Cuáles son las fases del duelo amoroso

como retomar tu vida tras una ruptura amorosa

Compartir en tus redes:

La mayoría de nosotros ha vivido esto en alguna ocasión, al menos en una. Me refiero a dejar a nuestra pareja, o bien que nos deje ella a nosotros. Si eres de los muchos que lo han tenido que pasar, sabrás que romper con la pareja, es una de las experiencias más dolorosas que podemos vivir.

Siempre digo que, los problemas que podamos tener de cualquier otra índole, de trabajo, de dinero, con los amigos o con la familia, e incluso de salud, somos capaces de gestionarlos con más o menos entereza, con más o menos recursos.  

Sin embargo, independientemente de cuál sea su causa, una ruptura de pareja nos hace tambalear de tal manera, que en ese momento, podemos tener la impresión, y casi la certeza,  de que no vamos a superarlo nunca; de que nunca vamos a recuperarnos de eso. Llegamos a pensar que ese dolor no desaparecerá jamás. De hecho, las rupturas de pareja son una de las causas mas frecuentes para solicitar ayuda psicológica

Vamos a hablar aquí de algunas cosas que puedes hacer para ayudarte a superar una ruptura de pareja. Pero no esperes recetas mágicas, porque para esto, igual que para muchas otras cosas, no las hay. cuando hay una ruptura amorosa, el paso del tiempo es lo que termina curando la herida. 

¿Por qué lo llamamos duelo si no ha muerto nadie?

En realidad no , no ha muerto nadie: pero sí que ha muerto algo…se mueren ilusiones, proyectos, esperanzas; y al fin y al cabo es una pérdida que vivimos con mucho dolor. Y toda pérdida que es importante para nosotros, lleva consigo un proceso de duelo.

Para empezar, una vez que hemos roto con nuestra pareja (ya sea que hemos roto nosotros, o que lo haya dejado la otra persona) empieza el proceso de duelo. Esto ocurrirá sin que tú te lo propongas, es algo natural que toca vivir en ese momento. Es cierto que aunque el duelo lo pasarán las dos partes, la persona que es dejada es la que lo sufre con mayor intensidad.

Esta pérdida es tan dolorosa, que hay personas que tras una ruptura, tardan algún tiempo en comunicar a su familia o sus personas cercanas que ya no tienen pareja; con la esperanza de que se cumplan sus expectativas y finalmente se trate de algo pasajero.

Aferrarse a la esperanza de que no sea definitivo, es un mecanismo de defensa para evitar sentir el dolor que esto produce, y de esta forma darnos un poco de tiempo para hacernos a la idea.

Fases de impacto y negación

Se podría decir que la primera fase es la del impacto inicial; la persona es sorprendida por una noticia inesperada, o puede que no tanto,  pero aún así su sensación puede ser de incredulidad.

La segunda fase es la de negación; no se acepta la realidad y se crean falsas esperanzas acerca de que esta situación se pueda revertir, de que realmente no vaya en serio. Es una manera de intentar suavizar el dolor que se siente. Como te decía antes, muchas veces la persona ni siquiera informa a su entorno de lo que ocurre, con la esperanza de que se trate de algo pasajero.

Fase de tristeza

La siguiente fase es la de intensa tristeza. En esta etapa, los síntomas son muy parecidos a los de una depresión. Mucha tristeza, llanto casi permanente, apatía, problemas de sueño, sensación de vacío, malos hábitos de alimentación, pensamientos obsesivos, etc.  

Además, no podemos dejar de pensar en esa persona; y probablemente tampoco queremos dejar de hacerlo. Le damos mil vueltas a qué fue lo que hicimos mal, qué fue lo que pasó para que terminara, de qué otra manera podíamos haber actuado en ciertos momentos.

En definitiva, podemos llegar a pensar que los responsables de esa ruptura somos nosotros; haciendo de este periodo un auténtico calvario, porque mezclamos la tristeza con el sentimiento de culpa. Esta etapa durará más o menos tiempo, dependiendo de cada persona.

En esta fase es importante no reprimir las emociones sino dejarlas fluir. Es importante darnos permiso para sentir esa tristeza. 

Fase de rencor

Por  lo general, la etapa de tristeza va seguida de sentimientos de rabia y de rencor. Es frecuente que, después de esta etapa de tristeza, pasemos a otra en la que el sentimiento que predomina es la rabia; aunque a veces estas dos etapas cambian de orden. Pasamos del amor al odio, que es algo bastante habitual que ocurra.

Esto no significa que hayamos dejado de querer a esa persona, al revés, nos pasamos al extremo contrario; pero precisamente porque seguimos teniendo sentimientos hacia ella.  De hecho, lo contrario del amor no es el odio, es la indiferencia.  Lo que ocurre es que es otro mecanismo de defensa. Siempre será menos doloroso sentir rabia que esa tristeza tan intensa.

Fase de aceptación

Por último, se produce la aceptación de lo ocurrido. Esto no quiere decir que se pase directamente de estar muy tristes a ser absolutamente felices, pero sí que desaparece en gran medida el dolor, y la persona empieza a retomar actividades que había dejado de hacer y a disfrutar de ellas. 

Poco a poco y sin casi darnos cuenta, llegamos a aceptar la nueva situación y a tener ganas e ilusión por seguir con nuestra vida. Siempre, pero siempre (aunque en principio no lo creas) llegamos a este punto. 

El proceso de duelo no tiene establecido un tiempo concreto, depende de cada persona pero, si transcurridos unos seis meses, la persona no avanza ni siquiera un poco y sigue sumida en la tristeza, estaríamos hablando de un duelo patológico y sería recomendable la consulta a un profesional.

Cómo saber si has superado el duelo amoroso

¿Y esto cuánto dura? Esta es una de las preguntas más frecuentes que me hacen las personas que acaban de romper con su relación de pareja y lo están pasando muy mal.

Es una etapa tan dolorosa, que queremos que alguien nos diga que no durará demasiado tiempo, que lo superaremos en breve. Porque realmente no nos vemos capaces de soportar ese estado por mucho tiempo.

Lo que ocurre es que no hay una respuesta exacta para la pregunta de cuánto dura el duelo, como siempre digo, en psicología casi todas las respuestas son «depende». Y es que el mundo de las emociones y los sentimientos no es una ciencia exacta, con la que se pueda saber cuándo me voy a encontrar mejor.

Depende de lo estrecho que fuera el vínculo con esa persona y del tiempo que haya durado la relación. Depende del motivo por el que se rompió la relación. Depende de si a partir de esa ruptura, se tienen otros apoyos, como familia o grupo de amigos…y depende de muchas más cosas.

Por lo tanto, nadie podrá darte una fecha exacta de cuándo habrás superado tu proceso de duelo, Porque va a depender de muchos factores. Lo que sí ocurrirá es que podrás superarlo, siempre se puede.

Pero superar no significa olvidar, superar significa que podrás acordarte sin que te duela. E incluso volverás a ser feliz, aunque en un principio no lo creas.

Rosa Armas

Psicóloga colegiada T-1670 

psicólogo 24 horas

¿Necesitas hablar con un psicólogo? Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores