Mi pareja me ignora

mi pareja me ignora

Compartir en tus redes:

Mi pareja me ignora, ¿qué puedo hacer? Esta, es una consulta que se hace a los psicólogos con bastante frecuencia. Y es que, siempre lo digo, en un principio es todo muy bonito e idílico; sin embargo, es perfectamente posible que se llegue a este punto de indiferencia en una relación de pareja. 

Esto puede ocurrir de muchas maneras: no tener en cuenta tu opinión, no dejar que te expreses cuando quieres hablar, no contestar a tus mensajes, no dirigirte la palabra o actuar como si no estuvieras son algunos ejemplos. Y claro, todas las maneras de ignorar a la otra persona son dolorosas para ella. Sin embargo, lo peor de estas situaciones es no saber qué hacer para solucionarlas.  

Muchas personas deciden responder a la indiferencia de su pareja con más indiferencia, es decir, pagarle con la misma moneda. Pero esto sólo conseguirá agravar el problema, y lo mejor siempre será el uso del diálogo. Así que si te encuentras en esta situación, quiero proponerte unas ideas que podrían ayudarte a solucionarlo. 

De qué manera tu pareja te ignora

Lo más habitual, es que se ignore al otro no contestándole. Es decir, utilizando el silencio o, lo que comúnmente llamamos «la ley del hielo». Esto se suele utilizar en persona, pero también por mensajes o llamadas, cuando simplemente no te contesta ni a uno ni a la otra. 

En definitiva: se trata de actuar como si el otro no estuviera, o lo que es lo mismo, ningunearle. Y esto está considerado como una forma de hacer violencia psicológica.

Pero cuidado, porque no se trata de que en un momento puntual no te haya contestado un mensaje; o que tras un enfado o discusión, te deje de hablar por un rato. O incluso, que tu pareja no te esté escuchando en un momento, porque está distraída con otra cosa. Puede ser incluso, que durante una discusión, tu pareja opte por no contestar para que las cosas se calmen y poder hablarlo después con más tranquilidad. Se trata de que esta actitud de indiferencia se produzca de manera constante y continuada; entonces es cuando podemos decir que tu pareja te ignora, y que está utilizando contigo un tipo de violencia. 

¿Por qué te ignora tu pareja? 

Bueno, son varios los motivos por los que tu pareja te puede ignorar. Habría que valorar cada uno por separado. Sin embargo, cuando el ignorarte no es una cosa puntual o por despiste, los motivos más frecuentes son: 

  • Por orgullo: las personas muy orgullosas, pueden enfadarse y dejar de hablarte si no se salen con la suya o no les das la razón. 
  • Para manipularte: ignorarte es una manera de hacerte chantaje, haciéndote sentir culpable. Es decir “no te hablo hasta que termines por ceder y hagas lo que yo quiero que hagas”. Cuidado con esto. 
  • Pero también puede ser que tu pareja tenga algún problema fuera de la relación, un problema que le preocupa y que no quiere contarte para no preocuparte a ti también. 

Qué es lo que no debes hacer en estos casos. 

Ya te adelantaba antes que la mejor idea no es que tu hagas lo mismo. Utilizar también la indiferencia con tu pareja sólo agravará las cosas. 

Por otra parte, no interpretes por tu cuenta lo que le ocurre. Con esto, conseguirás aumentar tu ansiedad y probablemente no adivines lo que le pasa.  Sólo sabrás con seguridad lo que le ocurre, si te lo dice. Aunque, si sospechas que ese silencio es un intento de manipularte, valora bien si quieres ceder o no: porque si lo haces, es posible (y además probable) que esa conducta se repita en muchas más ocasiones. 

Qué es lo que sí puedes hacer

Como te decía antes, para poder solucionar esto lo mejor es tener una conversación con tu pareja. Te propongo la forma de hacerlo, pero no te aseguro el éxito. Porque para solucionarlo, depende en gran parte de la otra persona. 

  • Reflexiona sobre cómo te hace sentir esa situación. Piénsalo bien. Pero no vale eso de “me hace sentir mal”, porque eso es obvio. Piensa en qué sentimiento concreto te produce esa conducta exactamente, para que llegado el momento, se lo puedas expresar a tu pareja. 
  • Cuando tengas eso claro, elige un momento que te parezca adecuado y pregunta a tu pareja qué le ocurre. Mejor no avises con eso de “tenemos que hablar”, eso puede crear malestar ya de entrada. Tampoco tienen por qué estar los dos sentados para darse la conversación, se puede hacer mientras se realiza otra actividad, e incluso esa puede ser mejor opción, que la de sentarse en un sofá, frente a frente,  para hablarlo. 
  • Pero ahora llega lo que no depende de ti, sino de tu pareja. Que realmente te diga qué le ocurre y por qué se comporta de esa manera. No siempre es fácil, porque puede andarse por las ramas con, no me pasa nada, o no sé lo que me pasa, o estoy algo cansado/a,… Haz lo posible para que concrete y te diga qué le ocurre. 
  • Pero quizás, no se vaya por las ramas y realmente le ocurra algo. Algo que no tenga que ver contigo, como algún problema en el trabajo, por ejemplo. En ese caso y si te lo cuenta, podrás entender su actitud y quedarte más tranquilo/a. 
  • Tanto si consigues que te lo cuente, como si no, entonces debes ser tú quien le diga cómo te hace sentir su actitud, por eso el primer punto que te contaba. Explícale cómo te sientes cuando se comporta de esa manera, dile que te gustaría que dejara de hacerlo, porque esa actitud puede terminar por dañar la relación, y, que si tiene problemas fuera de la relación, lo normal es que los comparta contigo, para que tú puedas entender. Recuerda que estás tratando un tema importante para tu relación de pareja, así que no utilices un tono de voz agresivo, pero sí que debes hablar con firmeza. 

Dicho todo lo anterior, lo más lógico sería que tu pareja cambiara su actitud, aunque no te haya dicho nada en concreto de por qué actúa así. Pero, si ves que pasa el tiempo y no hay ningún cambio, entonces, tal vez tendrías que plantearte si ese es el tipo de relación que quieres y qué puedes hacer con ella. 

Rosa Armas

Colegiada T-1670 

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores

¿Necesitas hablar con un psicólogo?
Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año