Los trastornos psicosomáticos

//Los trastornos psicosomáticos

Se entiende por trastorno psicosomático, a todo síntoma, dolor o molestia de carácter físico, que no encaja con ninguna enfermedad orgánica; con lo cuál, se atribuye su origen y mantenimiento a alguna variable psicológica.

Dicho de otra manera: son todos aquellos trastornos en los que nuestras características psicológicas tienen un papel definitivo a la hora de crear o agravar una enfermedad física.

trastornos psicosomáticos

Malestares psicológicos y físicos

Todos sabemos que, cualquier enfermedad que podamos tener, va a provocarnos un malestar psicológico, como podría ser miedo o preocupación.

Pues bien: del mismo modo, en los trastornos psicosomáticos hay un factor psicológico que desencadena una serie de síntomas y enfermedades físicas; llegando algunas de ellas a ser bastante serias. Con lo que no solo podemos tener un problema de salud orgánico; sino que además habrá de fondo un malestar emocional importante.

Existen muchos ejemplos de problemas físicos causados por estados psicológicos; como puede ser una subida de la tensión por un estado ansioso, o que a una persona se le nuble la vista ante los nervios de un examen. Incluso, puede haber dolor físico en una persona con depresión; sin que exista otra causa que lo justifique.

Estos son ejemplos sencillos de cómo puede afectar el estado psicológico a nuestra salud física. Pero podríamos llegar a tener otras enfermedades físicas más graves e incapacitantes.

Algunas de estas enfermedades son: cardiopatías, problemas gastrointestinales (como por ejemplo colon irritable), problemas de la piel, hipertensión, migrañas, trastornos del metabolismo; o problemas respiratorios como el asma, entre otros.

Esto viene a demostrar, la influencia que puede tener la mente sobre nuestro cuerpo. Es decir, existe una interconexión entre lo que pensamos, lo que sentimos y nuestro funcionamiento físico.

Algunos ejemplos concretos de trastornos psicosomáticos

Las cefaleas o dolor de cabeza continuos, son uno de los ejemplos de trastornos psicosomáticos. El dolor se puede extender al cuello y a la parte superior de la espalda. Es de carácter tensional, producido por alto nivel de ansiedad; lo que provoca contractura y dolor.

La ansiedad puede también producir otros efectos físicos como pueden ser: inestabilidad y sensación de mareo, la aceleración del ritmo cardíaco, la sensación de ahogo, y otros problemas aún más molestos si cabe; como puede ser el colon irritable, entre otros muchos.

Una situación de estrés continuada y un mal afrontamiento del mismo, unido claro está a unos hábitos de vida poco saludables, puede degenerar en problemas cardiovasculares e hipertensión.

Se ha demostrado además, que las personas que tienen depresión, presentan un sistema inmunológico más débil. Con lo que, pueden enfermar con mayor facilidad; o bien, tardar más tiempo en recuperarse de una enfermedad.

En la mayoría de los casos, se tiende a olvidar los factores psicológicos, y, la persona empieza un interminable peregrinar de médico en médico; sin que ninguno sepa decirle lo que le ocurre, a pesar de que sigue encontrándose mal.

Como es lógico, cuando alguien se encuentra con un malestar físico, no se le suele ocurrir pensar que pueda deberse a alguna característica o factor psíquico.

Causas de los trastornos psicosomáticos

Como decía, la causa del problema físico en los trastornos psicosomáticos son siempre factores psicológicos. Pero no hay un único elemento mental que sea el que produce el problema; pueden ser muchos.

Entre ellos estarían factores como el estrés y la incapacidad para afrontarlo, la ansiedad persistente, un alto nivel de autoexigencia, un bajo estado de ánimo, conflictos psicológicos no resueltos o emociones que no han sido expresadas de manera adecuada.

Todos estos factores, mantenidos en el tiempo, provocan un sufrimiento psicológico; que termina por afectar y dañar al organismo, por un exceso en la producción de adrenalina y cortisol.

Tratamiento de los trastornos psicosomáticos

Primero que nada, habría que tratar la dolencia física, como es lógico. Pero además, se ha de trabajar en el origen del problema, en los componentes psicológicos que puedan estar afectando a la salud física:

  • Aplicar técnicas para poder reducir los niveles de ansiedad que tantos problemas físicos genera.
  • Tratar la depresión si la hubiera
  • Enseñar a la persona a gestionar y expresar las emociones de una forma adecuada.
  • Regular los niveles de autoexigencia, así como a aprender estrategias de afrontamiento en diversas situaciones, como por ejemplo ante el estrés.

 

Rosa Armas.
Colegiada T-1670.

Los trastornos psicosomáticos
4.5 (90%) 4 votes

2018-04-25T20:13:16+00:00 Artículos de Psicología|

Deje su comentario