Vivimos en un mundo en el que, el aspecto físico tiene mucho valor. O quizás no lo tiene, sino que somos nosotros quienes se lo hemos dado.

la falacrofobia

Sabemos que nuestra apariencia física va a ser juzgada por quienes nos miran, o al menos por la mayoría de ellos. La ropa y zapatos que llevamos, nuestro peso, cómo llevamos el pelo, y como no, la ausencia de éste.

Todos ellos son aspectos, como decía, a los que le hemos dado mucha importancia, de cara a nuestras relaciones sociales. Tanto es así, que a partir de esos aspectos, se pueden desarrollar importantes complejos, cuando una persona considera que no cumple con los cánones de belleza establecidos.

Y no sólo da lugar a complejos, sino incluso a enfermedades muy serias como la anorexia, por ejemplo.
Además de esto, se pueden desarrollar algunas fobias, relacionadas con alguna parte de nuestro aspecto físico, como puede ser la falacrofobia. Y es de esto de lo que quiero hablarte en esta ocasión.

Qué es la falacrofobia

La falacrofobia es el miedo intenso, o quizás habría que decir el pánico, ante la posibilidad de perder el pelo y quedarse calvo.

Este miedo genera altos niveles de ansiedad, cuando la persona se mira en el espejo, y percibe que va perdiendo el pelo. Pero también, el solo hecho de ver a una persona sin pelo le puede provocar una gran ansiedad.

Es una fobia específica, relacionada con una parte del aspecto físico. Lo que significa que es un miedo tan irracional como incontrolable.

Sólo con imaginar que puede llegar a la calvicie, la persona sufre mucha ansiedad; teniendo incluso síntomas físicos como taquicardia, mareos, sudoración, o crisis de ansiedad. Esto puede ocurrir también si alguien le hace algún comentario con relación a su pelo, o mejor dicho, con relación a su falta de pelo.

Es verdad que la calvicie, se da con mayor frecuencia en los hombres, o tal vez es que estamos más acostumbrados a verlo en los hombres. Sin embargo, esta fobia se puede dar tanto en hombres como en mujeres.

La causa más frecuente de que se desarrolle esta fobia, es que, en general, se ha asociado la pérdida del pelo, con la pérdida de juventud por una parte, y con la pérdida de atractivo por otra.

La primera asociación, digamos que es algo más lógica, porque es más frecuente ver a hombres mayores que han perdido el pelo, con lo que,se ha podido relacionar la calvicie con el envejecimiento, aunque está claro que no en todos los casos es así.

En la segunda, muchas personas dan por hecho que, perder el pelo, es sinónimo de dejar de ser atractivo. Ninguna de las dos creencias es cierta del todo, con lo que queda claro que, en muchas ocasiones, lo importante no es tanto lo que nos ocurre, sino cuál es la creencia que está detrás de eso que nos ocurre.

Qué consecuencias puede tener la falacrofobia.

Una de las más importantes consecuencias como te decía, es los altos niveles de ansiedad al comprobar que se pierde el pelo, al imaginar que se perderá del todo, e incluso al oír hablar del tema , o que se le comente algo sobre su pelo.

La persona puede llegar a obsesionarse con la pérdida de pelo, hasta el punto de hacer comprobaciones constantes, frente al espejo, de cuál es la situación en cada minuto. Además, puede hacer lo imposible, con peinados imposibles, para que esa pérdida de pelo no se note tanto desde fuera.

Otra de las consecuencias puede ser la apatía, la pérdida de ilusión por actividades que antes le ilusionaban, y hasta el aislamiento social, para evitar que los demás se den cuenta de su inminente pérdida de pelo.

En algunos casos, se llega incluso a distorsionar la realidad, viendo la ausencia de pelo donde en realidad no existe tal ausencia.

Cómo puedes afrontar la pérdida de pelo

Si este es tu caso y es algo que estás viviendo, seguramente lo que mejor te vaya a funcionar para superar este miedo, sea hacer una reestructuración cognitiva. Es decir, repasar y cuestionarte las creencias que hay detrás de ese hecho. Como te decía más arriba, todo depende de cómo interpretes lo que te ocurre.

Y es que quedarse calvo, siempre que no sea por una enfermedad, no es algo bueno…pero tampoco es algo malo. No es una ventaja, pero tampoco es un inconveniente, o no tiene por qué serlo. No dice nada bueno de ti, pero tampoco dice nada malo.

En definitiva, es en realidad un acontecimiento neutro, que te afectará más o menos dependiendo de cuál sea la interpretación que tú le das; dependiendo de las creencias que están detrás de ese hecho, que al fin y al cabo es algo neutro.

Una vez hayas revisado tus creencias, verás que son sólo creencias, y que tienen lo mismo de verdaderas que de falsas, podrás adaptar tu conducta a las nuevas creencias.

O lo que es lo mismo, dejarás de esconderte, de intentar que los demás no lo noten, y de pensar que lo que te ha ocurrido es una auténtica catástrofe. Puedes incluso ser tú mismo quien haga bromas de ello, adelantándote a las bromas que puedan hacer los demás.

Así que si al final se produce eso que tanto miedo te da, si al final pierdes el pelo, seguramente no podrás cambiar ese hecho físico y real. Pero posiblemente sí que puedas cambiar la percepción y las creencias que tienes sobre ello, y conseguir llevarlo estupendamente.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.