Ojalá pudiéramos hacer eso. Ojalá pudiéramos decidir de manera consciente, dónde, cuándo y de quién nos enamoramos. Seguramente sería todo mucho más fácil.

Pero no es así, no podemos controlar nada de esto. Y a veces ocurre que nos enamoramos de una persona fantástica, o eso es lo que nos parece: perfecta, maravillosa, justo la que estábamos buscando…pero que tiene un pequeño problema, y es que ya tiene pareja.

te enamoras de alguien que tiene pareja

Este es un detalle importante que hace que las cosas ya no sean tan sencillas y lo sabes; pero claro, una vez que ya estás pillado, o pillada, a ver quién es el guapo que decide alejarse de esa persona, para que las cosas no se compliquen aún más.

De manera racional, sabes que alejarte, aunque complicado, sería la mejor opción. Pero ese sentimiento es como un huracán que no puedes controlar de ninguna manera. Y entonces… ¿qué hacer? Sin duda, una decisión muy difícil de tomar.

Si estás viviendo esta situación, que por la cantidad de personas que me consultan sé que es muy frecuente, quiero proponerte lo que puedes hacer. Pero quiero aclararte que sólo te voy a proponer lo que sería bueno que valoraras; pero nunca, ni aquí ni en ninguna otra parte, voy a hacer valoraciones de lo que está bien o está mal. Eso le corresponde únicamente a cada uno, de forma privada.

Qué puedes hacer si te enamoras de alguien que tiene pareja

Bien pues, vamos allá. Lo que tú puedes hacer en estos casos, va a depender también de esa otra persona. En función de eso, de lo que esa persona sienta o quiera hacer, podrás actuar de una manera u otra. Así que iré por partes.

¿Que siente la otra persona?

En primer lugar, sería buena idea que supieras lo que siente esa persona por ti, porque, como te decía, esto le puede pasar a cualquiera. Bien pues, vamos a imaginar que esa persona siente lo mismo que tú. Si esto es así, si esa persona también se ha enamorado de ti y ha decidido que quiere estar contigo, la solución ya sabes cuál sería.

Pero claro, es algo que tiene que hacer esa persona y no tú. Así que si este es el caso y esa otra persona te ha dicho que quiere dejar a su pareja, no presiones y dale su tiempo; porque esto no es algo tan sencillo de hacer. Eso sí, ten en cuenta que esperar eternamente puede que para ti no sea demasiado práctico.

Pero vamos a imaginar que no, que esa otra persona ni siente lo mismo que tú, ni está interesada en ti de ninguna manera. En este caso, ¿ya sabes lo que toca verdad?

Esta opción también es complicada, para ti sobre todo, pero si esto es así, no hay nada que puedas hacer. Bueno sí, puedes alejarte, dedicarte a otras cosas y a otras personas…y dejar que el paso del tiempo haga su trabajo.

Además, puedes ayudar a tus emociones, hablando del tema con alguien de confianza; sin ningún sentimiento de culpa porque esto no es culpa de nadie, y tomándolo con calma. Porque estas cosas, con algo de tiempo, siempre se superan.

Y queda una tercera posibilidad, para mi gusto la más difícil de todas si cabe. Y esa posibilidad es que, esa otra persona, no quiera perder a su pareja… ni a ti tampoco. En esta opción, es en la que más vas a tener que pensar. Pensar en las siguientes cosas.

Podrías pensar, por ejemplo, en cuál es el tipo de relación de pareja con la que siempre habías soñado. ¿Coincide con este? Es muy probable que no, pero tal vez tus sentimientos te lleven a pensar que, o es esa persona o no es ninguna.

Pues bien, a pesar de esos sentimientos, tendrías que valorar lo más objetivamente que te sea posible si crees que merecerá la pena, si crees que te va a compensar. Como te dije antes, eso sólo podrás decidirlo tú.

Sé lo más realista que puedas

Puedes soñar, puedes imaginar lo que quieras, puedes pensar que el amor lo puede todo, puedes fabricar mil castillos en el aire; pero haz el intento de poner los pies en el suelo aunque sólo sea por un ratito.

La situación es la que es, y no tiene pinta de que vaya a cambiar, o al menos eso es lo que esa persona te ha dicho. Entonces, con ese panorama, ¿te sigue compensando? ¿De verdad?

Piensa si realmente es amor lo que sientes. Así de entrada, podrías pensar que sí, vamos, que no te cabe ni la más mínima duda. Pero intenta pensar con toda la objetividad de la que seas capaz.

Recuerda que, cuando algo se nos pone difícil, es cuando más empeño le ponemos, y cuando más nos atrae. Y tal vez sea esa dificultad la que te hace creer que es amor, pero del bueno.

Por último, si en lugar de pensar tú, lo hablas con la gente más cercana y de tu confianza, lo más probable es que todos estén de acuerdo en que es mejor que te alejes.

Y es que desde fuera se ve todo más claro, y lo cierto es que casi siempre en estos casos, la persona que más sufre, es aquella que no puede expresar lo que siente y tiene que vivir ese amor en secreto. Pero al final, la decisión sólo podrás tomarla tú.

Sé perfectamente que, metido en ese huracán de emociones, no es tan sencillo pensar y reflexionar con objetividad. Digo que no es sencillo, aunque puede ser que ni siquiera sea posible. Pero al menos, inténtalo.

Si finalmente consideras que no, que no es el tipo de relación sentimental con la que soñabas; si consideras que no te compensará, o si ves que en realidad no es amor lo que sientes, lo más sano para ti sería poner tierra de por medio lo antes posible. Para qué alargar por más tiempo, algo que ya has visto que no tiene futuro.

Ahora que si después de pensarlo decides que sí que te merece la pena, que sí que es amor, que sí que te compensa, entonces lo siento pero…. Ahí no me voy a meter. Es una decisión que sólo puedes tomar tú.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.