Como ya sabes, hay muchos tipos de adicción. Algunas personas consumen drogas o alcohol, como una manera de evadirse de los problemas, aunque hay más motivos que llevan al consumo de sustancias químicas.

la adicción al trabajo

Sin embargo y aunque te cueste creerlo, hay personas con una adicción sin sustancias tóxicas, y son las personas que se vuelven adictas al trabajo.

Claro que, hay una gran diferencia entre una adicción a sustancias y una adicción al trabajo; y es que el trabajo en exceso está bien visto por la sociedad. Está muy valorado y recompensado, cosa que no ocurre con los tóxicos.

Ya sabemos que tener trabajo es una suerte, pero tener un exceso de responsabilidad con el mismo, puede llevar a una adicción. Para una persona que es adicta al trabajo, éste es lo más importante; más que cualquier tipo de relación que pueda tener, incluída la familia.

Qué es la adicción al trabajo

Se ha definido la adicción al trabajo como la necesidad imperiosa e incontrolable de trabajar sin parar; que llega a afectar a la salud y a las relaciones personales de la persona que la sufre.

La persona con adicción al trabajo, lo hace de manera incansable y no es capaz de relajarse cuando no está trabajando. Tiene la necesidad, además, de controlar por sí mismo todo lo relacionado con el trabajo. Con lo que es incapaz de delegar tareas. Como consecuencia, sus relaciones personales son malas o inexistentes.

El adicto al trabajo, dedica al mismo más horas de las que se le exigen. Pero no sólo es una cuestión de horas de trabajo; sino que el trabajo se convierte en el centro de su vida, y no tienen ningún otro interés.

Si en algún momento se toman tiempo libre, se agobian por no estar trabajando. Por lo general, es la gente cercana quien se da cuenta de esta adicción; y no la propia persona.

Un adicto al trabajo, no es más productivo que el resto de los trabajadores. Y aunque digan que trabajan mucho porque disfrutan con su trabajo, tampoco son más felices.

Cuáles son las causas de la adicción al trabajo.

Como siempre, son muchos los motivos que pueden llevar a una persona a desarrollar una adicción al trabajo. Algunos de ellos son los siguientes.

  • Estar pasando por problemas económicos es uno de los motivos más frecuentes.
  • La deseabilidad social es otro de ellos. Es decir, el que esté más valorada aquella persona que trabaja más de la cuenta, que aquella que cumple su horario y se marcha a casa.
  • Estar en un puesto de trabajo que no se percibe como estable, y tener miedo a perderlo, es otro de los motivos.
  • La necesidad que tenga una persona de alcanzar el éxito en el ámbito laboral.
  • Las personas que no son capaces de decir que no a la petición de un jefe, o de un compañero, pueden tener mayor tendencia a esta adicción.
  • Tener serios problemas personales, sobre todo con la pareja o la familia, es otro motivo. Puesto que la persona prefiere pasar horas trabajando que llegar a casa y encontrarse con los problemas.
  • Tener ciertas carencias afectivas, puede hacer que una persona intente llenar ese vacío afectivo con horas de trabajo.
  • El haber tenido una educación en la infancia en la que se dictaba que el hombre debe trabajar muy duro, para sacar adelante a su familia.

Cuáles son los síntomas de la adicción al trabajo.

Un adicto al trabajo, tiene algunas características como estas.

  • Son perfeccionistas; por lo que prefieren trabajar solos más que en equipo. Consideran que nadie hará mejor el trabajo que ellos mismos.
  • Se puede dar tanto en personas que tienen puestos de gran responsabilidad, como en personas con puestos más bajos.
  • No cogen vacaciones; pero tampoco descansan en el fin de semana.
  • En el caso de que tengan vacaciones por obligación, estarán irritables e inquietos, sin saber ni qué hacer. Es decir, tienen algo así como el síndrome de abstinencia.
  • No suelen decir que no a una petición de trabajo; aunque no sea tarea suya.
  • La familia suele acusarle de que está más tiempo en el trabajo que con ellos. Pero, la persona adicta niega tener un problema con el trabajo.
  • Sienten agobio, inquietud y malhumor cuando no están trabajando.
  • No delegan ninguna de sus tareas, todo lo supervisan y lo controlan y además, siempre son los últimos en salir del trabajo.
  • Por supuesto, apenas tienen vida social. No tienen tiempo para eso, pero es que tampoco les interesa.
  • Si no están trabajando, puede que estén leyendo… pero siempre algo que esté relacionado con el trabajo que hacen.
  • No son capaces de desconectar del trabajo y relajarse con alguna otra actividad.

Qué consecuencias tiene la adicción al trabajo

Las consecuencias que puede tener la adicción al trabajo son principalmente estas dos:

  • Por una parte, el adicto al trabajo puede desarrollar problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, hipertensión, Problemas gástricos, estrés y ansiedad.
  • Por otra parte, problemas con sus relaciones personales. Aislamiento de su círculo de amistad y hasta ruptura con su pareja y familia.

Si te sientes identificado con estos síntomas, debes saber que no todo está perdido y que, con la ayuda de un psicólogo, es posible superar esta adicción.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.