo abordarlos pero que tampoco pide ayuda. Esto es muy importante; ya que si bien es cierto que entre los niños el riesgo de suicidio no es excesivamente frecuente, éste aumenta considerablemente cuando llega la edad de la adolescencia.

prevención del suicidio en adolescentes

El Estrés de un Adolescente

La edad de la adolescencia, puede ser una etapa muy bonita, o quizás no tanto. Muchas veces resulta ser un periodo de bastante estrés, se les pide responsabilidad y que tengan un buen resultado académico, pero no siempre tienen la motivación necesaria.

Es una etapa en la que exigen libertad e independencia, porque sus relaciones sociales son lo más importante para ellos; pero tal vez eso no esté en consonancia con las normas que tienen en casa.

Los adolescentes se suelen sentir presionados, incomprendidos, etc. En definitiva, es una etapa complicada y todos lo sabemos. Claro que, todo esto por sí solo, no tiene por qué conllevar un riesgo de suicidio. Pero, unido a algunas otras circunstancias, podría ser que sí.

Algunas de esas circunstancias de riesgo son, por ejemplo, problemas de ansiedad o trastorno de depresión; cambios vitales importantes como el divorcio de los padres. O encontrarse sometidos a algún tipo de acoso.

Existen una serie de factores que hacen más probable que se lleve a cabo un suicidio o un intento del mismo. Claro que, no es posible predecir exactamente qué personas con alguno de esos factores llevarán a cabo un intento de suicidio.

Lo que sí se puede hacer es, observar a esas personas que pueden ser de riesgo, para, en la medida de lo posible, llegar a evitar la muerte.

Factores de riesgo que aumentan la probabilidad de suicidio

Los factores que indican riesgo son los siguientes:

  • Chicos que tienen algún trastorno psicológico, y en especial una depresión. Pero también altos niveles de ansiedad, un trastorno bipolar y consumo de drogas y de alcohol. De hecho, una gran mayoría de los jóvenes que se suicidan, tenían algún trastorno psicológico.
  • También son de riesgo las personas que ya han tenido con anterioridad un intento de suicidio; porque es probable que vuelvan a intentarlo.
  • Por supuesto, las personas que están sometidas a algún tipo de abuso, que puede ser de carácter emocional, sexual y también físico. Claro que, en muchas ocasiones en las que estos abusos existen, no suelen contárselo a nadie, por vergüenza o porque están siendo amenazados.
  • Otro de los factores de riesgo puede ser el sentimiento de que están aislados socialmente. Cuando no se sienten integrados en un grupo, por ejemplo, o bien, cuando tienen mala relación con sus padres o con otras personas de su misma edad. En estos casos, la sensación puede ser la de que no tienen un grupo en el que apoyarse.
  • Como decía antes, otro de los factores de riesgo es haber vivido una pérdida importante en su vida. Esto puede ser desde el divorcio de sus padres, la muerte de un ser muy querido para ellos, e incluso una ruptura amorosa.
  • La desesperanza con respecto a su vida y a su futuro, sumado a la baja autoestima, son otros dos factores de riesgo. Estas dos circunstancias además, suelen ser síntomas de una depresión.
  • Por otra parte, tener que enfrentarse a una orientación sexual, como es el caso de la homosexualidad, en una familia muy tradicional. O bien en un entorno social en el que no se sienten apoyados ni comprendidos, podría ser otro elemento de riesgo.

Cuáles son los comportamientos a tener en cuenta

Ante todos estos factores, hay algunos comportamientos de los adolescentes que se tendrían que tener muy en cuenta. A veces se piensa que ciertas conductas son únicamente una llamada de atención. Bien, en algunos casos puede que así sea, pero, por si no lo son, es mejor estar pendientes, tomar medidas y así, evitar lamentaciones después.

Estos son algunos de esos comportamientos:

  • Hablar con frecuencia de la muerte, de suicidarse, en general, de hacerse algún daño. Expresiones del tipo, “todos estarían mejor sin mi”, o “ya no voy a molestar más”, por ejemplo, son expresiones a tener en cuenta.
  • Hacer alusión frecuentemente al desánimo que sienten, a la poca esperanza que tienen sobre el futuro; o bien a culpabilizarse de todo o de muchas cosas, son elementos que tampoco se deben ignorar.
  • Aislarse de su entorno habitual; por ejemplo de su grupo de amigos, o incluso de la familia.
  • Perder totalmente el interés por actividades que antes le interesaban y le gustaban. Por ejemplo, el deporte o, un descenso importante en su rendimiento académico.
  • Cambios significativos en los hábitos que tenía en cuanto a comidas y a horas de sueño.
  • Desprenderse de objetos personales que son importantes para ellos, regalándolos a personas cercanas, por ejemplo.
  • Estar más triste de lo normal: retraído, más irritable, más ansioso, más apático, etc.

Qué hacer ante estos indicadores

Si ves alguno o varios de estos indicadores en un adolescente, presta atención y no los ignores; porque pueden ser algo más que una simple llamada de atención.

Exprésale tu preocupación por su estado, pero también tu apoyo y tus ganas de ayudarle.

Si te confía lo que le ocurre, no le quites importancia; porque para él sí que la tiene. Si tú no se la das, es posible que aumente su desánimo.

Si piensas que no eres la persona idónea para hablar con ese adolescente, por el motivo que sea; sugiérele a alguien de su confianza que lo haga.

En el caso de que se le pueda ayudar con un consejo, o tal vez solo con escucharle y apoyarle, estupendo. Si se trata de algo más grave, siempre será bueno pedir ayuda psicológica.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Prevención del suicidio en adolescentes
4.6 (92%) 5 votes

2018-12-12T18:33:30+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario