Cómo encajar las críticas

//Cómo encajar las críticas

Digamos lo que digamos, a ninguno de nosotros nos gusta que alguien nos critique.

Claro que, si nos critican a nuestras espaldas, nos da igual porque no nos enteramos. Pero, si nos hacen una crítica a la cara, nos molesta; nos sentimos atacados por el otro y nos hace sentir inseguros.

encajar las criticas

¿Críticas constructivas?

Se suele decir además que la crítica constructiva es mucho mejor que la que se hace para fastidiar. Y eso será verdad, pero, lo sabes; molesta igual una que la otra.

Y molesta; porque todos tenemos un poquito la necesidad de sentirnos aceptados y valorados. Y justo, recibir una crítica, no es exactamente sentir que se nos valora.

Es cierto que, una persona con una baja seguridad en sí misma, se sentirá peor con una crítica que alguien que tenga mucha seguridad y confianza. Las personas muy inseguras, podrían incluso, dejar de hacer algunas cosas; sobre todo cosas algo arriesgadas o con cierta dificultad. Por si se equivocan y son criticadas.

Eso sí, la forma en que nadie te criticará nunca es, no hacer nada.

Además, el que una crítica nos duela más o menos, no solo depende de nuestro nivel de autoconfianza. También depende de si dicha crítica, va dirigida a uno de nuestros comportamientos en concreto, o es una crítica general a nuestra persona.

Es decir, nos fastidia mucho menos, por ejemplo, “este informe no lo has hecho nada bien”, que “eres un desastre en tu trabajo”. Toleramos mejor la crítica al comportamiento concreto, que a nuestra persona.

Sin embargo y, sea como sea, no resulta nada fácil encajar una crítica porque, como decía, la solemos entender como un ataque.

Sería mucho más productivo para nosotros, entender la crítica como una fuente de información que nos viene desde fuera, y que, si así lo queremos, nos servirá para mejorar. Claro que, para hacer esto, primero tendríamos que diferenciar entre las críticas constructivas y las que son destructivas.

¿Cuáles son las razones por las que se critica a alguien?

Hay al menos tres motivos por los que una persona hace una crítica a otra, y esto, tendríamos que diferenciarlo.

En primer lugar, para tener en cuenta esa crítica o no; y así, poder mejorar si lo deseamos. En segundo lugar, para saber cómo debemos responder a una, o a la otra causa.

El enfado

Una de las razones por las que una persona puede hacerte una crítica, es porque esté enfadado por algo. En ese caso, descargará su rabia y su frustración contra ti, haciendo críticas que pueden ser muy duras. Y que a esa persona le pueden servir para desahogarse; pero a ti, solo te servirán para crearte malestar. Porque, además, no te darán ninguna alternativa para mejorar nada.

Podría ser que, la intención consciente de esa persona no sea la de dañarte, podría ser que, simplemente, no sepa cómo expresar su enfado de una mejor manera.

Si en algún momento te ocurre algo así, pídele a esa persona que se calme, que baje su tono y volumen de la voz, para poder hablar con ella de forma tranquila. Puedes decirle incluso que, hasta que no se calme, no le escucharás.

Si consigues que se tranquilice, siéntate y escucha lo que tenga que decirte. Escucharle no significa que tengas que estar de acuerdo con lo que te diga, por lo tanto, si estás de acuerdo con la crítica o con parte de ella, díselo y reconoce tu error. Si no estás de acuerdo, díselo también, en un tono tranquilo, eso si.

Las ganas de molestar

El segundo motivo por el que se puede criticar a alguien, es por fastidiarle, así de sencillo. Hay personas que disfrutan haciendo daño a otras, sienten así que son mejores que ellas; y para eso, les critican absolutamente todo, creando un intenso malestar en la persona que recibe la crítica.

Evidentemente, esto es una forma de maltrato, que si se mantiene en el tiempo, termina por afectar gravemente a la autoestima de la persona que es objeto de las críticas.

Si tienes en tu entorno a alguien que se dirige a ti en estos términos, de manera continuada, ponle límites. Dile cómo te hace sentir esa forma de tratarte, y dile también, cómo te gustaría que lo hiciera a partir de ese momento. Dale unos días para que lo reflexione. Si la situación se mantiene de la misma forma, no pongas límites, pon distancia.

Para ayudarte a mejorar

Por último, hay un tercer motivo por el que alguien puede hacerte críticas y es, por ayudarte a mejorar.

Estas sí que son críticas constructivas, aunque podría ser que no estén del todo bien formuladas, su intención es que cambies en algo que podría hacerte bien, en algo que haces y que no considera que sea adecuado, siempre claro está, según el criterio de esa persona.

Son críticas que suelen venir de personas cercanas que te quieren y que desean que mejores. Por tanto, este tipo de críticas, merecen al menos ser escuchadas.

Escucha tranquilamente lo que esa persona tiene que decirte. Hazle preguntas si hay cosas que no te quedan claras del todo. Pregúntale además, si tiene alguna sugerencia que hacerte, y, dale las gracias por darte su opinión.

Recuerda que, escuchar lo que tenga que decirte, no quiere decir que tengas que estar de acuerdo con lo que te dice. Valora sus sugerencias, si puedes en ese momento; si no, piénsalo durante unos días.

Luego, decide tú si quieres hacer ese cambio que te han propuesto, o por el contrario, prefieres quedarte como estabas. Que algo de ti no le guste a alguien, no te obliga a tener que cambiarlo. La última palabra la tienes tú siempre.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Cómo encajar las críticas
5 (100%) 1 vote

2018-11-09T18:50:50+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario