Beneficios psicológicos de la siesta

//Beneficios psicológicos de la siesta

Hay muchas personas que conocen la siesta solo de oídas, ya sea porque no tienen tiempo para hacer siesta, o bien porque no sienten la necesidad de “echar una cabezadita” después de comer. E incluso; hay personas para las que hacer siesta supone una pérdida de tiempo.

Y es que por lo general, la mayor parte de las personas andamos peleándonos con el tiempo; a ver si el día nos da para hacer todo lo que queremos o tenemos que hacer. Claro que todo ese estrés, puede hacer que lleguemos a la tarde cansados y de mal humor.

Sin embargo: hay muchas otras personas para las que dedicar ese ratito de sueño después de la comida, es absolutamente sagrado y no lo perdonan. Tras haber madrugado mucho, echarse la siesta supone para muchas personas la posibilidad de llegar con la misma energía hasta la noche.

Los beneficios psicológicos de la siesta

Dormir siesta ¿bueno o malo?

Y, a pesar de que la siesta tiene tanto defensores como detractores; lo cierto es que en diferentes investigaciones al respecto, se ha demostrado que hacer siesta tiene algunos beneficios psicológicos. Que si eres uno de sus defensores, te gustará conocer.

Tanto es así que algunas empresas, que conocen estos beneficios, le dan la posibilidad a sus empleados de dormir cómodamente una siesta en su lugar de trabajo.  Porque ayuda a recuperar la energía, y aumenta el buen humor.

El término “siesta”, proviene de la hora sexta romana; que designa la hora solar sexta y que se corresponde con las doce del mediodía con respecto al sol…es decir, alrededor de las 14 horas. Este era el momento en que se hacía una parada en las actividades del día; para descansar y recuperar la energía.

En el siglo XI, una regla impuesta por San Benito, obligaba a todos los religiosos de una región de Italia a recostarse en absoluto silencio en la hora sexta, para descansar y recuperar fuerzas. Con el paso del tiempo, la hora sexta derivó en la palabra siesta.

Pero la siesta también tiene una motivación física; y es que, al empezar la digestión de la comida, la sangre baja desde el sistema nervioso al sistema digestivo, y nos produce algo de sueño.

¿Cuáles son los beneficios psicológicos de la siesta?

Por supuesto, el tiempo que dormimos nos ayuda a descansar; y por tanto, a recuperar energías. Pero la siesta en concreto, no solo tiene estos beneficios físicos; también tiene algunas ventajas de tipo psicológico, y son estas.

Nos permite estar más alerta

Después de habernos levantado muy temprano, y de estar toda la mañana trabajando y atendiendo a multitud de estímulos, nuestra capacidad de reacción empieza a disminuir. Tenemos menos reflejos, nos vamos sintiendo algo más cansados, pensamos de manera un poco más lenta, en resumen, se reduce el estado de alerta, y tenemos más probabilidades de cometer errores.

Es cierto que para algunas profesiones, no tiene demasiada importancia si estás más alerta o menos. Pero, para algunas otras sí que es importante. Para alguien cuya profesión es la de conducir; o para quien trabaja con máquinas que puedan ser peligrosas, estar muy despiertos y alerta es de gran importancia.

Puede aumentar tu productividad

Seguro que alguna vez has pasado una mala noche, de esas en que has dormido muy poco. Al día siguiente habrás notado las consecuencias. Muy baja energía y pocas ganas de hacer cosas.

Pues bien; cuando duermes la siesta, te levantarás con la energía que da el descanso. Y por lo tanto, el resto del día estarás con más actividad y, más productivo en cualquier cosa que quieras hacer.

Mejora tu estado de ánimo

El madrugón de la mañana, no solo hará que sobre la mitad del día estés más cansado; también puede volverte más irritable. Así que dormir un poco después de la comida, puede ayudarte a que te levantes después de mejor humor.

Mejora tu memoria

Algunas investigaciones han demostrado que hacer siesta, tiene importantes beneficios a la hora de consolidar la memoria. Pero además, parece ser que también va a influir en la mejora de nuestra capacidad de aprendizaje.

Dormir la siesta, hace que nuestra mente descanse. Y esto permite a nuestro cerebro poder aprender más cosas después de ese rato de sueño.

Reduce los niveles de estrés

Además de todos los beneficios anteriores, la siesta también ayuda a reducir el estrés. Es verdad que para reducirlo se recomiendan muchas cosas, como hacer algo de deporte, por ejemplo. Pero, parece ser que tener el hábito de hacer siesta, ayuda también a bajar esos niveles de estrés que podamos acumular en nuestro trabajo.

¿Cuánto tiempo debería durar la siesta?

No es necesario que la siesta sea de mucho tiempo. Para obtener todos los beneficios de la siesta, recuperar la energía y afrontar mejor las actividades de la tarde, es suficiente con quince o veinte minutos de sueño. Si se hace una siesta muy larga, podría haber problemas para conciliar el sueño de la noche siguiente.

La siesta no es aconsejable a una hora muy tardía; ya que puede afectar a la calidad del sueño por la noche. Tampoco es aconsejable para las personas que sufren insomnio; ya que, dormir durante el día podría agudizar el problema de insomnio por la noche.

Si eres de los que quisiera tener el hábito de la siesta, pero no te resulta fácil dormir durante el día; ten en cuenta que tumbarte un ratito y cerrar los ojos, también te ayudará a descansar y reponer fuerzas.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.

Beneficios psicológicos de la siesta
4.6 (91.43%) 7 votes

2018-12-11T15:55:32+00:00Artículos de Psicología|

Deje su comentario