La importancia de los buenos modales

//La importancia de los buenos modales

Si en algún momento te pasas un ratito fuera de tu casa, en cualquier sitio donde haya más gente; y observas lo que ocurre a tu alrededor…podrías llegar a pensar que, la educación y los buenos modales han pasado de moda, y ya no se utilizan.

Te apartas en una acera estrecha para dejar pasar a quien viene detrás, porque ves que va con más prisa que tu. Y no solo no da las “gracias”, sino que ni siquiera te mira, ¿te habrás vuelto invisible?

los buenos modales

Los malos modales como norma

Te piden algo, sin anticipar un “por favor”, es decir, ¡es una orden! Alguien te da un empujón, porque iba despistado mirando el móvil y no te vio. Pero no se oye un “perdona”.

Le estás contando algo a alguien; y, mientras tanto, ese alguien se pone a contestar un whatsapp. Mejor se lo cuentas a la pared, que te va a escuchar lo mismo.

Entras en cualquier lugar concurrido de gente, y das los buenos días, o las buenas tardes; y piensas que todos deben ser sordos, porque nadie ha contestado a tu saludo. La gente se habla a gritos, sin importarle si molesta a los demás.

Hay quien tira la basura al suelo; porque alguien menos educado aún, se ha dedicado a romper las papeleras que había. Y… mejor no sigo, porque me alargaría demasiado.

Por desgracia, todas estas cosas, y algunas más, se están convirtiendo en la norma, es decir, en lo normal. Y lo peor no es que sea lo normal, lo peor es que como consecuencia a esto, no se les está enseñando a los niños los buenos modales; con lo que, pueden llegar a desaparecer.

¿Qué son los buenos modales?

Tener buenos modales no es solo sentarse bien en la mesa, o comer de manera educada. También consiste en tener consideración con las demás personas, tratarlas con respeto, agradecer los buenos gestos,… y todo esto, está desapareciendo de una forma alarmante.

Esta falta de buenos modales y de cortesía, aunque no lo pueda parecer, nos produce más estrés del que ya podamos sufrir con el día a día. Y no nos permite relacionarnos con el resto del mundo, con la armonía que sería recomendable. En definitiva, provoca un malestar social bastante importante.

Por si todo esto fuera poco; algunos estudios han demostrado que una falta de cortesía con un compañero, por ejemplo en el trabajo, reduce la productividad de ese empleado durante un buen rato.

¿Por qué se están perdiendo los buenos modales?

Según los expertos en análisis sociales, hay varios motivos que han podido provocar esta falta de cortesía y consideración.

Por una parte, el intensivo uso de ordenadores y móviles en la actualidad, hace que se pierda la costumbre de tratar con las personas cara a cara; y que, se nos olviden los buenos modales que tendríamos que tener con ellas. A una pantalla de móvil, no es necesario darle las gracias, ni pedirle perdón….

Por otra parte, el hecho de que muchos padres estén todo el día trabajando y llenos de obligaciones; les quita tiempo para dedicarse a reforzar en los niños el uso de los buenos modales.

Un tercer factor podría ser que algunas series de televisión, películas, canciones e incluso, personajes populares de la música o de cualquier otra cosa, demuestren un comportamiento descortés; que sin duda, llega a ser imitado como el ideal por los más jóvenes.

¿Cómo mantener los buenos modales?

Tendríamos que hacer lo posible por mantener los buenos modales; porque como decía, nos reduce el estrés, nos produce bienestar, y, nos permite relacionarnos con el resto de la sociedad con mayor armonía. Para ello, debemos ser respetuosos y considerados; y esto, no supone en absoluto tanto esfuerzo. Algunas de las recomendaciones son estas:

Mantén tus buenos modales

Independientemente de cómo actúen los demás, mantén tú tus propios buenos modales. Que la conducta de los demás, no determine la tuya. Da los buenos días o contesta a quien los da, pide disculpas si lo crees necesario, pide las cosas por favor, etc. No suponen un gran esfuerzo y te vas a sentir mejor contigo y con el mundo.

Incúlcalo a los niños

Si tienes niños cerca de ti, enséñales a ellos los buenos modales. Sin duda, la mejor manera de enseñar a los niños, es con el ejemplo. Si tú lo haces con ellos, terminarán por imitarte y, un niño que utilice los buenos modales, será un adulto que también los utilice.

Cuáles son las ventajas de tener buenos modales

Como te decía, usar la educación y buenos modales, te hará sentir mejor contigo y con los demás, pero también tiene otra serie de ventajas, como las que te cuento a continuación.

Si pides algo con un “por favor”, siempre será más probable que lo consigas. Aunque es cierto que esto no es así en absolutamente todos los casos, sí que aumenta la posibilidad.

Los buenos modales se suelen contagiar

Si tratas con respeto y educación a los demás, es más probable que ellos hagan lo mismo contigo. Resultarás una persona más atractiva. No me refiero a un atractivo físico, me refiero a que, a todos nos resulta más agradable relacionarnos con una persona que sea educada, que con otra que no lo sea.

Harás sentir bien a los demás. Cuando tratas a la gente con el respeto que se merecen, no sólo te sentirás bien tú, sino que harás que las personas con las que te relacionas, también se sientan bien.

En general, si todos usáramos los buenos modales que sin duda conocemos, podríamos relacionarnos con mayor facilidad y con más bienestar para todos. Y, no cuesta nada. Un “por favor”, un “gracias”, o un “disculpa”, acompañados de una sonrisa, a ti no te supone ningún esfuerzo, y a la otra persona le haces más agradable el momento.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

La importancia de los buenos modales
4.7 (93.33%) 3 votes

2018-10-22T22:27:26+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario