El poliamor, los amigos con derecho a roce, mantenerse soltero con algunas relaciones pero sin ningún compromiso; y alguna que otra modalidad más de relación, han conseguido desplazar a un segundo plano al matrimonio para toda la vida. Nuevas formas de relación de pareja; en las que se podría confundir la dependencia, la obsesión o el capricho, con un amor verdadero.

En muchas ocasiones no es tan fácil diferenciar entre sí lo que se siente es un verdadero amor, o es un capricho. Eso sí, un capricho con una emoción tan intensa que nos hace confundirlo; vamos a hablar aquí de las diferencias que hay entre un amor cuando es verdadero y un simple capricho. O bien una obsesión, cosa que no es tan simple.

amor verdadero o capricho

Cuándo es un capricho

Por si te encontraras con esta duda, hay algunas señales que te pueden indicar que esa persona es un capricho o una obsesión. Y ese comportamiento que crees que es amor, es más una emoción intensa y una fuerte atracción física.

Se trata de un capricho, cuando no eres capaz de pensar en nada más, ni en nadie más. Todos tus pensamientos se los lleva en exclusiva esa persona; siendo muy difícil que puedas concentrarte en cualquier otra cosa.

La idealización

Has conseguido idealizar a esa persona como alguien perfecto. Es decir, consideras que no tiene ningún defecto. Llegas incluso a idolatrarla. Por supuesto sí que tiene defectos, como todo el mundo, pero has conseguido no verlos.

La persona que está “encaprichada” termina por no tener su propia agenda ni su propia vida, por el contrario, la deja a un lado y se adapta a la vida y a los deseos de esa otra persona de la que cree estar enamorada. Toda su vida gira en torno a esa persona, y se terminan por desatender otras relaciones, como a la familia o a los amigos.

La manipulación

Además, se trata de un capricho, cuando existe un miedo exagerado a que esa relación se rompa y haya un abandono. Por este motivo, la persona que cree estar enamorada, es capaz de aguantar lo que sea. E incluso es capaz de manipular a la otra, con tal de mantener esa relación.

Por tanto, se puede decir que un capricho, se da con mayor frecuencia en personas que son dependientes y que, por alguna carencia de tipo emocional, necesitan estar con alguien en una relación de pareja para sentirse bien.

La atracción física pura

Si lo piensas bien, y ves que lo que sientes es más una atracción por su físico que por su personalidad, sin duda se trata de un capricho. Es más: las cualidades personales que te gustan de esa persona, en realidad son muy pocas.

Suelen ser relaciones que empiezan y se afianzan demasiado rápido. Pero, el interés que siente la persona que cree estar enamorada por la otra, no es estable, sino que aumenta y disminuye constantemente.

En estas relaciones se suele discutir mucho. Y si se tuviera que poner distancia con esa persona, la emoción tan intensa que había, se enfriará muy rápido.

Por último, hay capricho cuando no se piensa en el crecimiento y bienestar de la relación. Sino que se piensa únicamente en el bienestar personal, en lo que esa persona nos puede ofrecer a nosotros.

Cuándo se trata de un amor verdadero

Las señales que pueden indicar que en tu relación hay un verdadero amor, son bastante diferentes a las anteriores, y son las siguientes.

Puede que te atraiga mucho su físico, o puede que no. Pero sí que te atraen todas sus cualidades personales, o al menos la mayoría de ellas. No te gusta sólo su físico, te gusta lo que ves en esa persona, en su conjunto. Además, eres capaz de identificar sus defectos, y aún así, la aceptas y la quieres.

Una relación sin apuros

Al contrario de lo que decía antes, la relación se inicia poco a poco. Dando el tiempo que sea necesario para conocer a la persona sin prisas.

Cuando se trata de un amor verdadero, esa persona es muy importante, claro está, pero eso no impide que se comparta tiempo con otras personas importantes, como la familia o los amigos.

Si por el motivo que sea, es necesaria una distancia, la relación no se enfriará, por el contrario, el amor se hará más fuerte, ya que, se buscará la forma para que esto sea así.

Comunicación y negociación

Claro que habrá discusiones, como en todas las parejas, pero con el tiempo y el conocimiento de la otra persona, es decir, de lo que le gusta y lo que no, de lo que le molesta y lo que no, éstas van siendo cada vez menos. Y cuando las hay, se consigue negociar y llegar a un punto intermedio.

Al contrario de cuando se trata de un capricho o una obsesión, el interés no está en el bienestar personal, sino en el bienestar de la relación, así como en tener y poder alcanzar los proyectos que hay en común. Es un sentimiento generoso y se piensa en el otro o en los dos, nunca en sí mismo.

Es importante que analicemos con detenimiento los sentimientos que tenemos por alguien, para, en la medida de lo posible, evitar confundirlos y llegar a sufrir consecuencias que nos resulten negativas.

Un amor verdadero, se va instalando poco a poco y con tiempo, se convierte en algo estable. Un capricho, aumenta nuestra emoción con mucha rapidez, pero con esa misma rapidez se puede desvanecer.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Cómo saber si es un capricho o un amor verdadero
4.8 (95%) 8 vote[s]