Cómo saber si debo separarme

debo separarme

Compartir en tus redes:

Son frecuentes, y mucho más de lo que puedas  imaginarte, los casos de parejas que llevan mucho tiempo rotas y aún así, siguen estando juntas. En algunas ocasiones, esto lo sabe uno de los dos, en otras, lo saben los dos; pero ninguno da el paso de romper con la relación.

Pero también puede ocurrir que no se tenga la certeza de que la relación ya no da para más. Puede ocurrir que se tengan dudas, sobre si lo que se está viviendo es lo normal; de si es lo natural, lo que les ocurre a todas las parejas, o si es que esa relación de amor en concreto, ya se ha terminado y no tiene futuro.

Todos sabemos lo doloroso que es una ruptura amorosa. Pero, llegar a tomar la decisión de romperla no lo es menos. Se empieza a notar que las cosas no van bien, que no se está a gusto, que ya no es como antes, o bien que hay demasiados conflictos… y aún viendo todas estas cosas, seguimos teniendo dudas y seguimos sin atrevernos a tomar la decisión: pensando que tal vez con un poco de tiempo, la situación mejorará. Lo malo es que esto, por lo general, no suele ocurrir.

¿Por qué nos cuesta tanto decidir una ruptura?

Como decía, llegar a tomar la decisión de dejar a nuestra pareja es, en todos los casos, muy difícil. Como te decía más arriba, solo en pensar cómo se lo vamos a decir nos puede generar una ansiedad tremenda. Y los motivos por los que nos cuesta tanto pueden ser muy variados, aunque hay unos pocos que son los más habituales.

  • El miedo a la soledad: estar solos no tiene por qué ser malo, pero sentirse solo sí que lo es. Muchas personas no soportan la idea de la soledad. Y si además tienen la creencia de que no van a encontrar a nadie más como pareja, preferirán quedarse con la que tienen aunque no les vaya bien, antes de estar solas.
  • El miedo al cambio: este es otro de los motivos por el que nos cuesta tanto tomar una decisión como esta. Con una ruptura, se producirán algunos cambios en nuestra vida, lo queramos o no. Y esto siempre asusta un poco. Preferimos quedarnos con lo que ya conocemos, preferimos quedarnos con lo malo conocido….
  • No querer hacer daño: otro motivo frecuente es no querer hacer daño a la otra persona, ya que se intuye que lo pasaría muy mal. Aunque la relación de amor esté rota, casi siempre queda mucho cariño, y esto nos echa atrás a la hora de decirle a la pareja que queremos dejarla.

Como te decía, en algunas ocasiones nos puede surgir la duda de si tenemos motivos suficientes para romper con nuestra pareja.

Aunque los motivos son muy personales y no tienen que estar escritos en ninguna parte, hay muchas personas que no terminan de ver muy claro lo que hacer con su relación de pareja. Por eso te describo una serie de motivos, que son más que suficientes para al menos planteártelo en serio.

Cuando hay maltrato

Sinceramente, opino que no tendríamos ni que decirlo. Pero teniendo en cuenta lo que seguimos viendo en televisión, habrá que seguir insistiendo. Si una persona te maltrata, física o psicológicamente, es un motivo más que suficiente para romper con ella. No te engañes; alguien que no te trata bien, no debe quererte bien, así que mejor te vas.

Cuando es una relación tóxica

En este caso no tiene por que haber un maltrato, pero sí que hay una relación de dominio. Uno de los dos es el que domina, controla y maneja la relación como quiere. El otro digamos que solo obedece órdenes por miedo, miedo al enfado, miedo al abandono, etc.

Si esta fuera tu situación, pregúntate si es eso lo que quieres y si eres feliz así. Quizás las respuestas que te des, te hagan tomar una decisión.

Cuando se te acabó el amor

¿Parece obvio verdad? Pues a pesar de la obviedad, muchas personas en esta situación, siguen manteniendo sus relaciones de pareja. Probablemente por alguno de los motivos que te conté antes, o bien, esperando que el amor vuelva a resurgir por sí solo. Pero esto es poco probable que pase.

Si te ocurre esto, si te asaltan las dudas y no sabes qué hacer, tal vez pedir ayuda psicológica podría ser una buena opción.

Cuando no hay sexo

Si en tu relación, el contacto sexual con tu pareja se ha reducido, hasta el punto de casi desaparecer, sería bueno que te plantearas la buena o mala salud que puede tener la relación. Por lo general, cuando una pareja empieza a no ir demasiado bien, es la parte sexual de las primeras que se resienten. 

Sin embargo, este punto tómalo con precaución. Porque hay parejas que no tienen la vida sexual que tenían en un principio, ni parecida, pero están bien con la relación tal como está… y ni siquiera se plantean dejarla. 

Cuando discutes y discutes

Sí, ya sé, todas las parejas tienen discusiones. Pero cuando casi lo único que haces con tu pareja es discutir, por todo y algunas veces hasta por nada, quizás tendrías que pensar despacio y con calma cuál es el problema de fondo. Porque seguro que hay uno, y estaría bien que valoraras si se puede solucionar o no.

Cuando buscas opciones fuera de casa

Con esto no quiero decir que simplemente te atraiga alguna o algunas otras personas, porque eso es normal. Lo que quiero decir es que si hay una persona externa a la pareja con quien mantienes otra relación, es que lo quieras aceptar o no tu relación hace aguas. Y entonces estaría bien valorar tranquilamente lo que hacer con ella.

A no ser, claro está, que lo que tengas sea una relación abierta. En ese caso, este último punto no sería un motivo para romper nada. 

Cuando la otra persona quiere dejarlo

Por supuesto, cuando tu pareja te dice que quiere romper, no hay muchas más vueltas que darle. Ya no sirve el “vamos a intentarlo”, no sirven las “otras oportunidades”, no sirven los ruegos ni las insistencias. Porque eso solo puede hacerte más daño. Tendrás que respetarlo y aceptarlo, es lo mejor.

Muchas veces nos parece que lo más cómodo es mirar a otra parte, no enfrentarnos a los problemas y actuar como si no existieran. Y es cierto, es lo más cómodo. Pero a la larga, el problema será tal que no vamos a poder ignorarlo, y entonces habrá que tomar decisiones.

Rosa Armas

Colegiada T-1670

psicólogo 24 horas

¿Necesitas hablar con un psicólogo? Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año

Compartir en tus redes:

Artículos recientes

Categorías

Suscribirse

Suscríbete con tu email y recibirás información sobre promociones especiales para suscriptores