Cuáles son las diferencias entre Anorexia y Bulimia

diferencias entre anorexia y bulimia

Compartir en tus redes:

La bulimia  y la anorexia son dos de los trastornos de la conducta alimentaria que se dan con mayor frecuencia en la población.

Aunque es verdad que los dos trastornos tienen en común la preocupación extrema ante la posibilidad de aumentar de peso, y la percepción negativa  que tiene la persona acerca de su propio cuerpo, tienen alguna diferencia,  como por ejemplo: las conductas que se llevan a cabo para controlar el peso y por tanto, para reducir la ansiedad. 

Se puede dar la circunstancia de que una misma persona llegue a tener los dos trastornos, bien de una manera simultánea o bien uno de ellos sucediendo al otro. Ambos trastornos tienen un problema psicológico grave de fondo, que suele ser la causa del trastorno alimenticio.

Aunque los dos pueden darse tanto en hombres como en mujeres, es mucho más frecuente en las mujeres. También  es posible que se inicie a cualquier edad pero, la gran mayoría de los casos se inicia en la adolescencia. 

¿Por qué se confunden la anorexia y la bulimia?

Puede existir alguna confusión a la hora de diferenciar la anorexia de la bulimia. Esto se debe, como te decía,  a que ambos problemas tienen algunas características en común, y además a que muchos casos de anorexia suelen derivar en bulimia. 

Tanto la anorexia como la bulimia son trastornos que se derivan de un exceso de preocupación por el aspecto físico, y por mantener el control del peso corporal. En los dos casos, el aspecto físico (y en concreto la delgadez) se entiende como un signo de valor personal, y la única preocupación tanto en un caso como en el otro, es no subir de peso.

En ambos trastornos se pueden dar conductas purgativas, y aunque es necesario que existan conductas purgativas después de un atracón de comida para poder diagnosticar una bulimia, hay algunos casos de anorexia en los que se dan también este tipo de conductas, a pesar de que se haya ingerido una cantidad de comida mínima. 

Por lo general, las personas que terminan desarrollando estos problemas de la conducta alimentaria, son personas con una baja autoestima y altos niveles de inseguridad y autoexigencia. Personas que se obsesionan por conseguir tener ese cuerpo que consideran que es el ideal, el que está más aceptado socialmente y el que las hará triunfar.  Esta obsesión les puede llevar a uno de estos trastornos que tiene muy graves consecuencias para su salud. 

Diferenciando entre la anorexia y la bulimia

Las personas con anorexia sienten verdadero pánico a estar gordas o a subir de peso, con lo que,  empiezan a restringir lo que comen llegando incluso al ayuno casi total. Además, tienen una percepción distorsionada de su propia imagen, llegando a percibirse como gordas, a pesar de que están en un peso por debajo de lo que sería recomendable para su altura y constitución. 

La bulimia por su parte es un trastorno en el que la persona puede tener cambios de peso muy bruscos, debido a sus hábitos inestables en cuanto a la alimentación.  Tiene el deseo de consumir grandes cantidades de comida, casi siempre con muchas calorías, lo que se conoce como “atracones”. Después de un atracón, suele aparecer el sentimiento de culpa, y con ella las conductas restrictivas, que pueden ser: inducirse el vómito, el ejercicio físico exagerado o las dietas muy estrictas, como manera de compensar todas las calorías que había ingerido durante el atracón.

Por lo tanto, la principal diferencia entre la  anorexia y la bulimia, consiste en el comportamiento que mantiene la persona con respecto a la comida.

En la anorexia existe un objetivo muy claro, que es el de perder peso y todas las conductas que se llevan a cabo se dirigen a conseguir ese objetivo. Entre esas conductas estarían además de comer muy poco, conductas purgativas como inducirse el vómito, uso de laxantes o de diuréticos y hacer ejercicio físico de manera exagerada. Es un comportamiento muy controlador, la persona con anorexia controla lo que come y la cantidad de calorías que consume. 

En el caso de la bulimia, la persona que lo padece tiene la sensación de que pierde el control con la comida, y de hecho lo pierde. Puede pasar de darse un atracón de comida a llevar una dieta muy estricta, es decir, pasa de un extremo al otro. 

Otra de las diferencias entre la anorexia y la bulimia es que, la persona con anorexia tiene siempre un peso corporal por debajo de lo que sería adecuado para ella, por su estatura y su complexión. En casos graves, la delgadez es extrema. 

La persona con bulimia por el contrario, puede tener un peso corporal normal, o bien, engordar y adelgazar de manera brusca. 

Perfiles psicológicos en la Anorexia y Bulimia

Existen otras diferencias entre anorexia y bulimia en cuanto a sus perfiles psicológicos y actitudes. La persona con anorexia pretende ser delgada, pequeña e incluso frágil. Por el contrario, la aspiración de una persona con bulimia es la de ser una persona perfecta y de éxito.  

En cuanto a los perfiles psicológicos, existen muchas coincidencias entre el grupo de las personas con anorexia y las que tienen bulimia. 

Las personas que tienen anorexia son más controladoras y ordenadas, no sólo con relación a la comida sino en todos los aspectos de su vida. Suelen ser más introvertidas, con baja autoestima y perfeccionista. Entre las personas con bulimia existe más descontrol y desorden, en su vida, en sus horarios, etc. Suelen ser personas más impulsivas y con mayor inestabilidad emocional. 

Las personas con anorexia suelen resistirse más a aceptar el problema que tienen. Por el contrario, es más fácil que lo admita una persona con bulimia. 

Hay también alguna diferencia en cuanto a la edad de inicio de ambos trastornos, si bien la anorexia es más probable que se inicie en la edad adolescente, la bulimia suele tener su inicio en la juventud con mayor frecuencia. 

Consecuencias para la salud

En cuanto a las consecuencias para la salud que puede tener un trastorno y el otro, si bien es cierto que en ningún caso son buenas, es mucho más grave en la anorexia, ya que puede llevar a la muerte por inanición. 

En muchos casos de anorexia, es necesario el ingreso de la paciente en un hospital para intentar que suba de peso, cosa que es mucho menos frecuente en los casos de bulimia. 

Algunas consecuencias de la anorexia son: la amenorrea, sequedad en la piel, hipotensión, deshidratación o sensación constante de frío o hipotermia, arritmias, anemia, calambres, pérdida del pelo o debilidad muscular, que son todas causadas por la inanición. 

En el caso de la bulimia, las consecuencias más frecuentes son la bajada de potasio, las caries dentales por el desgaste del esmalte de los dientes, debido a la frecuencia de los vómitos. También debido a los vómitos, puede haber dolor de garganta persistente. En algunos casos, aparecen callosidades en los dedos, por el roce con los dientes cuando se provoca el vómito. Además puede haber problemas de estreñimiento y problemas menstruales. 

Rosa Armas 

Psicóloga colegiada T-1670 

psicólogo 24 horas

¿Necesitas hablar con un psicólogo? Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores