terminar con la impuntualidad¿Cómo terminar con la impuntualidad?

La gran mayoría de las personas, no ven como importante el hecho de ser impuntuales, sin embargo, lo es. La impuntualidad no es un rasgo de personalidad, no es algo que nos viene dado con la genética, es algo que hemos ido aprendiendo con el tiempo y que, hemos integrado como parte de nuestra forma de ser. El problema está en que, para los demás, también eres la persona que siempre es impuntual y eso, te hace perder credibilidad en muchas ocasiones, por ejemplo en temas de trabajo,  y crear mala fama en muchas otras, entre otras cosas, porque, al no ser puntual, estás disponiendo del tiempo de los demás.

Los motivos por los que se es impuntual son estos:

Suelen ser personas desordenadas: nunca saben dónde han puesto lo que necesitan y eso, les retrasa mucho a la hora de salir de casa.

Personas con una agenda muy intensa: por lo general, son personas que se comprometen con más cosas de las que pueden cumplir, lo que conlleva que se retrasen inevitablemente.

Mala organización de su tiempo: no se han acostumbrado a calcular cuánto tardan en hacer cada tarea, o bien, lo dejan todo para última hora.

No consideran importante el tiempo de los demás: ten en cuenta que, si has quedado con alguien y llegas tarde, estáss disponiendo de su tiempo y no estás valorando su esfuerzo para llegar a la hora convenida.

Han asumido su papel: las personas impuntuales, han adoptado el rol de impuntuales, son conscientes de que todos saben que lo son y no hacen el esfuerzo de llegar a la hora.

Cómo solucionar la impuntualidad.

Si por lo general eres una persona impuntual y quieres dejar de serlo, estos consejos pueden ayudarte.

Acostúmbrate a llevar reloj: si llevas un reloj en la muñeca, podrás controlar mejor el tiempo del que dispones. Siempre será más fácil mirar el reloj que buscar el móvil para mirar la hora.

Pon una alarma: activa una alarma una media hora antes de tener que salir. De esa forma, no se te pasará el tiempo sin darte cuenta.

Una agenda realista: no te comprometas con cosas que sabes que no podrás cumplir. Si llenas demasiado tu agenda y te retrasas a primera hora, ya llevarás retraso todo el día.

Calcula el tiempo: calcula cuánto te lleva aproximadamente hacer cada tarea,  De esta forma, podrás saber cuánto tiempo necesitas para estar preparado/a.

Un sitio para cada cosa: si te acostumbras a dejar siempre en el mismo sitio las cosas que necesitass, no perderás tiempo en buscarlas cada vez que has de salir.

Pon límite de tiempo: si eres de las personas que se distraen con facilidad, pon límites de tiempo, por ejemplo, “tengo diez minutos para decidir qué ropa me pongo”.

Ponte un objetivo: para empezar a practicar, podrías proponerte llegar diez minutos antes de la hora. Lo más probable es que consigas llegar a la hora en punto. Los que te esperan, lo agradecerán.

Rosa Armas. Colegiada T-1670

Valoras este post?