En general, solemos pensar que el hecho de ser tímido es una característica de la persona que no tiene la mayor importancia.

Sin embargo, lo cierto es que la timidez no sólo puede limitar la vida de la persona que la sufre, sobre todo su vida social… sino que además, esa circunstancia le produce un gran malestar. Y puede, en algunas situaciones, condicionar su vida.

cómo superar la timidez

Muchas veces se confunde el ser tímido con ser introvertido. De hecho, casi se utilizan las dos expresiones para definir lo mismo. Pero no; no es lo mismo.

Una persona introvertida, es la que prefiere hacer cosas por su cuenta, en solitario. Es la que es más celosa de su privacidad: pero no presenta ningún problema, ni ansiedad, a la hora de enfrentarse a una situación social. A la persona que es tímida, por el contrario, le gustaría tener más relaciones sociales; pero su ansiedad se lo dificulta.

¿Qué es exactamente la timidez?

La timidez es el estado de ansiedad y miedo que algunas personas sienten en situaciones o interacciones sociales. Sienten miedo ante la idea de poder ser rechazados por los demás; o a la de ser juzgados de una manera negativa.

Ese miedo, que en diferentes personas puede ser más o menos intenso, hace que eviten cualquiera de esas situaciones en la que lo pasan mal. En esos casos en los que la intensidad del miedo es muy alta, estaríamos hablando de una fobia social.

Pero no creas que las personas nos dividimos en tímidos o no tímidos. En general, todos somos más atrevidos en algunas situaciones; y algo más inseguros o tímidos en otras.

¿Cuáles son las causas de la timidez?

Como en casi todo, no hay una única causa que explique la timidez, pueden ser varias.

Una de ellas puede ser una baja autoestima, y por tanto, la creencia de que lo que se diga o se haga, será mal visto o criticado por los demás.

Haber vivido malas experiencias en las relaciones con otras personas, puede ser otra de las causas que la expliquen. Por ejemplo, haber sido objeto de burlas y de acoso.

Se sabe también que hay un componente genético que explica la timidez. Sin embargo, que exista una predisposición a ser algo más tímido, no significa que no se pueda trabajar para poder vivir ciertas situaciones con menos ansiedad.

¿Cómo puedes superar la timidez?

Por supuesto, si esa ansiedad es tan intensa que te impide hacer casi cualquier cosa donde haya más personas, tal vez se trate de una fobia social. En ese caso, lo mejor es acudir a un profesional que te ayude a superarlo. Pero, si se trata de cierta ansiedad ante situaciones concretas, hay algunos consejos que pueden servirte.

Aceptar tu timidez

Primero que nada, es importante aceptar que se es tímido. Aunque, como decía antes, todos lo somos un poco, dependiendo de la situación. Es importante aceptarlo, pero al mismo tiempo tener la decisión de trabajar en ello; para que una interacción social no nos haga sufrir.

Por otra parte, te vas a sentir más reconfortado, si te das cuenta de que no eres el único al que le pasa eso.

Es decir, puedes preguntar a tus conocidos, sobre todo a aquellos a quienes percibes como más atrevidos, si hay alguna situación en la que sientan cierta ansiedad. Y, no se trata de eso de “mal de muchos consuelo de tontos”; se trata de no sentirte como el más raro de los humanos. Porque no es así.

No ocultar tu situación

Otra buena manera de no pasarlo tan mal cuando estás en una reunión social, por ejemplo, y sobre todo en la que hay gente que no conoces, es avisarles de que eres tímido, y te explico por què.

Una persona tímida, cuando está en una situación de interacción social, tiene una lucha consigo mismo. Quisiera hablar más pero le da mucha vergüenza, quisiera estar tranquilo pero se siente ansioso, quería interactuar pero no se atreve. Con lo que mantiene una lucha constante.

Si avisas de entrada de que eres algo tímido, podrás comportarte como realmente eres, podrás estar más callado, por ejemplo, y a nadie le extrañará. Nadie pensará nada malo sobre ti, nada de lo que tú crees que piensan, sólo que eres algo tímido y ya está. De esta forma, y al sentirte algo más relajado, quizás puedas interactuar más de lo que tú pensabas.

No olvides que, esas supuestas críticas o juicios que puedan hacer los demás sobre ti, y que son lo que tanto miedo te da, en realidad eres tú mismo quien las está haciendo. Nunca vas a poder adivinar lo que piensan los demás de ti, a no ser que te lo digan directamente.

Por tanto, procura no pensar por los otros, no imaginar lo que pueden estar pensando de ti, no lo vas a adivinar. Eso sí, mientras intentas adivinar, lo pasas fatal .

No evites las situaciones sociales

Por otra parte, y aunque las primeras veces lo pases un poco mal, no evites las reuniones sociales.

Enfrentarte a ellas, te servirá para comprobar que en absoluto vas a ser rechazado. Bueno, sí, en algunas lo serás, y yo, y todos, no en todas partes nos aceptan de la misma manera, pero eso es lo normal y hay que aceptarlo también.

En estos casos, que como digo sí que ocurren, puedes preguntarte: ¿y qué?, ¿qué pasa si alguien no me quiere como amigo?, ¿qué pasa si alguien no está de acuerdo con lo que digo?. Piénsalo bien, no es tan catastrófico y terrorífico como crees.

En general, la forma de superar un miedo que es irracional, es enfrentarte a él. Sé que incomoda y causa ansiedad…pero, cuanto más te expongas a esas situaciones que te dan miedo, más posibilidades tienes de comprobar que, en absoluto, vas a ser rechazado sistemáticamente.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.