Es una de las principales razones por las que una pareja termina rompiendo su relación. Me refiero a la infidelidad. Por mucho que la otra persona quiera perdonar y seguir adelante, la pérdida de la confianza, deja muchas secuelas y se hace casi imposible mantener la relación. Pero esto ocurre, claro está, tanto si el infiel es el hombre, como si es la mujer.

mujeres infieles

En ambos casos, la persona que es infiel lo es porque no se siente satisfecha, por el motivo que sea, con su relación de pareja. Por tanto, busca recuperar esa satisfacción fuera de la relación oficial.

Se suele decir por ahí que los hombres engañan más, las mujeres mejor, pero ¿es eso verdad? ¿Tienen muchas diferencias la infidelidad del hombre y de la mujer? ¿Tienen los mismos motivos para ser infieles las mujeres que los hombres?

¿Cuáles son los motivos por los que una mujer es infiel?

Como te decía, tanto en los hombres como en las mujeres, el motivo de la infidelidad es la insatisfacción con la pareja. Sin embargo, la insatisfacción que sienten ellos y la que sienten ellas no suele ser por los mismos motivos.

En las mujeres, los motivos más frecuentes de insatisfacción son, por este orden: sentir que su pareja no le presta atención (o al menos no la misma que antes), la falta de amor y la insatisfacción sexual.

Aunque por supuesto habrá de todo, los siguientes, son algunos de los motivos principales por los que una mujer es infiel a su pareja.

Insatisfacción emocional

La mujer puede sentirse insatisfecha emocionalmente, es decir, no está bien con su pareja, desde el punto de vista afectivo. No se siente atendida, ni escuchada . Esto provocará en ella una carencia, que intentará compensar con otra persona que no sea su pareja.

La monotonía

La rutina y la monotonía que puede aparecer en parejas de muchos años, puede hacer que se busque fuera de casa, a otra persona que la saque de esa rutina. Y es que hay pocas cosas que sobrevivan a la monotonía.

Por venganza

En algunos casos, la mujer puede ser infiel como venganza por una infidelidad previa de su pareja. En estos casos, la mujer considera que lo más justo es pagar con la misma moneda.

Porque no se siente deseada por su pareja

La mujer percibe que ha dejado de ser atractiva para su pareja, con lo que, tener una relación fuera de casa, le hará volver a sentir que aún es deseada por alguien del género opuesto. Que haya dejado de serle atractiva a su pareja, puede ser una realidad o no, pero desde luego, es lo que ella percibe.

Volver a sentir el enamoramiento

Ya sabemos que, con los años, en muchas parejas, o tal vez en la gran mayoría, si es que no se hace nada para evitarlo, la relación llega a instalarse en la rutina y por qué no decirlo, a veces hasta en el aburrimiento. Esto hace que, los detalles y la atención que se tienen al principio, dejan de tenerse.

Por ello, algunas mujeres, inician una relación fuera de casa, porque echan de menos esa relación bonita y excitante del principio. Además de eso, la mezcla de la rutina y el aburrimiento, suelen llevar a la pérdida del deseo sexual, con lo que ya tenemos el cóctel perfecto para una infidelidad.

Cuáles son las diferencias entre la infidelidad de los hombres y la de las mujeres.

En realidad, sea un hombre o una mujer, la infidelidad es lo que es y no se justifica. Porque, si no se está bien con la pareja, lo lógico sería intentar arreglarlo, y, en el caso de que no se pueda, romper la relación. Eso sería lo más sensato en todos los casos, pero, hay algunas diferencias entre la infidelidad de ellas y la de ellos.

La mujer suele avisar, el hombre no

Cuando digo que suele avisar, no quiero decir que avise de que va a ser infiel. Lo que quiero decir es que, por lo general, intenta solucionar el problema que tiene en casa, intenta hablar con su pareja, sobre lo que le falta o lo que necesita.

Es verdad que puede hacerlo de manera muy sutil, con frases del tipo, “me siento sola”, “ya no me prestas tanta atención”, “yo creo que ya no te gusto tanto como antes”,… Frases sutiles que pueden indicar una clara insatisfacción, y ésta, a su vez, puede llevar a la mujer a la infidelidad.

Por supuesto, no todas las mujeres que hacen este tipo de comentarios a sus maridos terminan siendo infieles. Pero las que lo son, sí que habían dicho algo parecido a esto. Los hombres, por el contrario, no suelen dar este tipo de señales.

Los sentimientos de culpa

Otra de las diferencias, y esto siempre de forma muy general, es que las mujeres suelen tener más sentimientos de culpa tras la infidelidad. Los hombres, por el contrario, sienten menos remordimientos.
Por el motivo anterior, porque unas sienten más remordimientos que los otros, es por lo que los hombres se piensan menos el ser infieles, mientras que las mujeres lo piensan bastante más antes de serlo.

Otra de las diferencias, es que, los hombres tienen más infidelidades de tipo sexual. Las mujeres también las tienen, sin embargo, hay muchas que no llegan al terreno sexual, sino que se quedan, con más frecuencia que los hombres, en una relación afectiva y romántica.

Por último, otra de las grandes diferencias entre unos y otras, es que el principal motivo por el que un hombre es infiel, es el deseo sexual. Esto significa que no suelen implicarse demasiado a nivel emocional, es algo físico y poco más.

Por el contrario, el principal motivo de las mujeres no es de tipo sexual, sino emocional. Por lo general, ellas sí que se implican emocionalmente, con lo que pueden llegar a enamorarse de esa otra persona.

Esta diferencia es importante porque, puede tener más consecuencias en unos casos que en otros, es decir, es más probable que una mujer que ha sido infiel rompa con su pareja formal, a que lo haga un hombre infiel.

¿Es posible saber si una mujer está siendo infiel?

Pues no, con seguridad no se puede saber, a no ser que la pillen.

Hay quien opina que, una mujer infiel, se esforzará en estar más atractiva, se arreglará más de lo que era habitual en ella. Además de que se le notará más feliz y contenta de lo que era y, reclamará más tiempo para ella misma y sus cosas.

Pero todo esto, aunque podría ser un indicador, no tiene por qué ser necesariamente la señal de que está siendo infiel. Dar por hecho que estas actitudes son señales inequívocas de infidelidad, puede llevar a malos entendidos muy serios y con consecuencias importantes.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.