Es posible que conozcas alguna historia parecida a la siguiente: una persona que conoce a alguien, con quien inicia una relación de pareja. O bien, una persona que ha conocido a otra en alguna red social, con la que ha quedado cuatro veces, y que pasadas esas cuatro veces, esa otra persona desaparece sin dejar rastro; y sin dar ninguna explicación.

A esto se le ha llamado Ghosting, y es de lo que quiero hablarte en esta ocasión.

qué es el ghosting

Qué es el Ghosting

El Ghosting, expresión derivada del inglés Ghost que significa fantasma, es algo que hacen algunas personas, cada vez con mayor frecuencia, y que consiste en que, cuando se quiere romper con la pareja, en lugar de sentarse con ella y decírselo, que sería lo lógico, se opta por desaparecer sin dar ninguna explicación.

La otra persona, por supuesto, no tiene ni idea de qué es lo que ha ocurrido. Empieza a enviar mensajes, que en principio comprueba que se leen, pero no recibe respuesta, hasta que observa que ha sido bloqueada. Puede continuar haciendo llamadas insistentes, preguntando a los conocidos, acudiendo a la casa de la otra persona incluso, sin que pueda obtener ninguna explicación de qué es lo que ha pasado.

Queda claro entonces que esa persona ha decidido romper con la relación, pero desde luego, no lo ha hecho de la manera más adecuada. Aunque te pueda sorprender, esta acción es más frecuente de lo que crees.

Parece bastante sensato pensar que, cuando alguien ha decidido que no quiere seguir manteniendo la relación que tiene, se lo haga saber a la otra persona. Sin embargo, hay quien no lo ve de la misma manera.

Hay quien debe pensar que, si se aleja y desaparece, es una explicación más que suficiente y no hay que dar más. Sin lugar a dudas, es una postura bastante cómoda, ya que se ahorra el mal rato de tener que enfrentarse a la situación, dando la cara.

Qué consecuencias puede tener el Ghosting

Por supuesto, las consecuencias de esta práctica, no son para la persona que desaparece, que como se suele decir, “se va de rositas”. Las consecuencias las tendrá la persona que se queda esperando por esta otra.

  • En primer lugar y como no ha habido ninguna explicación, como nadie te ha dicho si te han dejado o no, se hace más difícil pasar la página y empezar a elaborar el duelo, que es lo normal siempre que hay una ruptura.
  • Como en estos casos no la ha habido, este proceso se retrasa y se complica. Es verdad que con el tiempo podrás imaginar que efectivamente ha sido una ruptura, pero siempre quedará algo de duda.
  • Por otra parte y teniendo en cuenta que no tienes ni idea de lo que ha pasado con esa persona, lo más normal es que, al menos en un principio, en lugar de pensar que te ha dejado, pienses que le ha pasado algo malo. Esta preocupación, unido a la falta de noticias, casi seguro que aumentará tus niveles de ansiedad, con las consecuencias que eso conlleva.
  • Además, puede tener consecuencias para tu autoestima. Lo más normal en estos casos, es quedarte pensando en qué fue lo que hiciste mal, en qué fue lo que dijiste, que a la otra persona le molestó, etc. Sin embargo, esta práctica no suele tener nada que ver con la persona que es dejada, ni con nada que hiciera mal, sino con la mala educación de la otra persona.

Qué hacer en casos como este

Está claro que, si la relación en cuestión, no se podía denominar como tal, ya sea porque no ha sido importante para ninguno de los dos, o porque se tratara de un lío de una noche, desaparecer puede ser una opción bastante lógica.

Si por el contrario, ha sido una relación en la que ha habido sentimientos, aunque no llegara a haber planes claros de futuro, la opción más madura y adulta no puede, ni debe ser esta. Pero tampoco debe ser ésta, si has conocido a alguien con quien has quedado tres veces, y la cuarta vez, se queda esperando.

Y, por si te encontraras en esta situación, te propongo qué es lo que puedes hacer para superarlo.

  • Si bien es cierto que, cuando no sabes nada de una persona con la que tienes una relación, cabe la posibilidad de que le haya ocurrido algo, también es verdad que, antes o después, casi siempre antes que después, te vas a enterar. Si lo que has tenido es una relación, de alguna manera te enterarás de qué le ha ocurrido. Pero, si pasan algunos días y no sabes nada, si nadie te da ninguna mala noticia, lo más probable es que se trate de un caso de Ghosting.
  • Tener claro que se trata de Ghosting, es la mejor forma de dejar de tener esperanzas, y por tanto, de dejar de esperar. Deja de pensar que, “seguro está pasando por una mala racha”, o de que, “pobre es que tiene muchos problemas”, y empieza a pensar que quiere romper y no tiene narices para sentarse contigo y decírtelo.
  • Además de pensar esto, podrías pensar también que te fijaste en la persona menos adecuada, que su forma de actuar no es demasiado madura, aunque sí muy cobarde, y que, sin lugar a dudas, te mereces a alguien mejor. Así que, no cuestiones tu comportamiento, es el suyo el que no es el correcto.
  • Es importante que no identifiques este comportamiento como algo normal y frecuente, porque no todo el mundo actúa de esta manera. Más que nada, para que no te afecte en las relaciones que puedas tener en el futuro.

Es verdad que la situación puede ser muy dolorosa. Pero, dependiendo de lo que tú pienses y de cómo interpretes lo que ha ocurrido, te será más o menos fácil de gestionar.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.