Qué hago si mis hijos no aceptan a mi pareja

mis hijos ºno aceptan a mi pareja

Compartir en tus redes:

La circunstancia de que se haya terminado la relación de pareja que teníamos, no implica que no queramos tener otra pareja, una vez hayamos superado ese mal trago, claro está. De hecho, lo más habitual es que pasado algo de tiempo volvamos a iniciar una nueva relación. 

Por lo general, eso no supone ningún problema. Pero a veces sí. A veces, te podrías encontrar con el problema de que a tus hijos no les gusta tu nueva pareja, y no dudan en ponerte las cosas difíciles.

Quizás te haya pasado algo parecido a eso.  Has roto con tu pareja, con el padre o madre de tus hijos, y después de haber pasado el duelo correspondiente, has conocido a otra persona, con la que has iniciado una relación. 

Todo es maravilloso, o lo sería si no fuera porque tu hijo, o tus hijos, no aceptan a tu nueva pareja. 

Para los niños, la familia es el lugar donde sienten la mayor seguridad, y lo que quieren  es que sus padres estén juntos. Incluso después de un tiempo de estar separados, los niños siguen soñando con que sus padres vuelvan a estar juntos. 

Por lo tanto, si después de una ruptura (que lo más frecuente es que vivan muy mal, o al menos no demasiado bien) llega otra persona a casa, o por lo menos a su vida..y pueden interpretar que esa persona les va a quitar a su mamá, o a su papá.

Pero además, con la llegada de una nueva persona, verán roto ese deseo de que sus padres vuelvan a estar juntos. Esto puede ser para ellos algo muy difícil de llevar, y es muy frecuente que se nieguen a aceptar a esa persona, con lo que si estás viviendo esta situación sería bueno que supieras qué hacer.

Qué reacciones puede tener tu hijo ante tu nueva pareja

La reacción que puede tener tu hijo con tu nueva pareja va a depender de muchos factores como pueden ser la edad del niño, la madurez que tenga, o cómo se tomó la separación, entre otros. 

Hay que tener en cuenta que el origen de esa nueva relación ha sido una pérdida. Ya sea por divorcio o por fallecimiento, la realidad es que ha habido una pérdida, tanto para ti como para tus hijos. Por lo tanto, lo normal es que necesiten algún tiempo para adaptarse a esa nueva situación. 

Mientras pasa ese tiempo que es lo normal, sus reacciones pueden ser alguna o varias de las siguientes: 

  • Puede presentar algo de ansiedad, o bien algunos síntomas depresivos. Dicho de otra manera, puedes notar que está más nervioso e inquieto de lo normal. Pero también puede estar más callado, más triste o más tranquilo de lo que es habitual. 
  • Si es un niño pequeño, podría tener rabietas con más frecuencia de lo habitual.
  • Llamadas de atención constantes. Por ejemplo teniendo celos, porque desde la separación, le habías dedicado todo el tiempo, y ahora tiene que compartir ese tiempo con otra persona.
  • Puede desarrollar un apego excesivo con su progenitor, o bien todo lo contrario, es decir, mantenerse alejado y aislado más tiempo.
  • Rechazará a tu pareja, si él o ella hacen el intento de acercarse. Ese rechazo se puede traducir en no hablarle, e incluso ni mirarle.
  • Podría estar más irritable ahora, además de empezar a tener pesadillas. En niños que son aún pequeños, podría haber un retroceso en  algunas conductas, como por ejemplo la de volverse a hacer pis en la cama, si ya habían dejado de hacerlo, o volver a reclamar el biberón si ya lo habían dejado.
  • En niños algo más mayores, como adolescentes o cercanos a la adolescencia, puede haber faltas de respeto, tanto a ti como a tu pareja; malas contestaciones, una rebeldía muy acusada, entre otras muchas actitudes fuera de tono, que no eran habituales en el niño. 

Qué puedes hacer si tu hijo no acepta a tu pareja

Hay algunas conductas por tu parte, que pueden suavizar la situación.

  • Si aún estás a tiempo, habla con tu hijo de tu nueva relación, antes de que se conozcan en persona. De esta forma, ya estará informado y la noticia no le pillará de sorpresa. Esto le puede ayudar a ir haciéndose a la idea de la nueva situación. 
  • Aunque, también podrías empezar un poco más despacio, por ejemplo, nombrar a tu pareja con cierta frecuencia, como de un amigo o amiga especial, contarle a tu hijo algo de ella, y, cuando te parezca adecuado, preguntarle si quiere conocerla.
  • En un principio, sería mejor que los encuentros fueran en lugares neutrales, y que no fuera directamente en tu propia casa. Y es que, además de ser tu casa, también es donde vive tu hijo, y quizás llevar a esa persona a tu casa, puede interpretarse como algo invasivo. 

Ten mucha paciencia

Si una vez presentados o ya conviviendo, ves alguna de las conductas que te contaba más arriba, ten mucha paciencia. Ten en cuenta que, si a los adultos hay situaciones que no nos gustan, y para las que necesitamos tiempo de aceptación y de acostumbrarnos a ellas, para los niños es exactamente lo mismo. 

Así que ármate de paciencia, y entiende esas actitudes y conductas como su manera de protestar por una situación que aún no ha asumido ni aceptado. 

Habla con tu hijo

El hecho de que sea un niño, no implica que no se le deba tener en cuenta, que no debas tener en cuenta lo que piensa.  

Por tanto, habla con él, explícale tu necesidad de rehacer tu vida después de la ruptura, eso sí, habla de manera que lo entienda, teniendo en cuenta su edad. 

Explícale también, que esa nueva persona, no tiene la intención de sustituir a su madre o a su padre. Y además, que sigue contando contigo, y con su madre o su padre, para poder hablar de lo que necesite o le preocupe en cada momento. 

Hablar con tu hijo y escucharle, siempre puede suavizar las cosas y ayudar a que pueda llevar mejor la situación. 

Pon límites

Si tu hijo tiene faltas de respeto con tu pareja, deberás actuar de la misma manera que si lo hiciera con otra persona, o contigo mismo/a, poniéndole los límites oportunos. 

Si tu hijo te pidiera explicaciones, recuerda que la decisión de tener  una nueva pareja es tuya, y tu hijo no tiene por qué darte el visto bueno. Dile que tendrá que respetar tu decisión, de la misma forma que tu le respetarás cuando escoja a su pareja. 

Organiza actividades con tu hijo y con tu pareja

Si planificas alguna actividad conjunta, sobre todo si es algo que a tu hijo le guste mucho, facilitará que tu hijo acepte a tu pareja al poder compartir con él, o con ella, momentos gratificantes. 

Pero dale su tiempo, porque puede que no lo consigas desde el principio. Con un poco de tiempo, y si no se llevan mal del todo, podrían incluso hacer alguna actividad ellos, sin que tengas que estar tú, así podrían conocerse mejor.

Al mismo tiempo, no obligues a tu hijo a tener muestras de afecto con tu pareja, si no le sale, no le obligues, ya lo hará cuando quiera. 

Pasa tiempo a solas con tu hijo 

Este punto es muy importante. Es importante porque deberás demostrarle a tu hijo que, a pesar de que hay algunos cambios, sigue siendo lo primero para ti. Esto está bien decirlo,  pero está mejor aún demostrarlo. 

Cuidado con tu sentimiento de culpa. 

Podría ocurrir que, te sientas algo culpable por todos esos cambios y por el hecho de que tu hijo no lo esté llevando demasiado bien. Ese sentimiento de culpa, se podría traducir en permitirle al niño todo lo que quiera, para sentirte tu aliviado/a. 

Cuidado con eso. A la larga te puede pasar una gran factura.

Aún con todo lo anterior, lo más importante será tu paciencia y tu comprensión. Dale tiempo, dale el tiempo que necesite, verás que poco a poco las cosas se normalizan.

Rosa Armas

Colegiada T-1670

psicólogo 24 horas

¿Necesitas hablar con un psicólogo? Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores