Sin duda esta es una cuestión que habrá surgido en multitud de ocasiones, en cualquier reunión de amigos. Igual que aquella de la que hablamos hace ya un tiempo, sobre si un hombre y una mujer pueden ser amigos.

La gran duda de la que hablaremos en esta ocasión es ¿se puede amar a dos personas a la vez?

es posible amar a dos personas a la vez
Pues bien, de la misma manera en que muchas personas se han hecho esta pregunta, la ciencia también se lo ha planteado en muchos momentos.

Pero claro, en este caso, quizás el peso no lo tenga tanto el saber si es posible amar a dos personas a la vez, tal vez la duda sea más que nada, una cuestión moral. Es decir, ¿está bien amar a dos personas a la vez?

Y sobre esto, hay muchas menos dudas. Desde el punto de vista de la moralidad y de las normas sociales, esta idea está absolutamente penalizada.

Muchas personas se han planteado este tema, ya no por una simple curiosidad, sino porque están viviendo una situación en la que tienen dudas acerca de si quieren a una persona, a la otra, o a las dos. Y se ven obligadas a tomar una decisión.

Personas que llevan una doble vida

Pero además de estos casos, todos hemos oído hablar de esas personas que, durante mucho tiempo, han mantenido una doble vida. Una doble pareja y hasta una familia doble. Y claro, a la mayoría nos sorprende y hasta nos escandaliza, porque es algo que no está aceptado socialmente.

Pero, sin entrar a valorar si esto es más o menos ético, lo cierto es que, desde el punto de vista biológico, y te lo explico con detalle más abajo, no hay nada que nos impida querer a dos personas a la vez.

Lo más probable sea que lo que realmente nos lo impide, sean en primer lugar nuestras normas sociales; las cuales establecen, de manera implícita, que si estás con una persona, no debes estar con otra.

Y, por otra parte, tenemos las normas morales. Porque, ¿es ético estar con una persona al mismo tiempo que estás con otra? Yo diría que la respuesta a esta pregunta depende mucho de las normas que se hayan establecido en cada cultura.

Es más un conflicto que un imposible

Muchas veces lo he escuchado en personas que he podido atender. Unas afirman que tienen los mismos sentimientos de amor por dos personas. Otras en cambio, así lo creen pero, la idea de que eso no es correcto, les mantiene en la confusión y la duda.

Estas personas se encuentran en un gran dilema. O bien en el de tener que elegir, o bien, en el de vivir en el engaño: a una, a la otra, o a las dos personas. Cualquiera de las dos opciones, es un gran conflicto.

Por lo tanto y como te decía, sí que es posible querer a dos personas a la vez. No hay nada, ni desde el punto de vista emocional, ni desde el biológico, que nos lo impida. Sin embargo, el conflicto y la confusión, se derivan de lo que éticamente, entendemos como correcto o incorrecto.

Pero entonces, y si nos ceñimos estrictamente a lo que nos dictan las normas sociales de nuestra cultura, lo que realmente sería incorrecto es mantener más de una relación al mismo tiempo; con el engaño que eso supone, y no tanto el sentimiento que tengamos.

Porque, el sentimiento es tuyo, es íntimo, privado, y no tiene por qué llevarte a una conducta que sea socialmente reprochable, si tú no quieres.

Diferencia entre amor y enamoramiento

Ya sabemos que el amor pasa por diferentes etapas. La primera de ellas es el enamoramiento, en la que solemos idealizar a la otra persona y lo que sentimos es una gran atracción y una emoción tan intensa que no nos deja ni dormir.

El amor vendría un poco más tarde, cuando ya conocemos mejor a esa persona, la aceptamos, con todas sus virtudes y sus defectos, y establecemos con ella cierto grado de compromiso.

Algunas teorías sobre este tema, aseguran que es esto lo que puede ocurrir cuando decimos que queremos a dos personas a la vez. Es decir, que se sienta amor por una y enamoramiento por la otra.

O lo que es lo mismo, que con cada una nos encontremos en una fase diferente, y las dos nos aporten cosas distintas: como sería la pasión y el compromiso, pero que nos satisfacen igualmente.

Pero entonces, ¿se puede llegar a sentir amor por las dos personas? Pues… parece ser que sí.

Cuál es la explicación biológica

Como te decía, durante el enamoramiento, sentimos una emocionalidad muy intensa. Esta emocionalidad está provocada por los altos niveles que hay en esos momentos en nuestro cerebro de adrenalina y dopamina.

Más tarde, aparece la oxitocina, otra hormona que nos sirve para establecer el vínculo y el apego con esa persona, con lo que pasamos del enamoramiento al amor.

En nuestra biología, no hay nada que impida que la adrenalina, la dopamina y la oxitocina, existan al mismo tiempo. Tampoco hay nada que haga que la oxitocina nos vincule exclusivamente a una única persona. Por lo tanto, no es nuestra biología lo que nos impide querer a dos personas al mismo tiempo.

Cuál es la explicación cultural

Nos han educado para ser monógamos. Otro debate sería si lo somos por naturaleza o por imposición social, pero eso, sería tema para otro artículo.

Se supone que el amor romántico, el que podríamos entender por amor de verdad, consiste en estar en exclusiva con una persona. Y claro, lo que se salga de esa norma, nos crea confusión y hasta culpabilidad.

Por lo general, desechamos lo que no es frecuente, pero, se me ocurre que, quizás lo frecuente no es lo más natural. Y tal vez, existan otras opciones, menos frecuentes eso sí, pero igual de buenas.

¿Sabes lo que es el poliamor?

En realidad no es difícil de intuir lo que es, pero puede ser que hayas oído hablar de ello; porque en los últimos años, se ha puesto muy de moda.

El término es relativamente nuevo y, literalmente significa muchos amores. Efectivamente, una persona que practica el poliamor, a las que se les llama poliamorosas o simplemente poli, puede tener una relación de amor con varias personas de manera simultánea y estable. Y éstas a su vez, pueden tener relaciones con otras personas. Donde todos los implicados son conocedores de la situación; y por supuesto han dado su consentimiento.

Esta última parte de “han dado su consentimiento”, es absolutamente necesario en el poliamor, si no fuera así, quizás estaríamos hablando de otra cosa.

poliamor

Poliamor no es poligamia

Explicado de esta forma, podría confundirse el poliamor con la poligamia; pero no es exactamente lo mismo. En el poliamor la finalidad no es el matrimonio; como lo es en el caso de la poligamia. Las personas con las que se mantienen relaciones, no tienen por qué ser todas del mismo género. Tampoco es lo mismo que el intercambio de pareja; porque en el poliamor se establecen relaciones estables.

Las personas que practican y defienden el poliamor, consideran que tener una relación de amor con una única persona es una opción muy respetable; pero entienden que encontrar a una persona que cubra todas tus necesidades de cariño, amor y sexo, no es tan fácil. Con lo cual, tener varias relaciones afectivas cubre perfectamente todas esas necesidades. Defienden que no tiene por qué haber una única persona que te parezca perfecta; puedes conocer a varias personas perfectas para ti y, amarlas a todas.

En esta relativamente nueva filosofía del amor, no hay un modelo estable de las relaciones. Es decir, no existe una estructura en cuanto al número de personas con las que cada uno se relaciona; ni en cuanto al género de las mismas. Lo que sí establecen es que exista acuerdo, honestidad y aceptación por todas las partes que estén implicadas.

Según mi opinión, practicar el poliamor puede tener una serie de ventajas. Pero también una serie de inconvenientes; como casi todo lo que podamos hacer.

Ventajas e inconvenientes del poliamor

Es sabido que en una relación estable y tradicional de muchos años, puede llegar un momento (y de hecho ocurre) en que se acabe la pasión, la ilusión, la “chispa”. Casi sin darnos cuenta, se instala la costumbre, la rutina; y a veces hasta el aburrimiento. En muchas ocasiones, esto lleva a buscar nuevas experiencias y por tanto a la infidelidad.

Sin duda, en una relación de poliamor, la infidelidad será más difícil que ocurra. En este caso se tiene la variedad en cariño, en amor y en sexo, y se podrá expresar con mayor libertad la atracción que se pueda sentir por diferentes personas. Cosa que está en la naturaleza humana. Esto, sin duda, podría ser una ventaja.

Por otra parte, y puesto que todas las personas implicadas son conocedoras de la situación, el practicar sexo con diferentes personas no supone mentir, ni tener que ocultarlo. Ni estar engañando a nadie, por lo que se evitan esos incómodos sentimientos de culpa.

Los celos en el poliamor

El mayor inconveniente que se me ocurre, es la posible aparición de los celos. Existen muchos casos en los cuales una persona mantiene una relación con otra que es poliamorosa, y ha comenzado a sentir celos. Entonces, la pregunta sería; si ya en una relación con una única persona, podemos llegar a sentir celos por pequeñas cosas, ¿sería posible gestionar los celos en una relación de poliamor? ¿Cualquiera de nosotros sería capaz de mantener ese sentimiento a raya, y disfrutar plenamente de estas relaciones; o por el contrario, sólo unos pocos podrían hacerlo?

Y, cuando hablo de celos, no me refiero sólo al aspecto sexual. También me refiero a los celos en cuanto al tiempo que se dedica a una persona o a la otra. E incluso, a las atenciones que pueda recibir una persona o las demás. Podríamos evitar las comparaciones, que siempre son odiosas, como ¿cuán especial soy yo para ti, y cuánto las otras personas”?

Para ser sincera,  no tengo la respuesta a estas preguntas. Es posible que cualquiera de nosotros pudiera llevar bien este tipo de relaciones, o tal vez no. Tal vez para algunos sería necesario hacer un trabajo emocional previo.

En definitiva: los defensores del poliamor dicen que el amor es libre, que se puede amar a más de una persona a la vez; que puedes encontrar a varias personas que sean perfectas para ti y amarlas a todas. Los detractores opinan que si dices que amas a más de una persona a la vez, es que realmente no amas a ninguna. Y tú…. ¿qué opinas?

 

Rosa Armas

Colegiada T-1670.