En este momento estás viendo Qué hacer ante un ataque de pánico

Se dan con mucha frecuencia, más de lo que creemos y, las personas que los experimentan, lo pasan realmente mal. Estoy hablando de los ataques de pánico.

Muchas personas que nunca han tenido ansiedad, pueden pensar que es una tontería, pero, te aseguro que, si la experimentaran, no pensarían lo mismo.

Podría ser que hayas tenido algún ataque de pánico, o bien que los sigas teniendo. Pero también puede pasar que, hayas oído hablar de ellos pero no sepas muy bien de qué se trata.

Por eso, me gustaría contarte qué es un ataque de pánico, por qué se produce y qué puedes hacer si tienes uno de esos episodios.

¿Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico se da cuando una persona experimenta altos niveles de ansiedad y angustia, además de un miedo muy intenso, de manera repentina. Sus pensamientos en ese momento son, que algo muy grave puede ocurrirle, e incluso, tiene la terrible sensación de que va a morir en ese mismo momento.

Podríamos decir que, algo muy curioso de los ataques de pánico, es que no hay nada con lo que se puedan predecir. Surge de repente, sin previo aviso y, supuestamente sin ningún motivo. Es más, suelen surgir en momentos en que la persona no estaba ansiosa en absoluto.

Las personas que han vivido un ataque de pánico, lo describen como lo más angustiante que han podido experimentar. De hecho, la primera vez que se vive, se tiene la certeza de que se trata de un problema de tipo físico, como un ataque al corazón, por ejemplo. Es por eso que la mayoría de las personas que lo sufren, suelen acudir a las urgencias de un hospital.

¿Cuáles son los síntomas de un ataque de pánico?

Los síntomas que tiene un ataque de pánico, son muy parecidos a los de los altos niveles de ansiedad, pero quizás, más intensos todavía que los de ésta.

  • Se produce un miedo muy intenso, aunque tal vez deberíamos decir pánico.
  • Presión en el pecho.
  • Sensación de ahogo y de no poder respirar.
  • Hormigueo por todo el cuerpo.
  • Mareos y temblores.
  • Taquicardia y sensación de mucha confusión.
  • La persona siente que va a perder el control o a volverse loca.

Como te decía, el ataque de pánico es tan desagradable, que las personas que lo han vivido, tienen tanto miedo de volver a tener esa experiencia, que ese mismo miedo, puede llegar a provocar otro ataque.

Otras personas, pueden llevar su vida de una forma medio normal, pero siempre preocupadas de que ese momento pueda llegar a repetirse. Es decir, que un ataque de pánico llega a condicionar la vida de quien lo ha sufrido.

Por estas razones, suelen tener algunas conductas que lo que consiguen es que el problema se mantenga, e incluso que se agrave. Estas conductas son la de evitar sitios que no sean su entorno más cercano, y la de estar siempre acompañados por alguien que les genere confianza.

Y esto, como digo, puede agravar el problema; es decir, puede aumentar su miedo si no se cumplen esas condiciones.

¿Qué hacer ante un ataque de pánico?

Como te decía más arriba, no se puede predecir uno de estos ataques, porque aparece de repente y sin motivos claros.

Lo malo de esto es que, durante un ataque de pánico, hay pocas cosas que puedas hacer, sólo, esperar a que pase. Y es que las emociones que se sienten en ese momento son tan desagradables y desbordantes, que aunque nos dieran muchos consejos, seríamos incapaces de ponerlos en práctica.

Pero claro: el verdadero problema surge después de un ataque, cuando se te queda el miedo a que ese momento se pueda llegar a repetir. Es en estos momentos cuando se suele necesitar la ayuda de un psicólogo.

Y es que como te decía, el miedo a que se repita hace que suba la ansiedad y que efectivamente se repita. Pero además de eso, la persona que ha tenido un ataque de pánico o alta ansiedad en un lugar, suele evitar volver a ese mismo lugar, por si vuelve a ocurrirle.

Aún así, hay algo que puedes hacer si te ocurre ésto, o al menos puedes intentarlo. Es normal que después de haber tenido un ataque de pánico, te quedes con algo de miedo y una sensación desagradable. Y, como eso es lo normal, lo mejor es que aceptes que es lo normal y te des un poco de tiempo para recuperarte.

Por otra parte, estaría bien que pudieras identificar de dónde viene tu ansiedad, para, de esta manera, hacer los cambios que consideraras oportunos para reducirla. La ansiedad puede venir del estrés alto y duradero, falta de descanso, o altos niveles de autoexigencia, por ejemplo.

Además de lo anterior, podrías intentar no tener pensamientos catastrofistas o negativos acerca de la ansiedad, que puedan provocarte precisamente que ésta aumente. Por ejemplo, no te pases todo el tiempo observándote a ver si te da o no te da ansiedad, porque eso aumentará la misma, es decir, que te la vas a provocar tú mismo.

Procura entretenerte con otra cosa que no sea observarte a ti mismo. Hay muchos estímulos en el entorno en los que te puedes fijar para entretenerte y evitarlo.

Si hay algo que te da miedo hacer, o algún sitio a donde te da miedo ir, lo mejor para superarlo es hacer exactamente eso que te da miedo. Pero, no es conveniente hacerlo de cualquier manera. Lo ideal es que las pautas para hacerlo de forma correcta te las dé un psicólogo, y así evites que la cosa vaya a peor.

Rosa Armas

Colegiada T-1670