Para qué sirve la terapia de pareja

//Para qué sirve la terapia de pareja

Nadie dijo que la convivencia en pareja fuera fácil. De hecho, en muchos momentos no lo es.

En toda relación de pareja, pueden surgir a diario diferentes conflictos de todo tipo, que ponen a prueba la estabilidad de la misma. Y, una pareja que se mantiene junta mucho tiempo, no es la que no tiene ningún conflicto; sino la que aprende a resolverlos.

Esa es la función de la terapia de pareja: enseñar a resolver los conflictos que puedan surgir.

Lo que suele ocurrir con más frecuencia cuando existen problemas en la pareja, es que uno de ellos plantee o bien proponga al otro acudir juntos a una terapia;  y el otro no lo acepte.  Con lo que si no es una decisión conjunta, no habrá nada que hacer al respecto.

para que sirve la terapia de pareja

Motivos más frecuentes para ir a terapia

El aumento en las discusiones, la rutina en la vida diaria, la falta de comunicación o la ausencia de relaciones sexuales, son los motivos más frecuentes por los que una pareja puede decidir acudir a una terapia de pareja. Para salvar la relación; o por lo menos para intentarlo.

Pero, como cada relación es muy diferente, los motivos pueden ser muchos más. Puede que no haya una falta de comunicación, sino una comunicación inadecuada.

Es posible que la pareja no sepa negociar y llegar a acuerdos; cosa que es fundamental para tener una buena convivencia. Podría ser que con los años se hayan perdido el respeto; y no sepan cómo recuperarlo. E incluso, podría tratarse de un problema de celos.

Cuándo se debe acudir a terapia de pareja

Lo primero a tener en cuenta para ir a terapia de pareja, es que los dos miembros estén de acuerdo en ello. Cuando los dos tengan el mismo objetivo a conseguir. No serviría de nada acudir a terapia cuando uno de los dos quiere salvar la relación; y el otro quiere romperla. En estos casos, la terapia no sirve para nada.

Por otra parte, no hay un momento ideal para pedir este tipo de ayuda. Pero, es cierto que habría de hacerse cuando los dos sientan que las cosas no están bien; cuando sientan que no hay un entendimiento entre ellos y quieran solucionarlo.

Como decía, pueden ser muchos los motivos de conflicto; con lo que cada pareja debe decidir cuándo les puede venir bien recibir ayuda.

La realidad es que la mayoría de las parejas que acuden a terapia, llevan ya muchos años con problemas. Y cuando deciden pedir ayuda, es ya como último recurso.

Según algunos estudios centrados en las parejas que acuden a terapia, la mayoría suele esperar entre cinco y seis años para ello; después de haber notado que la relación no funciona todo lo bien que debería.

Por supuesto, la terapia tendrá más éxito si se realiza desde el momento que aparece el problema, que si se dejan pasar los años: esperando a que el conflicto se resuelva por sí solo.

Cuáles son las funciones de la terapia de pareja

En primer lugar, hay que evaluar cuál es exactamente el problema o la causa del conflicto. Muchas veces, una pareja acude a terapia por una serie de problemas que, podría ser que estén enmascarando a otros muy diferentes.

En algunas ocasiones, la pareja continúa junta por motivos como un interés económico, por dependencia de uno de los dos, o de los dos, porque no quieren estar solos. Pero no porque siga habiendo amor entre ellos. Si es este el caso, ninguna terapia podrá solucionar esa circunstancia.

Otra de las funciones de la terapia de pareja, es enseñarles a que su forma de comunicarse, sea un diálogo entre dos personas y no un monólogo de uno de ellos. Enseñarles a expresar sus molestias o sus necesidades, de manera adecuada, es decir, sin la necesidad de hacer daño al otro. Aprender a escuchar y comprender a la otra persona. A sentarse a hablar cuando sea necesario hacerlo, sin tener que dar gritos.

Las parejas en terapia pueden aprender también a negociar; y llegar a acuerdos en los que no salga perjudicado ninguno de ellos. Esta parte es imprescindible para que una pareja mantenga una buena relación; ya que cada uno tiene sus preferencias, gustos, forma de ver las cosas, opiniones, ideas, etc.

Negociar y llegar a acuerdos en la pareja

Entonces hace necesario negociar en muchas ocasiones, como por ejemplo, quién se encarga de unas tareas y quién de otras; qué actividades se hacen en común y cuáles por separado, dónde se van de vacaciones, etc.

Además, se les puede dar pautas que les ayuden a reactivar su vida sexual; si es que fuera ese el problema por el que decidieron ir a terapia.

Las cosas que pueda decirle un miembro de la pareja al otro, o bien, la manera de decir esas cosas, puede interpretarse por la otra persona como una falta de respeto. Pero, es posible que no solo sea una interpretación; sino que realmente haya faltas de respeto, porque no exista un trato de igualdad. Este es otro de los aspectos que pueden trabajarse en terapia.

En algunas ocasiones, la intención de uno de los miembros de la pareja al ir a terapia, es que el otro cambie y se adapte a él, o a ella. Considera que, el origen de los conflictos es únicamente la actitud o el comportamiento de la otra persona. Cuando esto ocurre, la terapia tampoco sirve de nada; ya que en un problema de pareja, nunca tiene la responsabilidad uno de los dos, sino los dos.

Por último, puede ocurrir que, durante la terapia, o al final de ella, la pareja decida romper su relación. Para esto también puede servir la terapia de pareja: para que haya una separación lo más civilizada posible.

Y es que, a veces, la separación de la pareja es la mejor alternativa de todas.

En definitiva, cuando hay problemas que no sabemos cómo resolver, es mucho mejor pedir ayuda, que esperar a que la situación cambie sola…porque esto, casi nunca ocurre.

 

Rosa Armas.
Colegiada T-1670.

Para qué sirve la terapia de pareja
4.5 (90%) 6 votes

2018-06-06T20:40:36+00:00Artículos de Psicología|

2 Comments

  1. Lissette santos 8 junio, 2018 en 09:54 - Responder

    Para mi es de suma importancia la terapia de parejas , porque a la vez nos enseña los que la convivencia en la pareja cuando no hay acuerdos en ambos

    • Psicólogo en Casa 11 junio, 2018 en 17:59 - Responder

      Así es Lissette, gracias por tu comentario!

Deje su comentario