Cómo mejorar la comunicación con tus hijos adolescentes

//Cómo mejorar la comunicación con tus hijos adolescentes

Si tienes, o has tenido un hijo adolescente en casa, seguro te habrás quejado alguna vez de lo difícil que es comunicarse con él, o con ella. No te cuenta nada, o casi nada de sus cosas; de lo que piensa o de lo que le preocupa. Y cuando le haces preguntas, te responde con monosílabos.

Solemos decir que la adolescencia es una etapa muy mala; que los padres lo pasan fatal en esa edad de sus hijos. Que hablan y se relacionan más con sus amigos que con sus padres: y esto no deja de ser cierto. Pero, tal vez habría que ver de qué manera intentan los padres comunicarse con sus hijos adolescentes. Porque puede que la forma en que lo hacen no sea la manera más atractiva para ellos.

cómo mejorar la comunicacion con los adolescentes

¿Cómo lograr una mejor comunicación con los adolescentes?

Vamos a hablar en esta ocasión, de algunos consejos que podrían ayudar a los padres a tener una mejor comunicación con sus hijos en la edad de la adolescencia.

Cuando tu hijo se comunica contigo con monosílabos, lo más probable es que sea porque tú le estás sometiendo a un interrogatorio. Puedes creer que estás intentando hablar con él; pero no es así. Estás intentando obtener información. Y eso, por lo general, no facilita tener una buena comunicación con nadie.

Si por el contrario, le cuentas algo que te ha ocurrido a ti, es más probable que se pueda entablar una conversación.

Por ejemplo: imagina que quieres saber cómo le ha ido el día; o mejor dicho, qué ha hecho durante el día. Si lo intentas haciendo muchas preguntas cómo ¿dónde estuviste?, ¿a qué hora saliste?, ¿con quién has estado?; pues desde luego, no vas a crear un buen ambiente para tener una agradable conversación.

Si por el contrario le cuentas cómo te ha ido a ti el día, qué hiciste, o qué cosa tan curiosa te ha ocurrido hoy; y después le preguntas, ¿y qué tal tu día?, no dudes de que podrá haber una mejor comunicación. Si lo piensas bien, esa es la forma en que interactúas con tus amigos; no les interrogas sobre lo que han hecho o dejado de hacer. Les cuentas cosas tuyas y ellos, a su vez, te cuentan a ti las suyas.

Ser padre o madre: no amigos

Pero, esto último que he dicho, no quiere decir que tengas que ser amigo de tus hijos. Eres su padre o su madre, no su amigo. Eso no debes perderlo nunca de vista. Con lo cual, puedes mantener conversaciones con tus hijos, por supuesto; pero, habrá cosas del matrimonio, de la casa, o de otras cosas, que no son adecuadas para que las hables con ellos.

Cuando hagas el intento de hablar con tu hijo o tu hija, y veas que no lo consigues, fíjate en cuál es el tema del que pretendes hablar con ellos. Podría ser que el tema sobre el que intentas mantener una conversación, no sea un tema que a tu hijo le interese.

Preocúpate por sus intereses

Para tener una buena comunicación con tu hijo adolescente, primero tendrás que saber qué cosas le interesan, o qué cosas le pueden preocupar, para abordar esos temas. Si solo hablas de lo que te interesa a ti, probablemente no te mantenga la conversación.

Si en algún momento tu hijo se acerca a ti con la intención de hablar, deja lo que estás haciendo si es que es posible, y atiéndele. No hables con él de un tema que le preocupa mientras estás cocinando, estás contestando un whatsapp o viendo las noticias en televisión. Hacer esto le indicaría a la otra persona que no le estás escuchando.

Si por lo que sea, no puedes parar lo que estás haciendo en ese momento, pídele que espere a que termines, y dile que en unos minutos estarás con él para hablar de lo que quiera. Ante una conversación seria e importante, es mejor que no haya alrededor elementos que les distraigan: ni a ti, ni a él.

Valora la opinión de tus hijos

Una buena manera de que tu hijo adolescente piense en ti para pedirte consejo sobre algo, es pedirle consejo tú a él sobre alguna cosa tuya. Si le preguntas qué haría él en tu situación, entenderá que para ti es importante su opinión. Y entonces, tu opinión terminará siendo importante también para él.

Si tu hijo tiene contigo la confianza suficiente como para pedirte consejo sobre algo que le preocupa, sobre cómo actuar en una determinada situación, ¡estupendo! Pero, si no lo hace, y tú sabes que hay algo que le preocupa, no le digas lo que tiene que hacer. Solo pregúntale si está interesado en saber tu opinión sobre ello. Pregúntale si quiere saber qué harías tú en su lugar.

Mantén la serenidad

No le des órdenes, eso siempre sienta mal a cualquiera, y le quita las ganas de hacer lo que le pides. Pídele si puede hacer algo, “por favor”, o tal vez puedes decir algo como, ¿te importaría?

Otra cosa importante para hablar con tu hijo es, no le grites. No tiene más razón, ni tampoco tiene más autoridad el que más grita. Es mucho mejor mantener una conversación tranquila y serena para que ellos respondan de la misma manera.

Imagina que tu hijo o hija te cuenta algo sobre un amigo suyo, algo que su amigo ha hecho mal, algo de lo que se ha enterado o algo que ha visto. Cualquier cosa o actitud que a ti no te parezca que es correcto. No le digas eso de, “como a ti se te ocurra hacerlo ya verás”.

Mejor pregúntale qué opina él sobre ese tema, qué le parece a él esa conducta concreta. Con esto, podrás saber cuál es su actitud ante algunos asuntos delicados. y además, tu hijo se sentirá escuchado. Sentirá que te interesa lo que opina; con lo que será más probable que en cualquier otro momento, quiera hablar contigo de cualquier otra cosa.

No les pongas etiquetas

Cuando tengas que corregirle en algo, corrige la acción concreta que quieres que modifique. Pero no le pongas una etiqueta.

Por ejemplo, si quieres que recoja su habitación, dile que recoja su habitación. No le digas que es un desordenado…o peor aún, que es un desastre. Los chicos jóvenes terminan por comportarse de acuerdo a la etiqueta que le han puesto.

Teniendo en cuenta todos estos consejos, es perfectamente posible tener una buena comunicación con un chico o chica adolescente. Claro que si solo haces preguntas, das órdenes y pones normas, “porque lo digo yo”, será mucho más complicado.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Cómo mejorar la comunicación con tus hijos adolescentes
4.7 (93.33%) 3 votes

2018-12-12T19:41:16+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario