No me gusta que me halaguen

no me gusta que me halaguen

Compartir en tus redes:

Por lo general, no nos disgusta recibir un halago, y que nos digan aquello que hacemos bien o lo que a alguien le gusta de nosotros. Y digo por lo general, porque hay quien sí que se incomoda con ellos. Pero incluso, hay quien directamente odia que le hagan un elogio.

Y a ti ¿te gusta que te hagan un elogio? ¿Cómo sueles responder cuando alguien te hace un halago? ¿Cómo reaccionas ante un cumplido? ¿Te resulta agradable que los demás reconozcan tus buenas cualidades, o por el contrario te hace pasar un mal rato? 

Aunque no lo creas, la forma en que respondes a un elogio, esa forma en que recibes un halago, tiene mucho que ver con cuál es la valoración que haces de ti mismo.

A  algunas personas, el hecho de que les feliciten por una cosa bien hecha, o que les hagan un elogio por cualquier motivo, les hace sentir bien. Les sirve para sentirse aceptadas por quienes les elogian, y les produce bienestar. Sin embargo (aunque te cueste creerlo) para otras personas recibir un elogio es un auténtico bochorno; les hace sentir vergüenza y no saben ni cómo reaccionar, ni qué decir.  

Ya ves que hay algunas diferencias en las reacciones y respuestas ante un elogio. Pero ¿cuál es el motivo de estas diferencias? ¿Por qué a unos les agrada recibir elogios y otros lo llevan tan mal que preferirían meter la cabeza bajo tierra cuando reciben uno?

La clave está en tu autoestima 

Pues la diferencia está en si tienes una buena autoestima, o no. 

Como ya sabes, las personas que tienen baja autoestima tienen un concepto muy pobre de ellas mismas, y su valoración sobre sí mismas no es demasiado buena. Por lo tanto, recibir un cumplido contradice lo que ellas mismas piensan, y esto les incomoda y les da vergüenza. Además de incomodarles, muchas de ellas pueden pensar que ese elogio tiene una doble intención, como por ejemplo una burla encubierta, o bien que quien les elogia busca sacar algún beneficio de ella.

Dicho de otra forma, alguien con baja autoestima no termina de creerse ese elogio, con lo que buscan un motivo encubierto para explicarlo. Por el contrario, quien tiene una buena autoestima, es perfectamente consciente de sus debilidades, pero también de sus fortalezas. Por lo tanto, recibir un elogio acerca de esas fortalezas no les supone ningún problema, ninguna contradicción con lo que ellos mismos piensan. Simplemente lo aceptan como parte de sus cualidades positivas que ellos mismos, como te digo,  son capaces de reconocer.

Los halagos en el ámbito de la pareja 

Según algunos estudios, parece ser que esa incomodidad ante los elogios que tienen las personas con baja autoestima, será más pronunciado si quien les elogia es su pareja. 

Esto tiene una explicación: y es que cualquier cumplido que venga de la pareja, hace que la persona con baja autoestima se sienta en la obligación de cumplir con esas altas expectativas de su pareja. 

Y claro, como no se siente capaz, piensa que terminará por decepcionar a su pareja, y que ésta se alejará inevitablemente. 

Por qué nos puede costar aceptar un cumplido

Además de cómo tenemos la autoestima, hay algo más que influye a la hora de sentirnos incómodos ante un elogio, y es cómo nos educaron. 

Nos enseñaron (aunque sea de manera implícita) que no debemos ser presumidos ni vanidosos, que es mejor que seamos humildes y no alardeemos de casi nada. Para muchas personas, el que puedan verlas como presumidas no les agrada. De hecho, yo he escuchado, y seguro que tú también, a mucha gente que cuando dicen algo positivo de ellas mismas añaden “está mal que yo lo diga pero…”. Pues mira, no: no está mal que tú lo digas, lo que realmente está mal es que hables mal de ti mismo.

Por otra parte, no es habitual que a los niños se les refuercen sus cualidades positivas y sus logros. Por el contrario, se les está constantemente recordando sus errores, con intención de corregirlos eso sí. Pero claro, esto con el tiempo hace que nos centremos mucho más en lo que hacemos mal y en nuestros defectos, que en nuestras cualidades más positivas.

Desde luego, lo ideal sería no olvidarnos de lo más negativo, pero tampoco de lo positivo. 

Cuál es la respuesta ideal a un cumplido. 

Como te digo, hay a quien le incomoda mucho recibir un elogio y no sabe cómo contestar. Sin embargo, es muy sencillo. Si recibes uno, ya sea por algo que has conseguido, o por una cualidad que tienes, piensa que la persona que te lo hace está mostrando su admiración por ti, te está valorando. Así que valóralo tú también, y mirando a la persona, con un simple “gracias, eres muy amable” es suficiente.

Para llegar a aceptar un cumplido de manera natural y sin que te incomode, tendrías que tener muy claro cuáles son tus cualidades positivas y tus habilidades. De esta forma no te costará aceptarlos y agradecerlos. 

Qué es lo que no debes contestar ante un cumplido. 

Tu manera de reaccionar ante un elogio como te digo, dice mucho de cuál es la valoración que haces de ti mismo. Y las respuestas que das a ese elogio, también. 

Así que hay algunas respuestas que es mejor que no des a un elogio. No porque esté mal, sino porque no son las mejores para reforzar tu autoestima. 

  • Una de ellas es quitarle importancia. Decir que no es para tanto, o que ha sido cuestión de suerte, o bien que te han ayudado y el mérito no es tuyo (por ejemplo) es quitarle importancia a eso que la otra persona está valorando de ti. Si haces eso puedes incomodar a esa persona, pero también podría ocurrir que esa persona le quite importancia igualmente y dejara de valorar esa cualidad tuya.
  • Otra cosa que no debes hacer es pensar, y mucho menos decir, que te están tomando el pelo con ese cumplido. Salvo raras excepciones, un elogio no se hace para burlarse de la otra persona, se hace porque realmente se piensa. Y creer que se burlan es otra manera de no valorar esa cualidad que te están elogiando. 
  • Por último, no le devuelvas el elogio a la persona que te lo hace quitándotelo a ti. Es decir, si consideras que la persona que te está elogiando también merece un elogio, no le digas eso de “no, tú sí que lo haces bien”. Por el contrario, puedes decir “tú también lo haces muy bien”. De esta manera le haces el cumplido, pero sin quitarte el que te hizo a ti. 

Por lo tanto, cuando alguien te haga un elogio, piensa que seguramente es porque te lo mereces. Así que sonríe y dale las gracias, sólo eso.   

Rosa Armas

Colegiada T-1670

psicólogo 24 horas

¿Necesitas hablar con un psicólogo? Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores