En este momento estás viendo Como liberar la rabia de manera saludable
  • Categoría de la entrada:Vida Cotidiana

¿Cuántas veces has sentido rabia? Sin duda es una pregunta que no podrías contestar.

Todos, en multitud de ocasiones y de situaciones, hemos sentido rabia. Es una emoción natural que tiene importantes funciones, como por ejemplo la de defender tus derechos, o expresar qué es lo que te ha molestado

Dependiendo de cómo percibas cada situación, dependiendo de lo mucho o poco que te sientas amenazado, la rabia puede expresarse con una pequeña molestia; o bien con una explosión incontrolable. 

Pero, a pesar de que es una emoción natural que sentimos todos, no suele estar demasiado bien vista. De hecho, desde que somos pequeños, se nos ha enseñado a que no debemos expresar rabia. Tanto es así, que muchas veces, nos llegamos a sentir culpables por haberla expresado, e incluso por haberla sentido. Sin embargo, el problema realmente no es sentir la rabia, el problema es, de qué manera la expresas. 

De qué manera no debes liberar la rabia. 

Como te decía, desde pequeños nos aleccionan sobre qué tenemos que hacer con nuestras emociones. En el caso de la rabia, los niños la expresan llorando y pataleando y, puede ser que te hayan enseñado a canalizarla de manera adecuada, con lo que, es probable que sepas gestionarla.

Pero también es posible que te recriminaran que expresaras esa rabia, con lo cual, te habrás quedado con la idea de que no debes hacer eso. Bien pues, hay dos cosas que no debes hacer con la rabia.

No reprimir la rabia

Una de ellas es guardártela para ti mismo. Cuando no te das permiso para expresar la rabia , o incluso ni para sentirla, la diriges hacia ti mismo. Y, la manera de dirigirla hacia ti mismo es castigándote con expresiones del tipo, “eso te pasa por tonto”, o algunas otras por el estilo. 

Pero además, cuando no expresas una emoción que estás sintiendo, ésta busca la forma de salir fuera. Y la forma en que sale puede ser peor que la de expresarla adecuadamente, ya que puede ser en forma de ansiedad o algún dolor físico. 

Liberar la rabia indiscriminadamente

La otra cosa que no debes hacer con esta emoción, es sacarla fuera de manera indiscriminada. Es decir, sacarla pero sin tener en cuenta hacia dónde ni hacia quién la diriges.

Esto suele ocurrir cuando has aguantado tanto esa rabia, que cuando sale, lo hace en forma de explosión, hacia todas partes y hacia todos. Esto tiene algunas consecuencias, como que la descargues con quien no ha tenido culpa de nada, o bien, que si lo haces con mucha frecuencia, haya gente que no quiera relacionarse contigo. Además, no te hará sentir mejor, sino todo lo contrario.

Como puedes expresar la rabia de forma saludable. 

Sacar fuera esta emoción de una forma saludable, implica que puedas expresarla sin hacerte daño a ti mismo, como ocurre si te la guardas para ti. Pero que tampoco le hagas daño a los demás, como puede ocurrir en una explosión de ira. Te cuento algunas formas en que puedes hacer eso, de una manera más sana. 

  • Cuando sientas rabia, lo primero es aceptarla. Acepta que es una emoción natural y por tanto, date el permiso para sentirla. Ir en contra de las emociones que tienes, lo que conseguirá es que te sientas aún peor. En ese momento y siempre que sea posible, es mejor que te vayas a un sitio donde no haya demasiado ruido y puedas estar tranquilo. Ya sabemos que, el ruido llega a estresar y por tanto, no alivia la rabia. 
  • Una vez que hayas aceptado que sientes esa rabia, piensa por qué exactamente la sientes. O mejor dicho, hacia quién la sientes. Algunas veces puede ser hacia ti mismo. Otras será hacia una persona en concreto. Algunas otras hacia el mundo, es decir, no sabes concretamente por qué la sientes.
  • Si la rabia no va dirigida hacia ti o hacia otra persona, sino hacia una situación, podrías plantearte si puedes hacer algo con ella, con la situación quiero decir. Pero, si va dirigida hacia ti mismo, por algo que crees haber hecho mal, lo mejor que puedes hacer es perdonarte y aprender de ello para la próxima. Si por el contrario, va dirigida hacia otra persona, sería buena idea darte algo de tiempo para calmarte, y después, hablar con esa persona y expresarle, de manera asertiva mejor, qué es lo que te ha molestado. 
  • Cuéntale a alguien de tu confianza qué te pasa y cómo te sientes. Expresar cómo te sientes, te ayudará a sacar fuera esa rabia. Eso sí, se trata de contarlo para sacar la emoción. De lo que no se trata, es de hablar de ello durante días. Si en un momento concreto, no tuvieras a quién contárselo, siempre puedes escribirlo, que hará la misma función que si lo hablas. 
  • Si después de esto, te sigues sintiendo con el mismo enfado, es una buena idea salir y hacer algo de ejercicio físico. Correr, por ejemplo, te puede ayudar a descargar esa emoción. Pero también puedes hacer otra cosa. Y es pegarle a algo con lo que no vayas a hacerte daño. Un cojín o una almohada, por ejemplo. Si tu enfado se ha producido hacia una persona que no eres tú, siempre puedes pensar que el cojín al que le estás pegando, es esa persona. 

Todo lo anterior, te puede ayudar a gestionar la emoción de la rabia, siempre que ésta la tengas en algunos momentos, como la tenemos la mayoría de personas. Si por el contrario, ese estado de rabia es algo muy constante en tu vida, tal vez estaría bien pedir la ayuda de un psicólogo. 

Rosa Armas 

Colegiada T-1670