Hace ya unas semanas, te hablaba de la cardiofobia. Ese miedo excesivo que tienen algunas personas a sufrir problemas cardíacos, en concreto a sufrir un ataque al corazón. Ese miedo tan intenso, les provoca altos niveles de ansiedad, hasta llegar a tener un verdadero ataque, pero no de corazón, sino de ansiedad.

ataque de ansiedad de un ataque cardíaco

El problema que tiene todo esto, es que los síntomas de un ataque y del otro, son bastante parecidos, con lo que se podría confundir una cosa con la otra, con cierta facilidad.

Tanto es así, que muchas personas que han pasado por un ataque de ansiedad, han tenido la impresión de que lo que les ocurría, era sin duda un ataque al corazón. Algunos síntomas como la presión en el pecho, el hormigueo, la taquicardia y la sensación de ahogo, son síntomas que pueden aparecer en ambas situaciones.

Pero también hay diferencias entre una cosa y la otra, y eso es lo que quiero contarte hoy, cómo diferenciar un ataque de ansiedad, de un posible ataque al corazón. Pero antes, será mejor especificar qué es cada cosa y cuáles son sus síntomas comunes.

La ansiedad y sus síntomas

La ansiedad es un estado de malestar e inquietud, que experimenta una persona, ante una situación o un estímulo concreto, y que la persona percibe como peligroso.

Ese malestar se puede experimentar en una situación presente, pero lo más normal es que se produzca de manera anticipatoria, es decir, antes de vivir la situación en concreto, sólo por imaginarla. Cuando los niveles de ansiedad llegan a ser muy altos, se puede producir un ataque de ansiedad o crisis de pánico.

En estas situaciones que percibimos como peligrosas, aparecen unos síntomas como son: taquicardias, hormigueos, dolor en el pecho o en otras partes del cuerpo, la sensación de ahogo, temblor, sudoración, desrealización y despersonalización. La persona con ataque de ansiedad, tiene la sensación de que va a perder el control, y en muchas ocasiones, de que está teniendo un ataque al corazón.

El ataque al corazón y sus síntomas

Como es sabido, el infarto o ataque al corazón, se produce por unas causas físicas, y no por el miedo a una situación o estímulo concreto, ni presentes ni futuros.

Lo que sí es verdad es que, si aparecen síntomas de infarto, puede aparecer con ellos el miedo, y por tanto un cuadro de ansiedad. En el caso de infarto los síntomas son: dolor intenso en el pecho, sensación de mareo, fatiga y dolor o adormecimiento del brazo izquierdo, sobre todo en los hombres.

Como ves, hay síntomas que se parecen mucho. Sobre todo la presión en el pecho, que es uno de los síntomas que más asusta a las personas con ansiedad; porque es el que más se podría identificar con un infarto. Sin embargo, hay algunas diferencias entre una cosa y la otra, que te explico a continuación.

Diferencias entre ataque de ansiedad y ataque al corazón

Quiero aclararte que, las diferencias que te explicaré ahora, son diferencias en general, pero que podría ser que variasen de una persona a otra. Por lo tanto, para confirmar o descartar que se trata de infarto, es mejor asegurarse, acudiendo a un médico y haciendo las pruebas oportunas.

El tipo y la zona del dolor

Como te decía, es este síntoma el que más se suele asociar con un infarto, y que aparece también en la ansiedad. La diferencia está en que, en el caso del infarto, el dolor en el pecho es muy intenso y opresivo, como si te estuvieran aplastando.

Además, se puede dar también dolor en la espalda, cuello y brazo izquierdo, que aumenta al hacer esfuerzos. Cuando el problema es un ataque de ansiedad, el dolor en el pecho es más agudo y punzante, como si te estuvieran clavando algo, pero puede aparecer también en cualquier otra parte del cuerpo y no sólo en el pecho, y no aumenta al hacer algún esfuerzo, cosa que sí ocurre si se trata de un infarto.

La sensación de ahogo

Esta es una diferencia importante entre la ansiedad y los problemas de corazón. Cuando se tiene ansiedad, la frecuencia respiratoria se acelera, llegamos a hiperventilar y a tener la sensación de que nos falta el aire.

En un ataque al corazón, por lo general, la frecuencia respiratoria no se altera. Aunque, es posible llegar al punto de no poder respirar, pero lo que no ocurre es que la respiración se acelere.

La duración de los síntomas

En un ataque de ansiedad, los síntomas y sobre todo esa presión en el pecho, pueden durar unos minutos. Aunque depende de cada persona, su duración ronda los diez o quince minutos.

Cuando se trata de un ataque al corazón, los síntomas se prolongan durante más tiempo, puede que desaparezcan en un momento, pero en breve vuelven a aparecer. Por supuesto, ante la sospecha de un ataque al corazón, no es conveniente esperar a ver cuánto duran, hay que acudir a urgencias lo antes posible.

La sensación de pérdida de control

Las personas que sufren un ataque de ansiedad, suelen describir la sensación de poder perder el control, de llegar a volverse locas y no poder controlar su propia conducta. No es algo que suceda, pero sí es la sensación que se suele tener. En el caso de un infarto, este síntoma no aparece en absoluto.

Hormigueos y adormecimiento

Esta es otra de las diferencias. En la ansiedad, suelen aparecer hormigueo y adormecimiento en las manos, brazos o piernas. Cuando de lo que se trata es de un ataque al corazón, ese adormecimiento se da exclusivamente en la parte izquierda del cuerpo.

Leído con tranquilidad, se pueden ver claramente las diferencias. Claro que, otra cosa muy diferente es estar en pleno ataque de ansiedad. En este caso, no se ven tan claras. De todas formas, es conveniente insistir en que, si se tiene la sospecha de un ataque al corazón, Hay que acudir a un hospital lo antes posible.

 

Rosa Armas
Colegiada T-1670.