Sin duda muchas veces habrás pensado que el tiempo se te escapa de las manos y que no eres capaz de aprovecharlo bien. Andas todo el día de un lado a otro sin parar, y aún así, no haces todo lo que querrías. Esa sensación de agobio, de no llegar a todo lo que te habías planteado, de ir todo el tiempo con prisas, no sólo es desagradable; sino que también es muy frecuente.

Cómo organizar tu tiempo de forma efectiva

Claro que también hay personas que hacen muchas cosas y tienen tiempo para todo. En realidad, todos tenemos la misma cantidad de horas al día…por lo tanto, la sensación de no llegar a todo, es más un problema de organización que de falta de tiempo. Siempre y cuando no llenes el día de tantas cosas, que sea físicamente imposible hacerlas todas.

Organizar nuestro tiempo para poder tener la sensación de que lo hemos aprovechado como queríamos, no es una habilidad con la que nacemos, por lo que, es algo que podemos ir aprendiendo y mejorando cada día. Y, como te decía, no es cuestión de que unos tengan más tiempo que otros; es cuestión de saber organizarlo, de crearnos nuevas costumbres…y tal vez, de abandonar algunas otras que no nos vengan bien.

Aprender a organizar tu tiempo es posible

Tal vez pienses que es que eres muy desorganizado y no vas a poder gestionar tu tiempo de forma adecuada. O, tal vez pienses que tienes tantas cosas que hacer, que no será posible organizar bien todo eso.

Pues sí: sí que se puede organizar, siempre que te lo propongas. Pero, si realmente fuera verdad que tienes más actividades de las que puedes llevar a cabo en un día, entonces, no estás organizando mal tu tiempo; estás organizando mal tu agenda.

En ese caso, puede ser que estés calculando muy mal el tiempo que tardas en hacer cada cosa, o bien estás asumiendo responsabilidades que no son tuyas. O tal vez no dices que no a nada, y al final llenas la agenda en exceso. O quizás, te crees Supermán y no pides ayuda a nadie.

Si por el contrario tienes una agenda realista y aún así no puedes con ella, es posible que tengas ciertas costumbres, que son las que te roban el tiempo.

Cómo organizar tu tiempo de manera efectiva

Por supuesto, no hay ninguna técnica que sea infalible, ni para esto ni para nada. Pero sí que puedes aprender a organizar un poco mejor tu tiempo, con los siguientes consejos.

Reservar tiempo libre

Para empezar, es una muy buena idea dejar una cantidad de tiempo al día, el tiempo que cada uno se pueda permitir, para hacer todas esas cosas que te gustan o te entretienen; pero que no son ni importantes ni urgentes. Este espacio de tiempo, te puede ayudar y mucho a organizar el resto, y te explico por qué.

Si dejas para ese momento, actividades como, revisar las redes sociales, escuchar el vídeo que te ha llegado por whatsapp y que dura cinco minutos y treinta y ocho segundos, contestar mensajes de amigos que no era urgente contestar antes…en definitiva, cosas que no eran ni urgentes ni importantes, tendrás menos elementos que te distraigan de tus otras actividades que sí lo son.

Por tanto: cuando surjan cosas personales que te distraigan, puedes dejarlas para ese rato que has reservado para ti.

Haz las tareas de una en una

El punto anterior, como te decía, te puede ayudar a no distraerte de esas tareas que sí que son importantes. Y es que, nuestro cerebro está diseñado para atender y concentrarnos en una tarea cada vez, no en varias al mismo tiempo.

Por lo tanto, si estás por ejemplo intentando terminar un informe que has de entregar, y paras cinco minutos para escuchar un vídeo que te llegó por whatsapp, perderás la concentración; y tendrás que retomarla después. Cosa que te hará perder el tiempo.

Así que, las tareas, de una en una, que si no, no harás ninguna bien.

Evita las interrupciones

Si estás haciendo algo en concreto, ya sea en casa o en el trabajo, y te acuerdas de otra que has de hacer, o bien te lo encargan en ese momento, apúntalo para cuando termines lo que estás haciendo. Dejar algo a medias para empezar otra cosa, te hará también perder el tiempo.

En el caso de que necesites estar muy concentrado para hacer una tarea, evita, en lo posible, que se te interrumpa. Pon el teléfono en silencio y avisa al entorno de que no te molesten durante el tiempo que creas que vas a necesitar.

Apúntalo todo

Las agendas, una herramienta muy útil. Para organizar bien tu tiempo, es mucho mejor apuntarlo todo en una agenda, que dejarlo en tu memoria. Para qué vas a gastar esa energía, si hay papel donde puedes apuntarlo.

Eso sí, es mejor que planifiques una agenda realista. Empieza por orden de importancia o de urgencia. Calcula cuánto tiempo vas a tardar en hacer cada cosa, aproximadamente claro, contando con los desplazamientos si tienes que hacerlos, pero también con los imprevistos.

Por ejemplo, en un recorrido de diez minutos, puedes encontrarte con un atasco y tardar veinte. Apunta la tarea concreta que quieres hacer, y, si es algo que sabes que no terminarás en el mismo día, puedes ponerte un plazo de tiempo, por ejemplo, “trabajar en el informe durante media hora”.

Ten la agenda siempre a mano, para consultarla o para anotar cosas que vayan surgiendo, de esta manera, no se te solaparán unas con otras, y lo tendrás todo organizado. Puedes incluso, mirar por la noche, lo que has de hacer al día siguiente.

Para cosas que no se te deben ni se te pueden olvidar, es muy práctico utilizar los avisos en el teléfono móvil.

Mantén el orden a tu alrededor

Siempre que te sea posible, mantén tu entorno ordenado. El desorden puede agobiar y hacer más difícil la concentración.

Delega

Aprende a delegar aquellas tareas que no tienes por qué hacer tú necesariamente, y que, podría hacer otra persona por ti. Esto, sin duda, te ahorrará algo de tiempo.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.