¿Cómo es el perfil de un maltratador psicológico?

maltratador psicológico

Compartir en tus redes:

Los maltratadores psicológicos presentan una serie de características comunes. Una persona que maltrata psicológicamente a otra, suele ser una persona con baja autoestima, y con poca seguridad en sí misma; autoestima y seguridad que intenta aumentar a medida que disminuye la de su víctima.

Estas personas no toleran en absoluto la frustración, y cuando la sienten se vuelven agresivos. Con el resto de personas que no son su pareja, suelen ser muy amables y serviciales. Con lo que es probable que nadie creyera que es una persona que maltrata a su pareja. 

En un principio, son personas encantadoras

Realmente esto no es un rasgo distintivo, ya que por lo general cuando establecemos una relación con alguien, sea del tipo que sea, todos intentamos ser amables y agradar a la otra persona.

Pero, sí que es cierto que un maltratador psicológico, no deja ver desde el principio que podría serlo. Al contrario, son personas absolutamente encantadoras; lo más probable es que te resulte una persona seductora, de las que nunca dirías que podría hacer ningún daño.

Son personas intolerantes

Cuando toman un poco de confianza, es cuando se puede ver su verdadera personalidad y son totalmente intolerantes. Es decir son personas rígidas que no respetan nunca la opinión, la conducta o las decisiones de los demás.

La única opinión que consideran válida es la suya; y reacciona de manera agresiva cuando la opinión de la otra persona no coincide con ésta.

Son personas autoritarias

No es de extrañar después de ver el punto anterior. Son personas autoritarias que consideran que su forma de actuar es la única correcta, así como la de pensar. Por lo tanto, los demás deben someterse a su voluntad.

Por supuesto, si no le obedeces, se enfadará; y no intentes negociar y llegar a un acuerdo, no está por la labor, solo tienes que obedecerle. Es muy sencillo, todo lo que no coincida con su manera de ver las cosas, simplemente no es correcto.

Son manipuladores expertos

No tienen ningún problema en hacer uso del chantaje emocional con su víctima para conseguir aquello que quieren. La manera de hacer chantaje puede ser intimidando a su víctima, hacerle sentir culpable si no hace lo que pide; e incluso fingir una enfermedad si con ello logra su objetivo.

También pueden adoptar el papel de víctima cuando es necesario con algo como “tú no me quieres, si me quisieras…” por ejemplo. La idea es desestabilizar emocionalmente a su víctima, para obtener un beneficio propio.

Tienen una gran inestabilidad emocional

Son personas que no tienen ninguna capacidad para controlar sus emociones, por lo que, podrían estar de muy buen humor, y al minuto siguiente tener una reacción agresiva. Este rasgo produce en su víctima miedo y una gran ansiedad; porque nunca sabe cómo estará de humor, ni cómo va a reaccionar en cada momento.

Son personas muy críticas

Puesto que consideran que lo que hacen y lo que piensan es lo único correcto, todo lo demás lo criticarán y de una forma poco constructiva. Desde luego, su intención no es ayudar a otros a mejorar, sino la de hacer daño porque disfruta con ello.

Por otra parte, no encaja nada bien las críticas hacia sí mismo. Si le haces alguna crítica, por constructiva que sea, se ofenderá, se enfadará y reaccionará de manera muy agresiva. Sobra decir que su capacidad de autocrítica es totalmente nula.

Son personas rígidas

Tienen una forma de pensar muy rígida, la única verdad es la suya, por lo que no negocian, no dialogan y no buscan llegar a acuerdos. Están convencidos de que solo ellos tienen la razón.

Procuran aislar a su víctima

Lo procuran y lo consiguen. Aíslan a su víctima de cualquier otro contacto que no sea él mismo, de su familia y de sus amigos. Consigue que la víctima se sienta amenazada, y que le dé miedo hablar con otras personas, por lo que termina por no hacerlo.

Son personas controladoras

Sin duda, necesitan tenerlo todo controlado, especialmente a su víctima. En realidad tienen una gran inseguridad, y controlar a los demás les hace sentir superiores.

Sus promesas son falsas

Si en algún momento perciben que pueden perder el control que ejercen sobre su víctima, les piden perdón y prometen cambiar. Parecen arrepentidos de verdad, pero no lo están en absoluto, nunca se arrepienten de lo que hacen.

Esa promesa de cambio es falsa, y en breve, volverán a actuar como antes. Pero no solo es mentira esa promesa, en general son bastante mentirosos.

No sienten empatía

Después de todo lo anterior, no suena extraño que no sean empáticos. Pues no, no lo son para nada.

Como ves, son rasgos que, prestando un poco de atención, no son tan difíciles de detectar. Si conoces a alguien con estos rasgos, no te esfuerces, no intentes que razone, no pretendas negociar, ni que cambie su actitud. Como te decía, es mejor que pongas tierra de por medio.

Rosa Armas
Colegiada T-1670

psicólogo 24 horas

¿Necesitas hablar con un psicólogo? Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores