Cómo aumentar tu seguridad y confianza

//Cómo aumentar tu seguridad y confianza

Tener un nivel lo suficientemente bueno de confianza y seguridad en nosotros mismos, es muy importante. En primer lugar para sentirnos bien; y en segundo lugar, para que nos impulse a actuar y conseguir esas metas que nos hemos propuesto. Por lo tanto; es importante para el bienestar, para sentirnos realizados y seguros de nosotros mismos.

como aumentar la autoconfianza y seguridad

¿Que es la autoconfianza?

Las personas que tienen confianza en sí mismas se ven capaces de superar los problemas con los que puedan encontrarse. Se enfrentan a las situaciones difíciles entendiéndolas como retos a alcanzar; y no como obstáculos insalvables. Tienen una visión positiva de ellos mismos, y no tienen problemas en asumir los riesgos que sean necesarios para conseguir sus objetivos. Todo esto les ayuda a alcanzar sus propósitos, proyectos y metas que puedan surgirles; o bien, los que se planteen ellos mismos.

Por el contrario, una persona que tenga una baja confianza en ella misma, tendrá una opinión sobre sí misma más negativa, que otra persona que sí tenga esa autoconfianza; y tendrá más problemas a la hora de conseguir sus objetivos. La mayoría de las veces porque al no verse capaz de conseguirlo, lo más probable es que ni lo intente.

Autoconfianza no es lo mismo que Autoestima

Muchas veces se confunde la confianza en uno mismo con la autoestima. Es cierto que son aspectos muy relacionados que podríamos decir que van de la mano; pero no son exactamente la misma cosa.

La autoestima es la valoración general que haces de ti mismo. La autoconfianza en cambio, se refiere a la valoración que haces de tus capacidades y tus habilidades en un área concreta. Es decir, las expectativas que tienes de triunfar en un ámbito específico; como podría ser en tu profesión, por ejemplo.

Podríamos decir que es una creencia. Si crees que serás capaz de realizar una tarea concreta, o si crees que eres capaz de resolver los problemas con los que te encuentres; entonces, tendrás confianza en ti mismo y será más probable que consigas lo que te propones.

Si por el contrario, no te crees capaz; si tienes pensamientos negativos acerca de ti. Pensamientos de que no te saldrá bien y de que hacerlo será un absoluto fracaso: o bien no lo vas ni a intentar, o bien, ese pensamiento negativo va a influir en tu rendimiento. En este último caso, sería bueno que trabajaras para subir tu confianza; ya que el miedo a que algo salga mal y sea un fracaso, nos hace perder oportunidades.

Podemos concluir por tanto, que la confianza no está siempre en los mismos niveles. Dependerá de la tarea con la que te vayas a poner. Puedes verte más capaz en unas actividades, y algo menos capaz en otras.

¿Por qué podemos tener una baja confianza en nosotros mismos?

Las experiencias que vamos teniendo a lo largo de la vida,, las negativas claro está, esas cosas en las que no hemos salido muy bien parados y que hemos interpretado como fracasos, hacen que nuestra confianza en esas tareas y en otras similares, disminuya.

Además de esto: lo que nos han repetido una y otra vez en nuestro entorno más cercano, también hará que la confianza sea más o menos alta. Por esta razón, es importante repetir y reforzar a los niños, lo que han hecho bien. Reforzarles su constancia, su esfuerzo, sus logros,… La pena es que solemos hacer todo lo contrario, repetirles lo que han hecho mal.

¿Qué hacer para aumentar tu confianza?

Primero que nada, hay que tener en cuenta algo muy importante: de la misma manera que no podemos esperar a dejar de estar tristes para hacer cosas que nos gusten, no debemos esperar a sentir confianza absoluta para enfrentarnos a las diferentes situaciones.

Si esperas a tener la confianza suficiente, no harás nada nunca; porque siempre, pero siempre, es peor imaginarlo que hacerlo. Nuestra confianza subirá actuando; enfrentándonos a lo que queremos obtener, y a los problemas que puedan surgirnos.

Así que, si quieres hacer algo, hazlo; no esperes a sentirte seguro de ello.

Por otra parte y como dije antes, la confianza no está siempre en los mismos niveles. Va a depender de aquello a lo que debes enfrentarte. Por lo tanto, no esperes tener siempre una confianza total y absoluta; porque eso no es posible.

Presta atención a tus pequeños logros

Y digo a los “pequeños”, porque las cosas espectaculares no nos ocurren todos los días. Pero los pequeños logros sí que pasan a diario. Cuando llegue el final del día, repasa qué cosas has conseguido, por pequeñas que sean. Y, si quieres, apúntalas para leerlas en otro momento.

Recuerda cuáles son tus cualidades

Es decir; de esos logros del día a día, o bien de otras cosas que has conseguido a lo largo de tu vida, extrae cuál es la cualidad que tienes y que hizo que los alcanzaras.

Por ejemplo, si has conseguido hacer una dieta; o bien, te has ido esta tarde al gimnasio a pesar de que no te apetecía nada, quiere decir que eres una persona disciplinada. Si por ejemplo, has completado unos estudios mientras trabajabas, quiere decir que tienes capacidad de esfuerzo y perseverancia. Esas cualidades son tus puntos fuertes y debes recordarlos.

Es importante también tu postura corporal

Algunos estudios han demostrado que existe una comunicación entre la mente y el cuerpo, comunicación que es bidireccional.

Esto quiere decir que si adoptas una postura corporal de confianza, erguida y con la mirada al frente, te sentirás más confiado que si tu postura indica más inseguridad. Por supuesto que tu postura corporal por sí sola, no te hará sentir confiado al cien por cien, pero en algo ayuda.

Piensa en positivo

Haz todo lo que puedas por eliminar de tu cabeza pensamientos del tipo, “no voy a poder”, “no soy capaz”, y cámbialos por “al menos voy a intentarlo”, por ejemplo.

Cuando alguien te haga un cumplido, acéptalo; y sobre todo, créetelo. Los demás casi siempre ven en nosotros cualidades que nosotros mismos no vemos, o que no nos creemos.

Es posible que ante una situación nueva, sientas miedo. Eso es normal, así que no te veas como incapaz; solo porque sientes algo de temor.

Por último, cuando algo te salga mal; porque siempre hay algo que nos sale mal, no te castigues. Háblate de la misma forma en que le hablarías a un amigo que se ha equivocado.

Probablemente no le dirías que es un inútil; por el contrario, seguramente le animarías a que volviera a intentarlo.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Cómo aumentar tu seguridad y confianza
4.8 (96%) 5 votes

2018-05-14T19:47:18+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario