Sabemos que muchos de nuestros niños sufren acoso, ya sea en el ámbito escolar o a través de internet.

El mayor problema de esta situación; aparte del propio acoso que ya es un problema muy grave, es que los sentimientos de culpa que tiene el niño, sumados al miedo a las posibles represalias, hacen que los padres sean los últimos en enterarse.

Pero no sólo es el propio niño el que guarda silencio sobre lo que le ocurre. Los testigos del acoso, que siempre los hay, tampoco dicen nada…también por miedo. Por lo que ni padres ni profesores suelen enterarse de lo que está pasando.

cómo detectar el acoso escolar

El acoso a un niño por parte de sus iguales, supone una alteración importante en su bienestar y su desarrollo; y puede llegar a tener consecuencias graves. Por tanto es importante estar alerta a cualquier signo que pueda indicar que un niño está sufriendo acoso, para poder actuar con la mayor rapidez.

¿Cuáles son las señales de que puede haber acoso escolar?

Hay muchas señales que podrían indicar que el niño está sufriendo acoso escolar; y como digo es importante estar pendiente de ellas, para poder actuar lo antes posible.

A continuación te enumeramos nueve señales que indican un posible acoso:

  1. Tiene verdadero rechazo a la hora de ir al colegio o instituto. Con frecuencia, dice estar enfermo por las mañanas antes de la hora de salir. Puede presentar vómitos o dolor de tripa. Aunque muchas veces esos dolores se los puede inventar, como excusa para no ir al colegio. Esta señal por sí sola, no debe alarmar a los padres.
  2. Su estado de ánimo es muy variable. Puede estar nervioso, triste, o presentar de repente un ataque de rabia; sin las causas suficientes que lo justifiquen.
  3. Presenta algunos problemas para dormir y también falta inusual de apetito
  4. Deja de tener interés por las actividades que antes sí le gustaban.
  5. Deja de tener relación con sus amigos y compañeros. En casa, habla poco y se aísla siempre que puede.
  6. No suele contar nada de lo que hace con sus compañeros durante las horas que está en el centro escolar.
  7. Con frecuencia pierde, o se le rompe, alguna cosa de su material escolar.
  8. Evita a toda costa, encontrarse o relacionarse con algunos compañeros en concreto.
  9. Hay una bajada importante en su rendimiento escolar y por tanto en sus notas, sin que exista ningún motivo aparente que lo justifique.

¿Qué puedes hacer si tienes sospechas de que tu hijo sufre acoso escolar?

No debes obsesionarte con esta posibilidad, pero, si tienes la sospecha de que tu hijo puede estar sufriendo bullying, debes actuar para confirmar si es una realidad o no.

Primero que nada, debes intentar mantener la calma todo lo que te sea posible, pero no tanto como para pensar que son cosas de niños, y no darle importancia.

Pregúntale directamente si está teniendo algún problema con sus compañeros de colegio. Además, dile que le vas a ayudar a resolverlo, sea lo que sea. Y sobre todo, que no es culpa suya.

Puede ser que haya sido amenazado y entonces, es posible que no admita que le acosan, o que lo niegue directamente. En ese caso, no te irrites, no te desesperes, y dale un poco de tiempo.

No le  hagas sentir culpable

Como decía, un niño que está siendo acosado se puede sentir culpable, por tanto, no digas nada que pueda hacerle sentir más culpable aún. Por el contrario, muéstrate dispuesto a escucharle para juntos poder resolver el problema. Si se siente apoyado y comprendido por ti, si tiene claro que lo que quieres es ayudarle, será más probable que termine contándote lo que ocurre.

Si finalmente decide contarlo, déjale hablar, dale el tiempo que necesite y , escucha con paciencia. Por lo general, en estos casos, les cuesta trabajo expresarse, así que mantén la calma y no le presiones.

Una vez le veas más calmado, podrás preguntarle más detalles, como cuántas veces ha pasado, si alguien lo ha visto, si se lo ha contado a alguien, quiénes son los compañeros que le acosan, qué ha hecho él en esas situaciones, etc, para que puedas valorar la gravedad de la situación y puedas tomar medidas.  Todo esto, hazlo con la tranquilidad de la que seas capaz y asegurándose que todo se va a arreglar.

Tomar acciones y poner límites

Pero, “se va a arreglar”, no quiere decir que animes a tu hijo a defenderse con la misma agresividad, esa no es la forma de solucionarlo.

Por supuesto, deberás acudir al colegio y hablar con las personas que corresponda, profesor,tutor, director, para alertarles de lo que está ocurriendo. El centro escolar debe tener un protocolo de actuación ante situaciones de este tipo.

Si es posible, dale la oportunidad al niño de poder relacionarse con otros chicos de su edad, fuera del ámbito escolar.

¿Cómo puedes prevenir el acoso escolar?

Es probable que este problema que tienen algunos niños, no se pueda evitar del todo, pero sí que se puede evitar que se alargue en el tiempo.

Para ello, debemos enseñar a los niños a respetar a los demás, pero también a respetarse a ellos mismos. Al mismo tiempo, se debe hablar en casa de lo que puede ocurrir, y de hecho, de lo que ocurre a algunos niños, que sepan que, si les pasa algo relacionado con esto, deben contarlo a sus padres, porque es la única manera de poder ayudarles.

Qué hacer si tu hijo es el acosador

En el tema del acoso en el ámbito escolar, no sólo está el niño que sufre el acoso, también está el niño que lo hace, o que participa de él.

Es verdad que, en muy pocas ocasiones, los padres se plantean que su hijo puede estar sufriendo acoso escolar. Pero, en menos ocasiones aún, unos padres se podrían plantear que es su propio hijo el que está acosando a otros. Y esto, aunque los padres no lo crean, puede ocurrir.

qué hacer si tu hijo es el acosadorqué hacer si tu hijo es el acosadorqué hacer si tu hijo es el acosador

Está muy claro que un niño que ha sufrido acoso, necesitará recibir ayuda psicológica. Pero, un niño que es el acosador, también va a necesitar esa ayuda. De lo contrario, será la agresividad la manera en que se relacione con el resto del mundo, a lo largo de toda su vida.

Claro que, para poder darle la ayuda que necesitan estos niños, primero hay que saber que está realizando conductas de acoso con alguno de sus compañeros. Pero después, hay que llegar a aceptarlo. La mayoría de los padres que son informados de que sus hijos son acosadores, no lo admiten de ninguna manera. Si bien al contrario, terminan por echar la culpa a la víctima.

Es cierto que se tarda bastante tiempo en detectar que existe acoso escolar. La víctima no lo dice por miedo. Los testigos, que suele haberlos, tampoco dicen nada y por supuesto; el acosador tampoco lo cuenta.

Cómo saber si tu hijo podría ser el acosador

Leemos en casi cualquier sitio cuáles son los comportamientos que puede tener un niño que está siendo acosado; pero se habla un poco menos del comportamiento de un niño que está acosando a otro. Y esto también es importante saberlo.

No existe un perfil concreto para describir a un niño que está acosando a otro. Podría tratarse de un niño con un comportamiento conflictivo en general; pero también podría ser que fuera un niño modelo, con unas notas brillantes.

Características comunes en los niños acosadores

  • Suelen burlarse de sus compañeros.
  • Por lo general, participan de peleas y de cualquier conflicto con el que se encuentren; y, su actitud es agresiva y hasta violenta.
  • Entienden la relación con los demás, con sus compañeros sobre todo, no como de igualdad; sino como relaciones en las que unos son los que mandan, y los otros los que obedecen.
  • Son niños que no han desarrollado la capacidad de la empatía; no son capaces de ponerse en el lugar de los otros. Por lo que no les cuesta nada burlarse o agredir a sus semejantes.
  • Son intolerantes a la frustración, lo que quieren lo quieren y no admiten que se les niegue. En el caso de no conseguirlo, utilizarán la fuerza para lograrlo.
  • No suelen presentar sentimientos de culpa; y buscan argumentos que justifiquen sus agresiones.
  • No les gusta respetar las normas o los límites que se les puedan poner, de hecho no las respetan. Ni en el ámbito escolar, ni en ninguna otra parte.
  • No disponen de estrategias para resolver los conflictos, como sería la negociación, por ejemplo. Por lo que, para resolver un conflicto, utilizan la agresividad.

Todas estas características, hay que tomarlas con mucha precaución. Porque el hecho de que un niño tenga alguno o varios de estos comportamientos, no quiere decir necesariamente que esté utilizando el acoso con sus compañeros.

Sin embargo, los niños que sí lo hacen, suelen presentar estas actitudes y comportamientos. Por lo tanto; si hay sospechas o alguna información por parte de profesores de que algo así está ocurriendo, y coincide con muchas de estas características, habría que investigarlo con detenimiento.

Qué puedes hacer si te encuentras con este caso en tu hijo

Más que tener que actuar en casos de acoso escolar, lo ideal sería darles a los niños, una educación adecuada para que no lleguen a utilizar la agresividad, ni con sus iguales ni con nadie. Pero, si llega a ocurrir , puedes hacer lo siguiente.

Evitar la negación

Si te llaman del colegio de tu hijo para informarte de su comportamiento agresivo con sus compañeros, no niegues los hechos antes de que te hayan informado y de que te hayas enterado bien de lo que pasa. El primer impulso de los padres que reciben esa noticia, es negarlo, “mi niño no es así”, y es normal. Pero, escucha primero lo que tengan que decirte, para después decidir.

Hablar con todos los involucrados

Para ello, habla con el centro escolar, con quien tengas que hablar, para conocer con detalle lo que está ocurriendo. Ofréceles tu colaboración, ya que, no se trata de un conflicto entre tú y ellos, se trata de colaborar para solucionar una situación.

Hablar con tu hijo

Deberás hacer entender a tu hijo la responsabilidad que tiene ante sus propias conductas. Porque, el responsable de lo que él hace es él mismo. Algunos padres, pueden echar la culpa a los profesores de su hijo, e incluso a la víctima de su agresividad, y eso no ayuda a el niño agresivo en absoluto.

Crea con el niño un ambiente de confianza y comunicación, en el que se sienta libre de hablar contigo de cualquier cosa que necesite. Además, puedes enseñarle a sacar su agresividad de otra forma más constructiva, haciendo deporte por ejemplo.

Fomentar la empatía

Habrá que trabajar con él la empatía, debe desarrollar la capacidad de ponerse en el lugar de los demás. No tener empatía, hace que para nada sea consciente del daño que puede estar haciendo.

Dar el ejemplo

Actúa como modelo de tu hijo. Es decir, evita en casa las actitudes agresivas, los comentarios despectivos y las burlas hacia otras personas.

Buscar ayuda profesional

Es aconsejable también, que el niño reciba la ayuda de un psicólogo. Cosa que a ti, podría servirte para conocer las causas de su agresividad, además de saber cómo actuar en esta situación tan delicada.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.