En este momento estás viendo El amor real y las relaciones por Internet

No hace falta que te diga que en la actualidad hay muchas relaciones de pareja que se inician a través de las redes sociales.

La facilidad que tenemos ahora mismo para conectar con personas que están en cualquier parte del mundo, nos brinda también la posibilidad de conocer a personas que sean afines a nosotros y de las que podemos enamorarnos; aunque estén a muchos kilómetros de distancia.

La realidad es que resulta muy cómodo mantener el contacto a través de una pantalla durante muchas horas al día. Ese contacto casi permanente, hará que se estreche el vínculo y que aumente la atracción por esa persona.

Sin lugar a dudas, esas relaciones a través de internet pueden ser muy emocionantes. Sin embargo, muchas veces puede surgir la duda de si ese amor es un amor real, de si esa química que se siente por el otro, es verdadera o se trata de un espejismo. 

Por si estás iniciando una relación cibernética, o si ya la tienes desde hace algún tiempo y tienes algunas dudas sobre lo que sientes en realidad, quiero hablarte hoy de este tema; y tal vez puedas sacar alguna conclusión que te sea útil. 

Características particulares que tienen las relaciones por internet. 

Como en casi todo, mantener una relación sentimental a través de Internet tiene algunas ventajas, pero también tiene sus inconvenientes.  Esto no es tan extraño, ocurre con casi todo.

Lo que sí es verdad, es que las relaciones virtuales tienen algunas características algo diferentes a las relaciones reales. 

Los inconvenientes que pueden tener este tipo de relaciones ya las conocerás. Algunas como la distancia, la ausencia de contacto físico; la desconfianza precisamente por esa distancia, o el riesgo de que la persona que está al otro lado no sea realmente la que te dice ser. Todo esto hace un poco complicadas y a veces hasta algo peligrosas estas relaciones. 

Sin embargo, también tienen algunas particularidades que las pueden hacer muy atractivass y emocionantes. Como por ejemplo las siguientes. 

La interacción puede ser más fácil

Para algunas personas, la interacción cara a cara con otras personas puede ser muy difícil. Sobre todo para las personas más tímidas. A través de internet, teniendo por medio una pantalla, puede resultar mucho más fácil ligar y coquetear, que hacerlo en persona.

Pero no sólo facilita la comunicación a las personas más tímidas. En general a todos, el no tener a la otra persona delante, nos hace más fácil   hablar de nosotros mismos, expresar emociones y sentimientos…en definitiva, dejar que la otra persona nos conozca mejor. Esto puede hacer que se establezca un vínculo muy fuerte, con una persona que quizás está a mucha distancia física de nosotros. 

Permite tener un contacto casi permanente

La posibilidad de enviar mensajes cuando quieras, permite que puedas estar en contacto con esa persona y, casi diría que disfrutar de su compañía sin tener que estar juntos físicamente, durante muchas horas.

Pero es que además, no tienes que moverte del sitio en el que estás, con lo cual, es bastante cómodo. Esta compañía permanente, de una persona que te atrae, hace más llevadera la rutina diaria. 

Además de esto, la ilusión por saber de esa persona, por hablar con ella, la atracción que se puede sentir a pesar de la distancia que hay y los sentimientos que pueden surgir hacia ella, son los mismos o al menos muy parecidos, que los que aparecen en una relación real.

Por lo tanto, sí: te puedes enamorar de alguien a través de internet. Por lo menos, desde el punto de vista virtual. Desde el punto de vista real, ahora lo veremos. 

El paso de lo virtual a lo real

Por supuesto, en algún momento habrá que conocer en vivo a esa persona. Si no es así, esa relación no tendrá mucho sentido, porque entonces, no tienes una relación con una persona, sino con un móvil o un ordenador. El contacto físico es imprescindible, por lo que no es viable mantener una relación a distancia para siempre. 

En un primer contacto cara a cara, podrás descubrir de esa persona cosas que, seguramente,  no habías percibido a través de la pantalla. Gestos, expresiones faciales, olor, y otros muchos detalles que la virtualidad no te permite ver.  Y entonces, en ese encuentro, es en el que podrás descubrir si la química que había en la relación virtual, se sigue manteniendo en la realidad. 

Si en esos primeros encuentros frente a frente, te das cuenta de que la química que creías que había sigue siendo la misma, es una buena señal para pensar que la relación puede seguir adelante… y que por tanto se puede llegar a consolidar.

Si por el contrario, la química se desvanece cuando tienes a esa persona delante, tal vez sea que el sentimiento que pensabas que había, no era tal.

Esto puede ocurrir por varios motivos, como que te creaste unas expectativas sobre esa persona que se alejan mucho de la realidad. O bien, que a través de las pantallas, llegaste a idealizarla.

Y es que al tener tan lejos la realidad, podemos llegar a ajustar a esa persona a las expectativas que nosotros tenemos sobre lo que es una pareja ideal. De esta manera, completarías con tu propia cosecha, una información que en realidad no tienes. 

Por lo tanto, en esa primera cita real, puedes descubrir que todo está bien y que se puede continuar. Pero también puede que esa química se desvanezca o que simplemente esa persona, al tenerla delante te decepcione. Si no hay química, no la hay y no puedes forzarla. En cuanto a la decepción, sí que se puede hacer algo para intentar evitarla. Por ejemplo: 

  • Sé sincero o sincera desde el principio. Si los dos son sinceros desde el momento en que empieza esa relación, si los dos se muestran tal y como son, tanto detrás de la pantalla como en el encuentro real, no tiene por qué haber ninguna decepción. 
  • Procura no idealizar a esa persona. Si descubres aspectos de su personalidad que no te gustan y que crees que no van contigo, no pienses eso de “no es importante”, porque, tal vez ante una pantalla no lo sea, pero en la realidad probablemente sí. 
  • Como te decía, en ese encuentro real, verás cosas como gestos o la manera de expresarse, en los que debes fijarte para saber si realmente te gusta esa persona. No es lo mismo escribir, en donde puedes pensar bien lo que quieres decir, que mantener una conversación en vivo y en directo. 

Visto todo esto, e independientemente de cuál sea el resultado de esa primera cita, lo mejor sería que, ya desde el principio, tengas mucha prudencia con las relaciones que se inician a través de internet, para que no te lleves ni decepciones, ni disgustos. 

Rosa Armas 

Colegiada T-1670