Cómo pasar las vacaciones sin estrés

//Cómo pasar las vacaciones sin estrés

Llega el momento de las vacaciones; esa época que muchas personas esperan ansiosamente durante todo un año de trabajo. Esos días de descanso y disfrute, que para unos pueden ser más que para otros…pero que sin duda todos nos hemos ganado y nos merecemos.

Ese tiempo de vacaciones es necesario que lo aprovechemos al máximo para descansar; tanto física como psicológicamente. O como solemos decir, para “recargar pilas”. Si lo hacemos bien, las vacaciones nos sirven para quitarnos el estrés acumulado en todo un año de trabajo; y volver como nuevos a esa rutina diaria.

Y lo importante no es si tienes muchos días de vacaciones, o tienes un poco menos. Lo importante es saber sacarles el máximo partido, evitando en la medida de lo posible elementos estresores; y de esta forma, obtener sus beneficios.

Sin embargo, para muchas personas, salir de vacaciones supone un auténtico estrés. No porque no les guste estar de vacaciones, sino por otros muchos motivos.

vacaciones sin estrés

Qué factores debes tener en cuenta para no estresarte en tus vacaciones

Hay algunos detalles que tendríamos que tener en cuenta, para que las vacaciones no se conviertan en más estresantes que el propio trabajo. Estos son algunos de ellos.

Planifica tu economía

Si eres de las personas que les gusta salir de viaje durante su periodo de vacaciones, o bien pasarte unos días en la playa, sin duda sabes que esto supondrá un gasto de dinero.

Si no prevees con antelación lo que vas a gastarte en las vacaciones, y te gastas más de lo que puedes, no sólo se te podrían fastidiar esos días de descanso. Sino que después de ellos, puedes estar más estresado que cuando te fuiste; al haber hecho un gasto mayor del que te venía bien hacer.

Una buena idea para evitar el problema de los gastos sería por ejemplo, guardar un dinero al mes durante el resto del año: que iría destinado a pagar las vacaciones. De esta forma, las pagarás casi sin darte cuenta; y tu economía no se verá tan resentida a la vuelta de las vacaciones.

Tómate con calma la salida

Ten en cuenta que, mucha gente sale de vacaciones por la misma época, con lo cual, puedes encontrarte con atascos en la carretera, o con retraso en los aviones, por ejemplo. Así que, tómalo con calma para no empezar tus vacaciones ya de mal humor.

No planifiques cada día de las vacaciones

De la misma forma que se recomienda planificar los gastos, para no estresarte, se recomienda no planificar cada día, por la misma razón.

Por supuesto que, si quieres visitar un lugar en concreto, o quieres hacer una excursión a un sitio determinado, está bien que lo organices. Pero, planificar el día completo, con actividades y horarios que te obligas a cumplir, pueden estresarte más que ayudarte a descansar.

Sería casi lo mismo que cumplir con los horarios que ya tienes el resto del año. Así que, organiza algunas cosas y el resto improvisa; según lo que te apetezca hacer.

No te obligues a estar activo todo el tiempo

Puede que seas de esas personas que piensan que, las vacaciones son para hacer todo eso que no tienes tiempo de hacer el resto del año. Pues no, como te decía, las vacaciones deben ser para descansar. Si dispones de muchos días libres, puedes hacer esas cosas que quieres; y para las que no tienes tiempo durante el año.

Pero también debes guardar unos días para el descanso. Si no lo haces así, volverás a casa igual de cansado. Si por el contrario no dispones de muchos días, mejor dedícalos a descansar y desconectar. Simplemente haz lo que te apetezca, y olvídate del “tengo que….”.

Acepta que puedes tener contratiempos

Lo que quiere decir esto es que, por mucho deseo que tuvieras de que llegaran tus vacaciones, puede que no sean tan perfectas como habías pensado. Porque, puede haber días en los que esté nublado, días en los que no estés bien de ánimo, podrías encontrarte con gente que no es de tu agrado, podría ponerse malo alguno de tus hijos, por poner algunos ejemplos.

Es decir; no esperes que las vacaciones sean perfectas por si eso no ocurre. Antes de desesperarte y sentir frustración, es mejor que aceptes lo que vaya surgiendo que no sea agradable; y disfrutes de lo que sí que lo es.

Disfruta de cada momento

Es la mejor manera de aprovechar al máximo las vacaciones. Esto lo puedes conseguir cuando te centras en todos tus sentidos, es decir, céntrate en los olores, del mar o del campo, del sitio donde estás.

Céntrate en los sonidos que hay a tu alrededor, saborea lo que comes, etc; sin estar pensando en lo que debes hacer una vez vuelvas a casa y al trabajo.

Aprovéchalas para estar con tu familia o pareja

La estadística nos dice que es después del verano la época en la que más divorcios se producen, supuestamente porque hay más tiempo para estar juntos y por tanto, surgen más roces.

Sabiendo esto, aprovecha las vacaciones para dialogar con la familia. No impongas tus ideas ni tus gustos, eso creará conflictos y los conflictos producen estrés. Por el contrario, negocia cuando haga falta hacerlo; ármate de paciencia y ten en cuenta también las preferencias de los demás.

No vuelvas de las vacaciones justo el día antes de empezar a trabajar

Si te vas fuera por varios días, es recomendable volver a casa al menos un par de días antes de empezar a trabajar. De esta forma, tendrás tiempo para organizar con calma tu vuelta al trabajo y para ir acostumbrándote al horario. Si regresas justo la noche antes y, tienes que madrugar al día siguiente, ya empezarás con algo de estrés.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670

Cómo pasar las vacaciones sin estrés
4.6 (92%) 5 votes

2018-08-20T13:23:09+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario