Cuando una pareja que lleva ya algún tiempo intentando tener hijos y descubre, a través de sus médicos, que no pueden ser padres de una manera natural, se produce un antes y un después en su relación; que puede servir para poner a prueba la solidez de la misma.

La noticia puede ser muy estresante, e incluso, en algunos casos hasta traumática, para una pareja que sueña con ser padres. Las emociones que pueden surgir en ese momento, van desde el sentimiento de culpa, a la impotencia o a la pérdida de autoestima.

parejas que no pueden tener hijos

Tanto es así, que algunas parejas llegan a replantearse si seguir con su relación, debido a la gran carga emocional y la frustración que sienten en esos momentos. Claro que, no en todos los casos ocurre esto; si se afronta de manera adecuada la relación no sólo no se rompe, sino que se puede fortalecer.

En muchos casos, y tras conocer la noticia, las parejas se suelen someter a tratamientos médicos…o bien a tener relaciones sexuales perfectamente planificadas para el día y el momento más fértil. Esto supone un deterioro tanto a nivel emocional como físico, para uno de los dos o para los dos.

Algunos consejos para estas parejas

Seguimos sin tener recetas mágicas, tampoco para esto las hay, pero sí que hay algunos consejos que pueden ayudar:

Acepten la situación

El primer paso es, como casi siempre, la aceptación. Ya lo he dicho en alguna otra ocasión, la palabra mágica siempre es “aceptar”. Aceptar que ese objetivo en concreto se hace difícil de conseguir, y puede que hasta imposible.

Claro que es mucho más fácil decirlo y verlo desde fuera, que estarlo viviendo y llegar a sentirlo de verdad. Por este motivo, algunas parejas que en un principio se niegan a aceptarlo, empiezan un peregrinar de médico en médico; buscando segundas o terceras opiniones. Esto puede producir aún más angustia y desesperación, que afectan todavía más a los miembros de la pareja.

Mantengan la comunicación

Opta por la comunicación antes que por el aislamiento. Lo ideal es que antes de guardarte para ti mismo la rabia y la impotencia, hables con tu pareja sobre el tema.

Expresar lo que sientes y cómo te sientes, siempre será más terapéutico que vivirlo en soledad. Hablarlo tranquila y sinceramente con la pareja, será más útil para buscar alternativas si la idea sigue siendo tener hijos; o bien para, entre los dos, afrontar mejor una vida y un futuro sin tenerlos.

Si eres de los que piensan que aislarse y vivirlo en soledad le evitará a tu pareja sentirse aún peor, te diré que eso lo que puede conseguir es que tu pareja sienta que no le prestas la atención suficiente. Con lo que puedes dañarle aún más.

No busquen culpables

Buscar culpables no tiene sentido. Puede ser que seas tú quien no pueda tener hijos, o tal vez sea tu pareja quien no puede. Sea como sea, fijarse en quién tiene la culpa no arregla nada, al contrario: sólo crea más malestar. Por tanto, culpabilizar a tu pareja no es bueno, pero culpabilizarse a sí mismo, es casi peor. Cualquiera de las dos cosas puede llegar a deteriorar la relación de pareja.

No descuiden la relación de pareja

Esto quiere decir que, una vez haya pasado el impacto del principio, es importante seguir pasando tiempo juntos, seguir haciendo cosas juntos, y por supuesto, seguir teniendo relaciones íntimas. Es decir, es importante seguir cuidando la relación de pareja.

En el caso de las relaciones sexuales, es mejor que se tengan cuando surjan, cuando les apetezca a los dos. Planificarlas de manera premeditada, buscando el día y el momento en que sea más probable un embarazo, se puede convertir en una obligación más que en una diversión; y eso puede deteriorar la relación de pareja.

¿Son más felices los matrimonios que tienen hijos?

Algunas investigaciones al respecto, han intentado encontrar la respuesta a esta pregunta. ¿Tener hijos es una garantía de que una pareja será feliz?

Algunos estudios afirman que sí, que una pareja con hijos será más feliz. Otros en cambio, no encuentran diferencias entre las parejas que tienen hijos y las que no. Hay algún otro, que indica hasta que son más felices aquellas parejas que no tienen hijos. Alguno de estos estudios, ha verificado que las parejas con hijos ven aumentadas sus obligaciones, tienen más estrés, y están más insatisfechos con su vida sexual.

Es probable entonces, que la respuesta a esta pregunta no esté muy clara, y que dependa de muchos factores, como por ejemplo de los objetivos vitales que tenga cada pareja, e incluso de factores culturales. Pero, es probable también, que la paternidad sea algo que se ha idealizado.

Lo cierto es que, cada vez son más numerosas las parejas que no tienen hijos por diferentes motivos. Entre ellos, porque no quieren. Claro que, una cosa muy diferente, es querer tenerlos y no poder.

Probablemente, la felicidad de una pareja, no dependa de si tienen hijos o no. Seguramente, dependerá de la complicidad entre los dos, de la compatibilidad entre ellos, de los proyectos vitales que comparten… Por lo tanto, el hecho de no poder tener hijos puede terminar siendo una circunstancia más; que no tiene por qué condicionar la relación de pareja, ni tampoco su felicidad.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Los matrimonios que no pueden tener hijos
4.4 (88.89%) 9 vote[s]