¿Es difícil verdad? Si lo has tenido que hacer alguna vez lo sabes seguro. Es muy difícil ponerse delante de la pareja y decirle que quieres romper con la relación. Es un momento que no pensaste nunca que iba a llegar, porque nunca empezamos una relación pensando que se acabará, pero ahora, la situación es la que es, las cosas no funcionan.

Cómo decirle a tu pareja que quieres romper

Te lo has pensado mucho, le has dado mil vueltas. No estás bien, sabes que las cosas no están bien, y no sabes si esperar un poco más a ver si al final mejoran, no sabes si tomar la decisión con el miedo de poder arrepentirte después, no sabes lo que hacer… Pero, finalmente, decides que lo mejor para los dos es terminar con la relación.

Y entonces, empieza otro calvario, ¿cómo decírselo? Sea como sea sabes que le harás daño, pero piensas en cómo hacerlo para que sea el menor daño posible. Porque, han sido muchos años, o tal vez no tantos, pero han sido muchas vivencias, muchas cosas compartidas, y no quieres decirlo de manera que esa persona sufra más de lo que es necesario.

Esa conversación no vas a poder evitarla, aunque te gustaría, tendrás que afrontarla sí o si. Si no te enfrentas a ella, ya sabes lo que toca, seguir manteniendo esa situación que no te gusta y no te hace feliz.

Pero, es conveniente pensar en lo que vas a decir. Es mucho mejor elegir las palabras más adecuadas y no dejarte llevar por tus emociones y soltarlo de repente en medio de una discusión, por ejemplo, porque podrías decir algunas cosas de las que después te arrepientas.

Cómo puedes decirlo sin hacer demasiado daño

Bueno…daño vas a hacerle por mucho que quieras evitarlo. Pero una cosa es el daño que produce la ruptura, que ese es inevitable, y otra cosa es ser cruel a la hora de dar la noticia, eso sí que se puede evitar.

Y, aunque cada caso es diferente, los siguientes consejos te pueden dar una pista de cómo es mejor hacerlo. Te propongo lo que puedes hacer, pero también lo que es mejor que no hagas.

Analiza los motivos

Analiza con calma cuáles son exactamente los motivos por los que quieres romper. Si lo tienes claro, si realmente lo que quieres es dejar esa relación, debes tener claro cuáles son los motivos. Y esos, son los que tendrás que decirle a tu pareja.

Pero, eso se puede decir con toda la sensibilidad y el cariño del que seas capaz. Intentar ponerte en su lugar, te ayudará a encontrar esa sensibilidad. Aún así, la reacción que vaya a tener tu pareja es impredecible, así que estate preparado para cualquiera de ellas.

Escoge un buen momento

Elige un momento en que ninguno de los dos tenga prisa y un lugar en el que podáis estar solos y tranquilos. No es buena idea hablar de esto en un lugar público como un restaurante, por ejemplo. Ten en cuenta que es una mala noticia.

Estar en un sitio donde hay más gente, puede hacer que tu pareja se vea en la obligación de reprimir sus emociones, aunque sólo sea por vergüenza, así que un lugar privado será la mejor opción.

No seas cruel

Tendrás que ser sincero, pero no es necesario ser cruel. En esa situación, lo más fácil sería decirle a tu pareja, cuáles son sus defectos, qué es lo que ya no te gusta de ella, qué es lo que te saca de tus casillas. Pero, aunque eso sería lo más fácil, también es lo más cruel.

Por lo tanto, es mejor que saques a relucir sus cualidades buenas, las que hicieron que te enamoraras de ella. Esas cualidades seguro que las sigue teniendo, aunque haya otras que no te gusten. Una vez que le hayas dicho qué cualidades positivas crees que tiene, tendrás que decirle por qué quieres romper.

Por lo general, aunque hay excepciones, queremos dejar una relación porque ya no sentimos lo que tendríamos que sentir para mantenerla. Y esa, es una buena explicación.

Explica tus razones

Pero, si esa no fuera la explicación, o al menos no la tuya, dile a tu pareja cuál es tu razón para romper. Es más fácil gestionar una ruptura cuando sabes el motivo, cuando tienes una explicación clara, que cuando te dejan pero no sabes muy bien por qué.

Eso sí, no eches la culpa a nadie de ello, ni a tu pareja ni a ti mismo. La culpa produce más dolor del que es necesario. Y al final, nadie tiene la culpa de esto.

No utilices un lenguaje ambiguo

Si después de pensarlo mucho, tienes muy claro que lo que quieres es romper, utiliza un lenguaje firme. Pero un lenguaje firme no quiere decir cruel, quiere decir ausente de ambigüedades. Si usas expresiones del tipo, “supongo”, “tal vez más adelante…”, “nunca se sabe si…”.

Si usas esas expresiones, la otra persona que es probable que siga teniendo sentimientos por ti, se agarrará a eso como a un clavo ardiendo. Se mantendrá en la esperanza de que vuelvas, y le será más difícil afrontar su duelo.

Hazlo en persona

Si quieres romper con tu pareja, díselo en persona, por favor. Ahora mismo, tenemos muchas maneras de contactar y de hablar con alguien. Todas las redes sociales y muchas aplicaciones de mensajería instantánea. Pero, ten un poco de consideración con esa persona que fue importante en tu vida.

Háblalo con ella cara a cara. Si la situación fuera la contraria, a ti no te gustaría que alguien te dejara por WhatsApp, a que no.

Además, díselo tú mismo, sin intermediarios. Dejarle a otra persona la tarea de decirle a tu pareja que quieres romper, no sé si decirte que es aún más feo que dejarle a través de una red social. Además de que ese mal rato no le corresponde a nadie más, sino a ti.

Otra cosa sería que tú necesites desahogarte con alguien antes de hablarlo con tu pareja. Pero sólo para desahogarte. Darle la noticia, tendrías que hacerlo tú.

Valora si pueden seguir en contacto

Por último, si te propone seguir siendo amigos, valora si es bueno para ti, pero sobre todo si es bueno para tu pareja. Si crees que sigue teniendo sentimientos y lo que espera al seguir siendo amigos es otra oportunidad, si espera con ello que cambies de idea, es mejor no tener contacto. Puedes decirle entonces que, por lo menos durante un tiempo, es mejor que no.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670