En este momento estás viendo Cómo cuidar de ti mismo
  • Categoría de la entrada:Vida Cotidiana

Desde muy pequeños nos inculcan, de manera más o menos explícita, que debemos ser buenos con los demás. Que debemos ser amables por supuesto, que debemos atender a aquellos que puedan necesitar de nosotros, que debemos cuidar, de esas personas que tenemos cerca y que requieran de nuestro cuidado.

Y todo esto está muy bien, porque somos seres sociales que estamos continuamente en relación con otras personas Y claro, todo lo anterior, facilita la convivencia con esas personas. 

Pero, la gran pregunta aquí podría ser, y a mi, ¿quién me cuida? Pues bien, los que te rodean pueden cuidarte, claro que sí, pero sin duda, quien debe cuidar de ti, eres tú mismo.

No descuidarte a ti mismo

No es incompatible cuidar de los que te rodean y de ti al mismo tiempo. Y es que, muchas veces, nos dedicamos a cuidar de otras personas, o bien, estamos demasiado ocupados con las obligaciones, que nos olvidamos de la persona más importante, la que va a estar con nosotros siempre, nosotros mismos. Pero también puede ocurrir que, ni siquiera sepamos cómo podemos cuidarnos. 

Esto es justo lo que quiero proponerte aquí. Cómo puedes cuidar de ti mismo? 

¿Cómo cuidar de mi mismo?

Como te decía, muchas veces no sabemos cómo cuidar de nosotros mismos. Aquí te propongo algunas ideas para que cuides de ti mismo. Recuerda que, cuando te estás cuidando, también te estás queriendo, y eso, mejorará tu autoestima. 

Acéptate tal y como eres

Sí, esta es muy buena manera de cuidar de ti mismo, aceptándote de manera incondicional. Aceptando tus virtudes, tus defectos, lo que te es posible cambiar para ser mejor y lo que no. Piensa que, no vas a poder ser querido y aceptado por los demás, si antes no lo haces tú mismo. Y, si decides compararte con otras personas, que sea sólo para aprender  de sus experiencias y   superarte a ti mismo.

Expresa tus emociones y tus sentimientos

Esto es algo que solemos reprimir con mucha frecuencia, tal vez con demasiada frecuencia. Muchas veces no nos atrevemos a decir lo que sentimos, por miedo a lo que pensarán, por miedo a incomodar, o por miedo a que nos perciban como vulnerables. Sin embargo, expresar lo que sientes, te ayudará a liberarte tú y a crear un vínculo más fuerte con los que te rodean. Así que, si algo te molesta, dilo. Si te sientes triste, dilo. Si estás alegre o sientes rabia, exprésalo, no te lo guardes para ti solo. 

Dedícate algo de tiempo

Este es uno de los mejores regalos y cuidados que puedes proporcionarte. Dedicar un poco de tiempo para ti mismo, para hacer eso que te gusta y con lo que disfrutas, o simplemente, para no hacer nada y relajarte. Por supuesto, tendrás que dedicarte a tu trabajo y tus otras obligaciones, pero no olvides guardar un ratito para ti. Durante ese ratito, procura no traer a tu cabeza ninguna preocupación. Pero, si te llega a la cabeza por sí sola, apártala y piensa que, ya después te preocuparás por eso. 

Entrénate en decir “no”, cuando sea eso lo que quieres decir

Ya lo sabes, lo he comentado en algunos otros artículos. Muchas veces, decimos que sí a peticiones o demandas de otras personas, para evitar que se enfaden con nosotros, para no quedar mal o simplemente, para complacer a otros. Pero, hacer eso, siempre será descuidarte a ti mismo. Así que, si no lo haces ya, empieza a entrenarlo, empieza a no aceptar cosas que no quieres aceptar. 

Procura llevar contigo una sonrisa y el sentido del humor

Hacer el intento de ver la parte más cómica de algunas situaciones, sonreír y reírte siempre que puedas, no va a evitar que tengas problemas, ni que te surjan algunos contratiempos, pero sí que podrás verlos de otra manera y te hará sentir mucho mejor. 

Haz un poco de ejercicio físico

Sí, ya sé. Esto ya lo sabemos, lo decimos todos, lo oímos por todas partes, y aún así, nos da mucha pereza. Pero, hacer algo de ejercicio físico no sólo cuidará tu salud física, sino que las endorfinas que se liberan cuando hacemos ejercicio, te ayudarán a sentirte mejor a nivel emocional. El ejercicio físico además, ayuda a prevenir algunas enfermedades, así como tener una alimentación sana. 

Aléjate de aquello, o de aquellos que te producen malestar

Por supuesto, hay algunas cosas o personas, que no te hacen sentir bien precisamente, como puede ser por ejemplo, un jefe incómodo, o un trabajo que no te encanta, pero es lo que hay.

Sin embargo, hay otras cosas o personas que te resultan incómodas, y de las que sí puedes alejarte. Una persona tóxica, como puede ser, un amigo envidioso, una persona que te manipula o te chantajea, una persona que se queja constantemente por todo, o alguien a quien aprecias y te ignora.

De todo esto es mejor que te alejes, y así, estarás cuidando de ti mismo. Si al mismo tiempo que te alejas de estas personas, procuras no dejarte llevar por pensamientos catastrofistas que no tienen ningún sentido, mejor aún. 

Cultiva tus relaciones sociales

Cuidar de tu círculo de amigos, de esas personas a las que quieres y te aportan cosas buenas, te servirá a la vez para cuidar de ti mismo, porque, ellos te van a proporcionar apoyo, comprensión, ratos de ocio, diversión y también de humor. Pero esto, una vez que hayas alejado de ti a esas personas de las que te hablaba en el punto anterior, las que te generan malestar. 

Como ves, no son cosas tan difíciles de hacer, lo que significa que, puedes cuidar de ti, al mismo tiempo que cuidas y prestas atención a las personas que te rodean y que quieres. 

Rosa Armas 

Colegiada T-1670