Es posible que alguna vez hayas tenido una relación de pareja tóxica, es posible incluso que hayas tenido más de una y, hasta podrías estar viviendo en la actualidad una de esas relaciones.

El problema de este tipo de relaciones, es que no se detectan con antelación, sino que, cuando te das cuenta, ya estás metido en una. Y ahí es cuando te debes plantear cómo salir de una relación tóxica o de una relación adictiva.

Cómo salir de una relación tóxica

Claro que, puede que en algún momento sospecharas que, efectivamente tenías una relación tóxica. Sin embargo, la idea de que estabas exagerando, o de que la cosa ya cambiaría más adelante, hizo que te quedaras donde estabas.

Aunque se suele pensar que una relación tóxica se distribuye de una manera concreta, es decir, que suele ser el hombre el verdugo y la mujer la víctima, esto no es verdad. Se puede ser la víctima, independientemente del género y, hasta se puede tener una relación tóxica, con una persona que no sea tu pareja.

Por si fuera el caso de que estás viviendo esta situación en la actualidad, voy a proponerte algunas ideas de cómo salir de una relación tóxica. Pero antes, te contaré qué es exactamente una relación de este tipo.

¿Qué es una relación tóxica?

Hay muchas señales que pueden indicar que lo que estás teniendo es una relación tóxica. Pero, a pesar de que la teoría es muy amplia, hay una señal que casi sería suficiente para confirmarlo, y es, cuando no estás a gusto con tu relación , cuando no eres feliz.  Este, sin duda, sería un motivo suficiente para marcharte, Pero, hay algunos más.

Conflictos permanentes

Tienes momentos muy buenos con tu pareja, pero la mayoría no lo son. Los conflictos son constantes. Cualquier cosa que haces le enfada. Hay muchas cosas que te prohíbe hacer. Te manipula a través del chantaje emocional y te sientes fatal la mayor parte del tiempo.

Insatisfacción y críticas

Haces todo lo posible, y hasta lo imposible, para complacer a tu pareja, y aún así, nunca es suficiente. Te sigue criticando, te compara con otras personas, o te dice con frecuencia que tienes que cambiar.

Aislamiento

Tu vida gira exclusivamente en torno a esa persona. Hasta tal punto es así, que has dejado a un lado tus propias metas y sueños para dedicarte en cuerpo y alma a tu pareja. Pero es que además, has dejado de ver a tu familia, o de quedar con tus amigos, y no haces nada sin esa persona a tu lado.

Y no porque realmente lo quieras así, sino porque con sus comentarios, que suelen ser críticas a tus amigos y familia, y sus enfados, ha conseguido que te aísles del mundo.

Eso sí, si haces todo lo que quiere esa persona, si te comportas tal y como te dice, si cambias, porque claro, eres tú quien tiene que cambiar, estará de muy buen humor y todo irá como la seda.

Por qué nos quedamos en una relación tóxica

Hay una buena cantidad de creencias, erróneas por supuesto, que están muy arraigadas en nuestra cultura, que hacen que, no sólo entremos a tener una relación tóxica, sino que la mantengamos en el tiempo.

Ideas como la de que sin una persona al lado no somos nadie, la de que el amor implica sufrimiento, que una relación no puede ser libre y respetuosa sino que ha de ser posesiva y dependiente, o la de que, los celos son una muestra inequívoca de amor, tienen un gran peso a la hora de mantener una relación que nos hace sufrir.

Por otra parte, las carencias emocionales o la baja autoestima, que nos llevan a tener miedo a la soledad o miedo al abandono, así como la dependencia emocional, hacen que muchas veces se prefiera estar con alguien que te hace sufrir, que estar solo.

¿Cómo salir de una relación tóxica?

Es verdad que no es tan fácil ser consciente de que estás en una relación tóxica. Como te decía, el principal síntoma es que no eres feliz con esa persona. A partir de ese síntoma, puedes investigar un poco más. Si al final lo tienes claro y quieres salir de ahí, estos consejos te pueden ayudar a salir de una relación tóxica:

Habla con tu familia

Habla con la gente que te quiere, con tus amigos y con tu familia, sobre lo que estás viviendo. Puede que te dé apuro hacer eso, pero hablarlo con los más cercanos, te hará ver con mayor claridad lo que ocurre, además de hacerte ver que tienes gente que está dispuesta a ayudarte y apoyarte si tomas una decisión importante.

Imagina que, eso que estás viviendo, te lo contara una persona a la que quieres mucho. Qué le dirías? Qué le aconsejarías hacer en ese caso? Hacer esto, puede ayudarte a saber qué es lo que debes hacer tú.

Valora tus expectativas

Además, piensa en cuáles eran tus expectativas cuando empezaste con esta relación. ¿Era esto lo que querías? ¿Es esto lo que quieres a partir de ahora?

¿No crees que podrías ser algo más feliz con alguien que te valore, e incluso estando solo o sola, que con alguien que te critica todo el tiempo?

Toma una decisión

Con todo lo anterior, tal vez tengas las fuerzas suficientes para romper con algo que no te hace feliz. Y, no prestes atención a las promesas que te haga, siempre las hacen y al final todo vuelve a estar igual que estaba. Si consigues tomar esa decisión, y digo si consigues porque no es nada fácil, apóyate en los que te quieren, y no tengas absolutamente ningún contacto con esa persona.

Busca ayuda psicológica

Cuando se tiene una relación de este tipo, suelen quedar muchas secuelas, que será importante que trabajes con un psicólogo. Primero para curar aquello en lo que te haya afectado, como en tu autoestima o en la seguridad en ti mismo. Y, segundo, para que si en el futuro te encuentras con otra relación de este tipo, sepas detectarla mucho antes.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.