Las consecuencias de la sobreprotección a los hijos

//Las consecuencias de la sobreprotección a los hijos

En el momento en que te conviertes en padre o en madre, de manera inmediata y sin que te dé tiempo ni a pensarlo, adoptas el papel de protector y cuidador de tu hijo.

Esto ocurre no solo con las personas; sino que de manera instintiva, ocurre con todos los animales. Es cierto que, en el caso de las personas, ese cuidado dura más tiempo; aunque la preocupación por los hijos, probablemente dure toda la vida.

Las consecuencias de la sobreprotección a los hijos

¿Protección normal o sobreprotección?

Pero el tema que nos ocupa en esta ocasión, no es el cuidado y la protección de los hijos, porque ya sabemos que los niños dependen de sus padres para muchas cosas. De lo que hablaremos hoy es del riesgo que tiene para un niño, el que sus padres le protejan en exceso; es decir, de la sobreprotección a los niños y de las consecuencias que esto puede tener.

Hay que diferenciar entre lo que es la sobreprotección a un niño, y lo que es la protección normal.

Proteger a un niño significa alejarle de lo que sabemos que puede ser un peligro real. Por ejemplo; todos le hemos quitado a un bebé, algo pequeño de la mano, por miedo a que se lo trague. O hemos cogido fuertemente de la mano a un niño pequeño, antes de cruzar una calle. Pero la sobreprotección es otra cosa.

Un niño tiene que desarrollar sus capacidades, tiene que potenciar sus habilidades. Tiene que aprender a resolver sus propios problemas; para poder ser, en el futuro, un adulto independiente y capacitado para vivir y funcionar adecuadamente.

¿En qué consiste exactamente sobreproteger a un niño?

La sobreprotección va más allá del cuidado básico que necesita un niño; y consiste en resolverle todos sus problemas. Los que no puede resolver él, y los que sí puede; impidiéndole que desarrolle su capacidad resolutiva.

Consiste en tomar sus decisiones sin dejar que lo haga él mismo. Ya sea por evitarle ese esfuerzo, o por creer que su decisión no será “la correcta”. En función, claro está, de la edad que tenga; y del tipo de decisión que sea.

También implica adelantarse a las necesidades que pueda tener el niño, dándole todo, antes incluso de que él lo pida.

Estriba en protegerle de lo peligroso pero, también de lo que no es peligroso; impidiéndole que se enfrente a las situaciones con las que se encuentra. Y creándole además miedos irracionales.

Consiste también, en no darle al niño responsabilidad ni obligación alguna; que por su edad podría tener. Siempre por la idea de que “no sabe hacerlo”, o que “es muy pequeño aún”. Con lo que, todas esas capacidades que debía desarrollar, se ralentizan o, peor aún; se anulan.

Sumado a todo lo anterior, un niño que es sobreprotegido, no suele recibir castigos como consecuencia de algo incorrecto que haya hecho; por la idea de que se puede traumatizar. Cuando lo cierto es que tener una consecuencia por no haber cumplido una norma, sirve para educarle y no para “traumatizarle”.

Además de entorpecer el desarrollo de sus capacidades, tanta protección por todo, y tanto ponerle alerta por todo, hará que se desarrolle en el niño, un miedo absolutamente a todo; y la creencia de que el mundo entero es un lugar potencialmente peligroso.

¿Qué consecuencias tiene la sobreprotección de los niños?

Es posible que seas de los padres que opinan que, evitarle a los niños cualquier esfuerzo, cualquier sacrificio, evitar que se hagan algún daño, por mínimo que sea, resolver todos sus problemas para que ellos no se preocupen, etc, es beneficioso para el niño.

Tal vez creas que, de esta forma, será un niño más feliz y crecerá más sano. Nada más lejos de la realidad. La sobreprotección de un niño, puede tener todas estas consecuencias.

Será un adulto miedoso

¡Y cómo no serlo! Piénsalo, si te has cansado de advertirle que no debe correr porque puede caerse, que no debe jugar porque puede hacerse daño; que no puede ir de excursión, porque puede pasarle algo. Que no puede salir con sus amigos, porque igualmente puede pasarle algo, y así, un largo etcétera, ¿cómo no va a ser un adulto al que le dé miedo todo?

Claro que, como además de niño no se le dio la oportunidad de enfrentarse a las situaciones que se encontraba, de adulto es probable que no sepa hacerlo por sí solo.

Tendrá una baja tolerancia a la frustración

Si es bastante lógico que desarrollen miedo a todo, debido a tantas advertencias, que sean adultos intolerantes a la frustración no lo es menos.

Puesto que, fueron niños que lo tuvieron todo, a los que se les evitó cualquier sufrimiento, que no tuvieron más que pedir para tenerlo, no aprendieron que a veces las cosas no salen como queremos; o que, a veces, no podemos tener todo lo que queremos, en el mismo momento en que lo queremos.

Todo esto lo aprenderán con el paso de los años y a base de golpes. Pero, mientras lo aprenden, reaccionarán a la frustración con agresividad y exigencia; cosa que les hará tener problemas en sus relaciones personales.

Serán adultos dependientes

Y esto también es muy lógico. Si siempre han tenido a alguien que les ha resuelto todo aquello con lo que se encontraban, fuera lo que fuera, se harán dependientes de alguien porque, simplemente no saben resolver nada.

El problema es que esto, que ya es una consecuencia bastante mala, no se queda solo en esto. Ya que, una persona que es consciente de que siempre necesita a alguien para resolver sus cosas, porque ella sola no sabe, tendrá una autoestima muy baja.

Tendrán poco desarrolladas sus capacidades y habilidades

Es evidente que, si le haces absolutamente todo a un niño, no aprenderá a hacerlo él. Adoptará por tanto, una actitud pasiva y cómoda, ya que sabe que alguien lo hará por él. Por supuesto, si tú tuvieras quien te lo hiciera todo, no lo harías tú, seguro que no.

Por lo tanto, meter a un niño en una urna de cristal para que no le pase nada, para que no haga nada, para que no sufra con nada, para que…. No aprenda nada, no le será en absoluto beneficioso en el presente; pero mucho menos en su futuro.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Las consecuencias de la sobreprotección a los hijos
4.5 (90%) 6 votes

2018-12-12T18:39:38+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario